Inicio > Dedicatorias > Buffy

Buffy

Buffy

De alguna manera, en la familia me he caracterizado por ser el serio, el que no le gustan las fiestas familiares y el que, en los velorios, jamás suelta una lágrima o muestra un ápice de tristeza. Hace dos días, mostré lo contrario y tuve uno de los peores días en lo que va del año, mi mascota, una rottweiller de nombre Buffy, extinguió su luz tras casi catorce años de vida a mi lado.

Nació un 12 de febrero del 2001, me la entregaron cuando tenía mes y medio de edad. Desde chiquita se acopló muy bien a la casa y hasta mi señora madre, que había regalado cualquier intento de mascota en la casa, decidió que valdría la pena tenerla. Apenas con 6 meses de edad, se enfrentó a una enfermedad mortal para los caninos, el parvovirus, tras noches y noches de evacuaciones de sangre, estábamos listos para su partida de este mundo; sin embargo, fue el más fuerte de los animales y sobrepasó un obstáculo que prácticamente ningún perro supera. El día en que la vi caminar después de semanas en las que no podía mantenerse en pie, no pude evitar las lágrimas.

Pasaron los años y se comportó como una excelente amiga y mascota, nos cuidó, cuando peleábamos se metía en el medio para separarnos, jamás atacó a nadie que no fuera una amenaza. Tuvo también unos cachorros hermosos y siempre estuvo ahí para mí en mis momentos de tristeza y de lágrimas.

Como es ley de vida, pronto asimiló las características propias de mi padre y mías. Se volvió obstinada, necia, gruñona y orgullosa. Amaba que la acariciaran pero no soportaba que la abrazaran o que la trataran de cargar, gruñía y tiraba de mordidas (jamás con la intención de lastimar, sólo la de espantar) a quien rebasaba su límite de espacio animal. 

Hace unas semanas, su debacle comenzó y como es característica de su edad y raza, su cadera comenzó a fallar, en cuestión de días, sus patas traseras dejaron de servir y ya no podía desplazarse a gusto por la casa. Cayó en depresión y dejó de comer, se limitaba a uno o dos bocados y guardar fuerza suficiente para arrastrarse a una zona de la casa donde pudiera vernos aunque sea de lejitos. Cuando se dio cuenta de que teníamos que cargarla para moverla de un lugar a otro, se entristeció aún más y nos mordía cuando nos acercábamos.

Decidimos que esa ya no era vida para nuestra querida hija. La subimos al coche y el día 15 de agosto de 2014 a las 11:50 am recibió una inyección que la dormiría para siempre. Era de esperarse que una perra tan buena y tan fuerte no se rindiera a la primera: a pesar de que su corazón se detuvo a los pocos minutos de aplicada la inyección, continuó respirando una hora completa, sus encías ya eran blancas y sus ojitos habían perdido el brillo de la vida, pero su pecho seguía inflándose y desinflándose, se negaba a morir. A las 12:50 pm dio el último suspiro y falleció. Durante esa hora no dejé de abrazarla y decirle “ya Buffy, a dormir!”.

La enterramos en el patio trasero de la casa de mi abuela, con una cruz pequeña de madera sobre su pancita. Colocamos la última pala de tierra y le ofrecimos una oración. El día de ayer comimos pollo en la casa, junté los huesos y los fui a tirar en su plato, fue entonces que caí en la cuenta de que ya no está. Cómo extraño a mi perrita hermosa, sé que es así el ciclo de la vida de todos nosotros, seres vivos, pero aún así es poco el consuelo que da tal conocimiento.

Por momentos siento que la traicioné y que incluso la asesiné, tal vez ella no quería morir todavía, pero no pude soportar que ya no fuera capaz de moverse para cumplir sus más básicas necesidades. Le lloro en esos momentos en los que la pienso o en los que veo sus últimas fotos. Un ángel peludo de cuatro patas me sigue cuidando desde allá arriba en donde está. Adios mi Buffyta, espérame que otro día nos vamos a reunir y me podrás morder y besar como lo hiciste durante tantos años.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: