Inicio > Generalidades > Mi equipo, el de la estrella solitaria…

Mi equipo, el de la estrella solitaria…

Es un alivio que en el hogar paternal no se aprecie en lo más mínimo el fútbol soccer de México, sé que el 90% de la población mexicana se paraliza el día que juegan las Chivas contra el América  o cuando hay “partidos clásicos”, o que se yo, no me importa un comino. Después de todo, considero a ese deporte una de las razones de porqué no avanzamos como país.

En general, mi vida nunca giró en torno a los deportes, a excepción del box y la lucha libre; sin embargo, y aún lo recuerdo, tendría aproximadamente ocho años de edad cuando mi papá veía en la televisión, un patido de fútbol americano. Se enfrentaban, en ese entonces, los 49ers de San Francisco en contra de los Dallas Cowboys; y qué puedo decir, los pases, las carreras, las tacleadas y las grandes jugadas llenaron mi cabeza en un instante; no recuerdo el resultado, pero en ese momento supe que tenía un nuevo deporte favorito en mi conciencia y que, hasta la fecha, no he dejado de adorar.

Obviamente, de qué sirve tener un deporte al que amar, si no se tiene a un participante por predilección; y fue en una estrella azul de cinco picos donde encontré mi pasión. No sé cómo pasó en realidad, sólo sé que un único juego, en donde vi a los triplets en acción, bastó para convertirme en su fiel seguidor. Créanme, no fue moda como lo es actualmente, sencillamente,  los adoré y durante 15 años lo he seguido haciendo.

Comencé a escribir esta entrada el domingo pasado, fecha en que los Vaqueros cayeron ante unos Vikingos comandados por una leyenda de los emparrillados. ¿Decepción? No lo creo. ¿Tristeza? Bastante. ¿Comprensión? Siempre.

Y no es que odie la preferencias de la mayoría de mis amigos, que mayormente apoyan a los Acereros o Chargers; lo que odio, bueno, más bien detesto, son a toda esa bola de mmmm dígamosles “seres chafas” que se jactan de que sus Patriotas o sus Colts son los campeones o que llevan no sé cuántos juegos invictos, etc.

Amigo, amiga: Tu equipo es una moda, y por ser moda es que le vas a ellos. Díganme lo que quieran, pero es la triste realidad, triste para ellos, a mi me da igual, porque cuando Tom Brady y Peyton Manning se hayan ido, sus equipos volverán a la categoría del montón y entonces a aquellas personas les preguntaré, ¿Cuál es tu equipo favorito ahora que han dejado de ganar?

Al final, sólo puedo afirmar un par de cosas: Amo a los Dallas Cowboys, ¿por qué? Porque no importa si ganan o pierden, porque la gente se enoja cuando le quitan el invicto a quien lo lleve, porque nadie recuerda que tuvimos a Roger Staubach, Michael Irving o Tom Landry, porque tenemos un número lindo de súper tazones, porque nuestro estadio es mejor y porque al final, sólo se recordará a quienes deban ser recordados, FIN.

PD ¿Olvidé mencionar que tenemos a las mejores porristas?

Anuncios
  1. 26 octubre 2013 en 10:51

    Mi Hermano, estoy muy de acuerdo contigo, siempre he sido Vaquero, siempre unos Clasicos!!!

  2. 26 octubre 2013 en 10:51

    Y de las Porristas, claro que sí!!!

  3. Moises Fonseca
    29 junio 2016 en 18:52

    ¿15 años en 2010? Entonces, hoy son 21 años como seguidor Vaquero (29/junio/2016). ¡¡Enorabuena!!

    La leyenda que ilustra tu post, puedo presumir que la vi jugar. Desde aquel añejo 1972, cuando ganaron el campeonado a la entonces llamada “Orange Crush” de Denver, es que los sigo, también con pasión. Son muchos años. No hagamos cuentas 😛

    Coincido en cada línea de tu post (mi esposa es fanática de los Patriotas :P) y claro, destesta en la misma forma a mis (nuestros) Vaqueros. Actividad que nunca pasa de moda 😉

    De tu comentario concluyo que una cosa es seguir a un equipo con/por su historia y otra muy diferente “irle” al equipo de moda. Los que disfrutamos de este deporte lo hacemos a través de nuestro equipo y respetamos el apoyo que alguien más le brinda a otro equipo. Cuando se es fanático de cepa, se le respeta. Te habla de anécdotas, datos, nombres, tiene fotos “clásicas” y videos de las mejores jugadas hechas ¡en contra de su equipo! Se respeta al rival.

    Pero cuando se trata de moda, sólo saben contar ganados y perdidos. La gorra del equipo los adorna y se saben dos nombres: el QB y el defensivo que apuntala o hace más comerciales.

    En medio de la broma siempre he dicho que para mí sólo hay dos equipos: Los Vaqueros y el equipo contra el que están jugando. Los fanáticos contrarios ríen. Los que “le van” a otro equipo tratan de discutir la última temporada. Las limitaciones les impiden reír. Ni modo.

    En cuanto a las porristas, igualmente tienes razón: son las mejores.

    A seis años de que nos obsequiaste estas líneas y con la temporada 2016 a unas seis semanas de iniciar, me permito opinar: excelente aporte, que puede agradecerte cualquier fan de cepa de otro equipo.

    Saludos desde la Cd. de México 🙂

    • 12 julio 2016 en 3:28

      Muchas gracias, Moisés, un honor el que te haya gustado mi texto.

      Saludos!

  4. 16 abril 2017 en 7:07

    Je crois donc devoir conclure que, si j’ai fait une carriere brillante, je l’ai du d’abord au hasard, qui, des ma grande jeunesse,
    m’a place dans des circonstances favorables, et ensuite a mes bons services et a
    un zele qui jamais ne s’est dementi un seul jour. http://www.sophiechassat.com

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: