Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (XXX)

Been there, read that (XXX)

Fausto

Aut. J. W. Goethe

Todos lo hemos pensado en algún momento o, por lo menos, bromeado al respecto: Mataría por (inserte deseo morboso, avaro, sucio o noble), Daría lo que fuera por hacer o tener tal cosa. Y yo me pregunto, ¿Que tal si vendemos el alma al único con los medios necesarios para pagar el precio que le queramos poner?

Tal es la premisa de esta obra clásica entre los clásicos, Fausto, del alemán Johan Wolfgang Goethe. Dividida en dos partes, Fausto es una serie de diálogos teatrales, sin muchas acotaciones, que  nos mostrarán el tormento de un hombre que, en aras de saber más que cualquier otro, venderá su alma a Mefistófeles quien ha hecho una apuesta al Padre para desviar a su hijo favorito, el mismo Doctor Fausto.

La primera parte de la obra mostrará, tras los acontecimientos mencionados, la tragedia romántica entre el protagonista y la mujer que se ha apoderado de su corazón, Margarita. Teniendo siempre como fiel acompañante al cornudo, pasaremos de un inocente enamoramiento al conflicto que provoca un enfrentamiento mortal en contra del hermano de su amada; finalmente, bajaremos el telón con la aparente pérdida de un alma por amor.

La segunda parte, publicada el mismo año de la muerte del autor, llevará a Fausto a escenarios históricos y míticos donde mostrará su lado humano y consciente ante retos que pondrán a prueba la lógica, la lealtad, el deber y la nobilidad de los personajes; estarán siempre presentes los tormentos provocados por la maliciosa, aunque no adrede, influencia del coludo compinche, concluyendo con la muerte del protagonista y la disputa de su alma entre los seres de la luz y el ente con el que se firmó un contrato de sangre.

Sin lugar a dudas, Fausto es una obra que destaca en la literatura universal, crea conciencia sobre diversos temas, se disfruta y es amena; posee diálogos memorables y monólogos que se quedarán grabados en la mente. Una escena imperdible es la del diálogo que sostiene el Doctor justo antes de morir, o aquel que tiene consigo mismo justo antes de entrevistarse con el creador del pecado.

Al final nos preguntaremos realmente, ¿Qué estamos dispuestos a dar por alcanzar nuestros más grandes anhelos?

Anuncios
  1. 23 junio 2011 en 14:47

    Buena pregunta… en mi opinión, siempre he sentido que nuestra diaria complacencia al resto de la gente, nuestro obligado trabajo ganapan, y en fin, todas esas sonrisas finjidas obligadas por el orden social, son una letra más en ese contrato para vender el alma.
    Es nuestra sangre sobre el pergamino infernal la que usamos para firmar nuestra sentencia a eternos trabajos forzados en el averno.
    Por eso me tachan de antisocial, pues cada que puedo, no los saludo, no los miro o hago lo que me da la gana, aunque los moleste. Una torpe manera de mostrarle los dientes a Mefistófeles.

  2. 25 junio 2011 en 1:15

    En mi humilde opinión, la respuesta a esa pregunta es: La libertad, porque como bien lo dice ROUSSEAU, la libertad es atacada de forma necesaria para la existencia de la sociedad organizada, este ataque es aceptado por el pueblo como mal necesario para existir, en forma organizada. Todo ser humano nace libre, solo que unos nacen para gobernar y otros para ser gobernados, y que los libres pierden su libertad en aras de su utilidad.

  3. 25 junio 2011 en 14:25

    Creo que ambos comentarios terminan en la misma vertiente, es triste pero cierto que la libertad como tal dejó de existir hace mucho tiempo. La abandonamos pues desde el momento en que deseamos algo, nos volvemos esclavos de ese anhelo.

    Bien sabemos que, por lo menos y en efecto, podemos mínimo mostrar los dientes y hacer lo que podamos sin necesidad de sacrificar el todo del poco o mucho que tengamos para ofrecer.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: