Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (LIV)

Been there, read that (LIV)

Otras voces, otro ámbitos

Aut. Truman Capote

Entre lo nuevo, lo viejo y lo clásico, trato de mantener un aspecto variado en mi vida “lectoril” (así es, si el término no existe, lo acabo de inventar). Son muchos los autores aclamados que no he tenido la oportunidad de consultar; sin embargo, trato de absorber la mayor cantidad de obras posibles y de nombres tan mencionados como el del Sr. Capote que, en esta ocasión, me ha brindado la oportunidad de conocerlo y comentar.

Lamentablemente, no he podido disfrutar de Otras voces, la ópera prima del norteamericano. Y no es que no haya podido, simplemente no lo disfruté tanto como lo esperaba o, en dado caso, me hice una esperanza basada simplemente en el nombre del autor que goza de una fama considerable. Incluso, llego a pensar que no es mi tipo de lectura y por tal causa no llegué a apreciar el escrito de Capote en su totalidad.

En Otras voces, otros ámbitos el autor nos narra la historia de un muchacho de 13 años que, a la muerte de su madre, recibe la invitación de vivir con su padre, al que nunca antes ha visto. Tras un viaje relativamente corto, Joel por fin llega a la casa de su progenitor, un lugar llamado El Desembarcadero rodeado de personajes que parecen salidos de un circo de fenómenos: el enigmático primo Randolph, la madrastra Miss Amy, el ama de llaves Zoo y su papabuelo Jesus Fever, el mulo John Brown y las gemelas Idabel y Florable. Todos ellos, personajes en los que el adjetivo menos utilizado sería el de bellos o cuerdos. Es conociendo a los personajes y recorriendo los alrededores del Desembarcadero, que Joel establece conexiones psicológicas entre su realidad y la del mundo que le rodea, o parece rodearle.

El nivel de escritura, como es de esperarse, es sumamente alto; aún así, encuentro la narración demasiado floja y las descripciones del espacio demasiado abundantes y prolongadas. Hay momentos donde los diálogos dejan de tener un sentido y se transforman en largos discursos que se apartan del tema al que se suponen pertenecen y nos llevan a análisis semánticos de significados abstractos.

No podría recomendarlo para personas que buscan acción o que se distraen fácilmente de la lectura puesto que la descripción a detalle provoca un cierto déficit de atención y muchas veces se pierde el hilo cuando se atraviesa en el pensamiento alguna memoria aleatoria. Por lo demás es un muy buen libro pero que no es monedita de oro en todo el sentido de la expresión.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: