Inicio > Anécdotas, Generalidades, Ocio > Mix de amistades

Mix de amistades

Soy una persona con muchísimos conocidos, que hace buenos compañeros de trabajo, poquísimas amigas (soy algo seco para las amistades con el sexo opuesto) y amigos, amigos, bien contaditos. No pierdo la oportunidad para convivir con los miembros de cualquiera de los grupos mencionados. Y como todo, existen círculos de los que provienen subgrupos de los mismos: que los que trabajaron contigo en el periódico, los que vivieron o compartieron habitación o suite en la universidad a tu lado, los de la carrera, los del curso de inducción, los compañeros de borrachera, los de ideologías o creencias compartidas, los de la infancia, etc.

En efecto, disfruto los momentos que llego a pasar con todos ellos; sin embargo, nada disfruto más que aquellas ocasiones donde se hace un mix y resulta saber muy bueno.

El fin pasado, por ejemplo, tuve la oportunidad de reunir al compañero de cuarto de la universidad, al que comparte mis ideologías políticas extremas y al que forma parte de los amigos de la infancia; el resultado, pláticas amenas con puntos de vista diferentes pero convergentes, una buena ronda de pasitas, relajo simple, sencillo en inteligente, ¿qué sé yo? de esos momentos donde te vale la tarea de la maestría, los problemas en el ambiente laboral o cualquier otra cosa.

Lo mejor acontece cuando te das cuenta de que, precisamente, por algo los amigos son tus amigos. Debe existir una cierta característica para que, precisamente, entre ellos exista química y se lleven tan bien como tú lo esperabas. Me imagino que esa característica la escoge uno inconscientemente pues uno es el que funciona como punto de unión.

En fin, una entrada aleatoria, algo que quería compartir. Deberían intentarlo: tome una cacerola (de acero inoxidable porque el teflón ya está comprobado que afecta a largo plazo), agregue amigos de diferentes etapas de la vida, distintos ambientes y círculos vitalicios, agregue unas chelas o bebidas de su preferencia (no necesariamente etílicas), sírvase con una conversación en la que todos puedan participar y disfrute.

PD Si no lo planea y la mezcla se hace  de forma aleatoria, el resultado es todavía mejor.

Anuncios
  1. 13 octubre 2011 en 20:05

    Don Angelous… ¿Qué le diré?..
    Pormí está comprobadísimo… que en mi caso al menos, eso no funciona. Misgrupos son tan herero geneos entre sí que se tipo de convites se tornan en una infusión de agua, aceite e hielo, de grupitos aislados y silencios incómodos.

    Igual tus grupos de camaradas tienen ideologías afines aunque no iguales. En mi caso es como meter a un puño de nazis a un antro de judíos gay de izquierda.

  2. 14 octubre 2011 en 9:18

    Jajajajaja me mataste con la última frase. Pues ¿qué te puedo decir? acabas de echar por lo suelos mi receta. Hasta donde sé, eres abstemio mi estimado Tiran, ¿podría ser que la causa sea que no hay alcohol de por medio?

    Definitivamente si el alcohol no soluciona el problema, entonces mi receta valió lo que una semilla de comino en el desierto.

  1. 17 mayo 2015 en 16:28
  2. 22 enero 2016 en 4:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: