Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (XLII)

Been there, read that (XLII)

Factotum

Aut. Charles Bukowski

Conocí a Bukowski gracias a la fama de escritor borracho que poseía en algunas obras que compilaban frases célebres de escritores clásicos. Cuando por fin tuve la oportunidad de leerlo, no pude sentir otra cosa más que culpabilidad y autorechazo por no haberlo hecho antes. Sin embargo, mi primer acercamiento a su obra no fue gracias a los libros sino a una película que vi hace unos tres o cuatro años.

Precisamente la película de la que hablo lleva por título aquel que la presente entrada subscribe: Factotum. Agradezco a mi falta de memoria el no recordar prácticamente nada sobre la película a excepción de la apariencia del protagonista, Hank Chinaski, pues siento que habría partes de la novela que se me hubiesen echado a perder.

Pasando ya a materia reseñística, Factotum es una genialidad, sin duda la contraportada del libro no miente al mencionar al autor como uno de los últimos escritores “malditos”. No soy gran conocedor de esta corriente, sin embargo, me imagino que se refieren a este género narrativo basado en alcohólicos, mujeres promiscuas, vagancia y escasa sed de triunfo o ambición.

Chinaski es un sujeto que consigue un trabajo y lo puede perder de mil maneras, pero siempre con estilo: puede emborracharse y quedarse dormido en el cumplimiento de sus labores; puede un día salir del trabajo, caminar y terminar en otra ciudad; puede tener un amorío con la amante del jefe; puede hacer eso y muchas cosas más. Hank no tiene necesidades, vive al día, es vago un rato, después es un magnate apostador, a veces golpea a la mujer que le hace siempre volver antes de pegarle las ladillas y evitar que llegue temprano al trabajo de turno.

De eso se trata Factotum de ese andar de un ser humano que no encuentra sentido en una existencia donde lo único que importa es trabajar para poder comer, follar y tal vez beber, aunque la prioridad no se encuentre precisamente en ese orden. Mientras lees las andanzas de Chinaski irremediablemente nacerá ese sentimiento de mandar todo a volar y encaminarte sin rumbo hacia lo primero que el destino incierto te tenga preparado.

Factotum es un obra obligada, no creo que haya lector que se digne de serlo si no se ha tomado un par de días para disfrutar la labor de Bukowski y, al terminar, ansiar un poco más.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 7 octubre 2013 en 23:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: