Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (XXXII)

Been there, read that (XXXII)

La Metamorfosis

Aut. Franz Kafka

Aut. Franz KafkaRegreso a lo clásico y básico, me topo ahora con otra gran obra narrativa: La Metamorfosis. Antes de pasar a mis pseudo análisis de rigor, me pregunto ¿Acaso no les ha tocado conversar con algún intento de pensador moderno que defiende su intelectualidad mencionando que ha leído todo lo de Kafka?

Admito que no tuve antes la oportunidad de leer al autor, pero ahora que lo he hecho, no encuentro más que a uno de los grandes que merecen ser leídos y que manejan temas bastante complejos. Sin embargo, no me hallo como un hombre más sabio o con una diferencia de pensamiento por el sólo hecho de haber leído a Franz. Supongo que todo tenía que ver realmente con el bluff “He leído a Kafka y eso me hace ser muy chingón”, ¡pamplinas!

La Metamorfosis comprende una serie de narraciones de temática y desarrollo diferente: Un hombre que se ha transfomardo en insecto de la noche a la mañana; el muchacho que teme importunar a su amigo con la noticia de su boda; el oficial que desea la manutención de una compleja pena de muerte en una colonia militar; el profesional que busca apoyar a un viejo maestro de pueblo a difundir un antiguo hallazgo.

En verdad que no tengo muchas palabras para describir la obra, al principio pareciera que hemos encontrado un autor más con buenas historias, no es así; de alguna manera, las narraciones tienen elementos que nos hacen sentir ese pequeño escalofrío por las noches y un sentimiento de empatía por los personajes que se desarrollan en un trasfondo de tragedia inminente. Tres de las cuatro historias terminan con el factor muerte, suicidio, ya sea voluntario o forzoso.

Al mismo tiempo, a pesar de su final, nos quedaremos siempre preguntándonos si en verdad es ese el término de la historia, teniendo una esperanza de recibir más información en páginas posteriores.

Sí, creo que esa es una buena descripción de lo que he terminado de leer. Más de uno exclamará “¡Pobre Gregorio!”; todavía más lectores se asombrarán de la ingratitud de esa familia, esperando no sufrir algo igual o pensando no conocer lo que la propia familia podría hacer si tales eventos les acontecieran.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: