Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (CXIII)

Been there, read that (CXIII)

Ha vuelto

Aut. Timur Vermes

HA VUELTOHace años, en mis tiempos de joven editor de un periódico universitario, pasaba por mi mente la idea de una tira cómica en la que Fito (apócope de Adolfito) despotricara en contra de las costumbres, reglas y tradiciones de nuestra sociedad actual. La premisa era sencilla, ¿qué pasaría si Adolf Hitler despertara un día en nuestros tiempos y tuviera la oportunidad de juzgar el panorama político-social en el que nos encontramos? La idea no pasó de ser idea y para cuando me encontré con la contraportada de la obra del Señor Vermes, me di cuenta de que no fui el único con esa idea y que, contrario a lo que pasó con la mía, esa otra persona llevó a cabo la traslación a una divertida novela.

Al tratarse de una narración en primera persona, me pregunté en qué grado podría ser imitada la dialéctica de Adolf y la realidad es que el autor ha hecho una maravilla. El hombre que recorre las calles de Berlín en pleno año 2011 no podría ser otro más que el mismísimo Führer que analiza su situación y teniendo siempre una lógica fría busca la manera de subsistir en un mundo que lo ha condenado al olvido.

Pronto, su apariencia y lo jocoso (actualmente) de su discurso lo catapultan a ser parte de un programa cómico de televisión. Hitler denunciará lo que a ojos de un tradicionalista de extrema derecha de 1930 es una sociedad en decadencia. Críticas de la política de una Unión Europea debilitada, de las costumbres de una juventud que no separa los ojos de los teléfonos celulares, entre otras situaciones, no se hacen esperar y la gente que debiese repudiar el contenido del programa de televisión pronto se convierte en una horda inmensa de fanáticos que corren a pedir autógrafos al villano de los libros de historia.

Precisamente ahí nace esta curiosidad y empatía con el protagonista que no ha dejado de ser el monstruo que llegó a ser durante la Segunda Gran Guerra, pero, como lo dicen los comentarios sobre el libro, uno se da cuenta que no se ríe de Hitler sino que se ríe con él. Y fuera del tema de la exterminación judía, cosa que le vale la enemistad de la prensa, uno se da cuenta de que las críticas bien fundadas del austriaco, mucho tienen de verdad.

Lo que es mejor es ese final que realmente se constituye como uno de felicidad para todos. Lo cierto es que es un libro agradable y ligero que realmente recomiendo a los amantes de la historia y de los temas que giran en torno al dictador.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: