Inicio > Críticas, Detalles Históricos, Reseñas Literarias > Been there, read that (XVIII)

Been there, read that (XVIII)

El último brindis de Don Porfirio

Aut. Rafael Tovar y Teresa

Después de observar y juzgar el mar de publicidad que se le hizo al festejo del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución Mexicana, no pude evitar el buscar algún tipo de lectura que me contagiase de algo más que una buena oportunidad para vender cualquier objeto agregándole el nominativo de la fiesta al nombre genérico de ese mismo producto (Complicado, lo sé, pero no hubo una sola tienda que no tuviese el “Bicentenario” junto a alguna oferta). Fue gracias a tal búsqueda que me tropecé con la presente obra en el pasillo de una conocida tienda de autoservicio.

Si, al igual que yo, piensas que el grito, los desfiles, el gigante, y las demás cosas que se hicieron, rayaron en lo común, caro, y, por encima de todo, soso y olvidable, éste es tu libro. Creo que gracias al gobierno del cambio, es más fácil ver como las mafias se adueñan de nuestras ciudades que un festejo digno de ser llamado el cumpleaños número 200 de la patria (cosa que realmente se cumple hasta dentro de 11 años).

El último brindis de Don Porfirio describe a detalle, apoyándose con un buen acervo fotográfico, los festejos que se llevaron a cabo hace 100 años. Gracias a ello, podemos hacer una ingrata comparación de los presupuestos, detalles y personajes que componían tanto al gobierno como al pueblo mexicano en la conmemoración del inicio de la lucha independentista. De igual manera, veremos un par de detalles desconocidos sobre la antesala del evento llamado Revolución Mexicana.

Lectura simple y directa, no se necesita de gran comprensión pues el tema principal se centra en las fotografías y la descripción de eventos sociales y culturales. Si alguien piensa que lo único que se ha rescatado de aquel entonces son los centenarios, se dará cuenta que el festejo administrado por el buen Porfis, dejó claramente las bases del Distrito Federal que hoy conocemos (en cuanto a arquitectura y nombramiento de calles, lo demás se ha acumulado de forma independiente).

En fin, podría escribir páginas de por qué pienso que la forma en que se celebró lo que se celebró (sic) este año no valió la más mínima pena; pero prefiero dar el beneficio de la duda a quien lea este libro y pueda emitir una opinión propia.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: