Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (LII)

Been there, read that (LII)

Cuando Hitler robó el conejo rosa

Aut. Judith Kerr

Sí, de entrada, el libro pertenece a la serie Alfaguara Juvenil, y quiero creer que en juvenil no entra alguien como un servidor que a sus 25 años ya se considera algo viejo, por lo menos para este tipo de historias. A pesar de todo, el factor ‘Hitler’ en el título del libro me impulso a adquirirlo en cuanto lo descubrí en un estante de mi librería favorita.

En efecto, estamos hablando de una novela ligera hecha para lectores un poco más jóvenes, me atrevo (y sólo es una suposición) a pensar que el libro está dirigido a edades que oscilan entre los 10 y 15 años de edad. Sin embargo, no podría atreverme a descartarle como una obra aburrida o carente de sentido pues aborda temas significativos que no precisamente acontecen durante la Segunda Guerra Mundial, sino en el período de toma del poder por parte del Partido Nazi y los primero años del régimen por ahí de 1933.

La historia no trata para nada sobre un conejo rosa, a pesar de que el conejo como tal existe (en apenas una página del libro en sus primeros apartados). Trata sobre la travesía que Anna lleva a cabo mientras su familia, de origen judío, viaja de un país a otro buscando oportunidades de desarrollo y de vivir en calma. De Alemania a Suiza, de Suiza a Francia y de allí a Inglaterra, la protagonista junto con Papá, Mamá y su hermano, Max, tratan de subsistir y llevar vidas tranquilas mientras la sombra Nazi se extiende poco a poco sobre Europa.

Ante todo, seguiremos a Anna durante sus dificultades con los idiomas, las clases, las compañeras, etc. De hecho, no existe un final feliz sino un final que nos deja a la expectativa de uno bonito cuando la Guerra todavía no es una realidad. Por lo tanto, es difícil imaginar que la familia encontrará una paz duradera al término de la novela.

Llego a pensar en alguna comparativa con El Niño del Pijama de Rayas, pero no la hay, en absoluto. Esta es una historia dulce en la que no existe tragedia alguna mas que el hecho de que Papá no recibiera buena paga y todos en la familia tuviesen que usar ropa gastada o comer un poco menos de lo normal. Fuera de eso, nos ecnontramos una historia sencilla que no te obliga a quedarte pegado al asiento aunque sí a no dejarla olvidada.

Me agradó mucho la lectura, más por el contexto que por otra cosa y, por supuesto, no puedo recomendarla para edades superiores al rango mencionado en el primer párrafo; si nos encontramos dentro del mismo, hallaremos algo bastante agradable y digerible.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: