Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (XXVI, XXVII & XXVIII)

Been there, read that (XXVI, XXVII & XXVIII)

Y llegué a una etapa de la vida, hace un par de meses, en que mi desesperación, traducida en fracasos de índole sentimental, me hacía gritar y dudar de mis cualidades como ser humano, como hombre. La aflicción me invadió y la tristeza oprimía mi orgullo que equivale al de un príncipe de los saiyajins. Entonces apareció una mano hermana que, en un regalo con forma de libro, me ofreció una invaluable ayuda: tres de las principales obras del alemán, Herman Hesse.

Demian

Sin duda, una de las mejores novelas que he leído en mi vida. El autor nos narra la vida de un muchacho que tiene que enfrentarse a la comodidad del mundo seguro, denotado por la colectividad, el hogar materno y el alcoholismo; y lo peligroso del mundo alterno, representado en los sueños, los ideales y el pensamiento que sobresale en un mundo de borregos.

El lector aprenderá que el mundo no se encuentra a la altura de muchos de sus ideales (si es que los tiene) y que para poder triunfar, hay que tratar al mundo como un cascarón y romperlo. El concepto de la marca de Caín, abrirá una nueva manera de pensar y observar aquello que las personas miran con un desprecio no nacido de sus propios criterios, juicios o percepciones.

El Lobo Estepario

No podemos encasillarnos en un tipo de personalidad. A pesar de que digamos ser salados, siempre tendremos un nivel de dulce, también de amargo. Aquellos que buscan huir de los grupos grandes sobre de los que destacamos, muchas veces desesperamos; la falta de reconocimiento a quien lo merece y el mundo que respeta más lo profano que lo sagrado, nos obliga a luchar contra el impulso de rebanarnos la garganta cada noche.

¿Por qué la vida es injusta para aquellos que nos atrevemos a pensar de una manera diferente? Esa es la pregunta que motivará el desarrollo de la historia de Harry, el lobo estepario, y aprenderemos a amar cada una de las múltiples personas que habitan en nuestro interior. Aprenderemos a usar la necesaria en el momento correcto y a cómo se puede llegar a matar por amor.

Siddharta

Una vez que hemos aprendido a romper el cascarón y a adaptarnos a un mundo no hecho para nuestro ser, aprenderemos las cualidades de la búsqueda interna, a dejarnos llevar, a ser como una piedra en un cuerpo de agua. La historia del joven Siddharta (no confundir con Gautama) nos mostrará que caer en las tentaciones y vivir de lo vano no es un camino malo, siempre y cuando aprendamos de él.

El tiempo es relativo y podemos nacer más de una vez. Siempre podremos rectificar nuestro sendero y entre más caigamos, más creceremos al levantarnos. El mundo tiene mucho para enseñarnos, pero sólo será posible si aprendemos a escucharlo a través de sus ríos, árboles, caminos y hasta de las piedras. Pensar, esperar y ayunar.

——

Es así como, al final, aprendí que, en palabras propias de mi amigo, no debemos afligirnos de nuestras fallas y defectos; por el contrario, debemos hacer que estos mismos defectos nos lleven más allá, tan lejos como nunca imaginamos. ¡Salud!

 

Anuncios
  1. Victor H. Santos R. "OK"
    13 marzo 2012 en 13:13

    Ok ja,, muy bien 🙂

  1. 4 febrero 2015 en 10:03
  2. 20 noviembre 2016 en 1:55

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: