Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (XXXVII)

Been there, read that (XXXVII)

Crimen y Castigo

Aut. Fiodr Dostoievski

Por fin pude terminar el clásico de clásicos de la literatura rusa. Entre tanto circo, maroma y teatro que es mi vida profesional, ni mis libros ni mis revistas reciben la atención debida. Ni modo.

Definitivamente, nací un siglo más tarde de las fechas en las que debí nacer, la presente obra de Fiodor me lo ha demostrado una vez más. Crimen y Castigo habla puntualmente de los motivos, el desarrollo, el arrepentimiento, el orgullo, las sensaciones, la abnegación, todo lo que pasa por la mente de un hombre que ha cometido un acto ilícito y de la batalla interna que se presenta entre el arrepentimiento, la expiación y la aceptación del mismo.

Dostoievski introduce una teoría que invita a la reflexión: el derecho a asesinar; sin duda, la teoría enunciada a través del personaje de Raskolnikof hoy en día sería rotundamente rechazada (por lo menos por parte de los millones de “moralistas” existentes en la actualidad) pero nadie puede juzgar a Fedor cuando éste no llegó a conocer a Hitler, Idi Amín o algún camarada por el estilo. Aún así, creo que la teoría hubiese seguido establecida pues justamente un hombre que sobresale por encima de los demás irremediablemente recurrirá a los medios necesarios para cumplir la misión de cambiar el curso de la historia de la humanidad, aún cuando esto implique eliminar a todos aquellos que se interpongan en su meta, bastante profético ¿no creen?

Raskolnikof es un estudiante universitario de apenas 23 años que por necesidad comete el asesinato de una vieja usurera. El problema viene cuando se ha dado cuenta de que más que necesidad económica,  el asesinato proviene de los deseos internos de cometer el acto y demostrarse a sí mismo que tiene la capacidad de ser diferente y sobresalir; justificar los medios a través del fin.

Pronto terminará convenciéndose de haber hecho más un bien que un mal y comenzará un juego de inteligencia con el hombre que sospecha de él pero que no posee las pruebas necesarias para encarcelarlo. En medio de todo, existirá el drama provocado por la aparición de su familia, la intervención de su mejor amigo y un constante paso del delirio a la cordura, del abandono de todo contacto humano con la necesidad del amor de una mujer más desgraciada que él.

¿Qué más se podría decir? Hablamos de un clásico y, como tal, abre las puertas de un mundo clásico también y nos provee del pensamiento y costumbre de la época en que se escribió. Obra obligatoria para aquellos amantes de historias policiacas, del psicoanálisis y de la literatura en general.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: