Inicio > Citas, Conflictos, Expresiones > Compendio de citas: Previas y durante la Primer Gran Guerra

Compendio de citas: Previas y durante la Primer Gran Guerra

Extraídas de la obra que actualmente leo, destaco este breve compendio de citas que demuestran las divergentes tonalidades del pensamiento en cuanto a la Alemania pre Guerra Mundial. Mucho tuvo que ver con las influencias decisivas de un Lutero que, lejos de mostrarse como el revolucionario, también mostró una faceta que me atrevo a llamar tiránica. Ese sentimiento de moralidad superior, de hombría superior, de necesidad de demostrar desde mucho antes de la aparición del hombre ario de Hitler, que el superhombre destinado a mantener la moral europea en su punto más alto, era y tenía que ser alemán:

Ninguno de nosotros tenía mucho aprecio por el tipo de valor necesario para hacerse matar por la idea de nación, que, en el mejor de los casos, es un cartel de comerciantes de pieles y estraperlistas de cuero, y en el peor una asociación cultural de psicópatas que, como los alemanes, marchan con un volumen de Goethe en la mochila a ensartar franceses o rusos con sus bayonetas.

– Huelsenbeck.

(En virtud de su conversión en espectáculo, la autoalienación de la humanidad) […] ha alcanzado un grado que le permite vivir su propia destrucción como un goce estético de primer orden. Éste es el esteticismo de la política que el fascismo propugna. El comunismo le contesta con la politización del arte.

– Walter Benjamin, evocando el problema del fascismo.

Si es cierta la universalidad alemana, los alemanes pueden salir de su gueto político para mostrar lo que tienen que decir. Pero no han de hacerlo con la inercia de las armas, sino con la energía de los pensamientos claros. No se trata de la sensación de responsabilidad frente a la humanidad […] sino de la responsabilidad con y en medio de la humanidad. El superhombre ha de encontrarse al lado de su semejante, no para crear dolores, sino para evitarlos, para suprimirlos en todo lo posible. Sólo así podemos mantener la esperanza de que el destino automatizado de un mundo igualmente automatizado se ablande ante el individuo , proporcionándole así la libertad.

– Hugo Ball en Crítica a la Inteligencia Alemana (1918).

Cierto que se ha escrito y hablado mucho sobre si la guerra es una gran plaga… El oficio de la guerra y de la espada debe ser visto con ojos viriles, a pesar de las cosas horribles que se pueden hacer. Y entonces se demostrará por sí mismo que se trata de un oficio divino, que es tan necesario y provechoso para el mundo como el comer y el beber, y cualquier otro oficio.

– Martín Lutero en ¿Pueden estar los guerreros en estado de gracia?

El hombre nace con hambre de inmortalidad; la nota a una edad muy temprana, pero cuando llega a los años en que su razón ya se ha desarrollado, la ahoga con demasiada facilidad y rapidez. ¡Hay en esta tierra tantas cosas agradables y nutritivas que tanto nos gusta llevarnos a la boca o al bolsillo!

– Wilhelm Raabe en su Hungerpastor.

Cuando se trata de la patria y de la libertad no puedo estar sentado, aburrido, ni dejar de crujir los dientes… ¡Que todos esos diplomáticos se vayan al diablo! ¿Por qué no se pone en marcha contra esos franceses, como si fuera una tormenta de fuego? Yo digo que debemos hacerlo y dar una buena tunda con nuestras espadas en el trasero del enemigo.

– Gebhard Leberecht von Blücher, en una carta a Scharnhorst (1807).

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: