Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (LXXI)

Been there, read that (LXXI)

Yodo

Aut. Juan Hernández Luna

YodoCuando tuve por primera vez Yodo en mis manos, fue gracias a mi profesora del curso de novela al que comenzaba a asistir hace algunos meses. En esos entonces, nos lo llevó como una muestra de la forma en que se plantea un escenario para abrir una historia. Recuerdo que la narrativa me hizo imaginarme que el personaje era un perro, aunque después descubriéramos que se trataba de una persona. Cuando se nos permitió darle una ojeada al libro, me quedé picado con un par de párrafos que leí rápidamente. El personaje asesinaba a decenas de perros y gatos de su barrio gracias al uso de gotas de cianuro en galletas que depositaría en puntos aleatorios de la calle.

En efecto, es algo que de inmediato provocó el deseo de adquirir mi propia copia. Lo triste fue darme cuenta de que prácticamente en ninguna librería se conservaba un ejemplar. Busqué mucho y pregunté en cada librería que llegaba a encontrar, no tuve suerte. Llegada la época decembrina, pasé por una librería que desconocía y me dijeron que podrían conseguírmelo por 250 pesos; accedí, pero en ese momento no llevaba tal cantidad conmigo y decidí pasar unos días más tarde a apartarlo. La otra copia que logré localizar, estaba en Europa y a través de Amazon, por más de 30 euros, podría conseguirlo.

Sucedió que un día cualquiera, a los compañeros de la oficina se les ocurrió comer en un lugar apartado del trabajo y los acompañé. Decidimos regresar caminando la larga distancia y pasamos junto a un puesto ambulante de libros que constaba de una mesa sobre la que se hallaba un botadero. <Los libros de esta mesa, 30 pesos.> Grata fue mi sorpresa cuando descubrí a Yodo, entre ese revoltijo, con todo y plástico, sellado.

En fin, Yodo ha resultado todo un deleite. Hernández Luna, nos lleva a un género de “terror urbano” (como se define el libro en la contraportada) y nos atrapa con la narración que un personaje sombrío hace de sus actos crudos y violentos sobre los que no llega, a veces, a tener control total. Vive sumergido en un mundo de excitación, sollozos y amnesia, provocado por sus actos, de los cuales conserva tétricos recuerdos en su habitación. Todo lo anterior mientras su madre desarrolla la carrera de bruja de la colonia en la que viven.

La narración es explícita, sexual, cruda, atrayente. Te motiva a leer de corrido y a no parar hasta terminar. En dados casos, un par de horas serán más que suficientes para llegar a la conclusión de la historia. Si alguien lo encuentra en algún momento, es una adquisición totalmente obligada.

Anuncios
  1. Chucho R.
    13 enero 2013 en 12:51

    Excelente libro! Yo lo tengo en una edición bastante vieja de Times Editores, es parte de una colección donde también hay autores como Bef, Fadanelli, Porcayo.
    Un gusto leer tus reseñas.

    Saludos!

    • 14 enero 2013 en 10:30

      Son muy buenas esas colecciones, me daré una vuelta más seguido por esos botaderos. Nunca sabemos las joyas que están esperando a ser descubiertas.

      Un gusto leer tus comentarios amigo.

      Un abrazo.

  1. 14 enero 2013 en 13:31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: