Archive

Archive for 31 diciembre 2014

2014: Cierre

le-bye-bye-2014-591x270

Último día del año, 2014, se nos está acabando y como los últimos granos de arena en el reloj, las pocas horas restantes se cargan de reflexiones: lo ganado, lo perdido, lo que ha quedado marcado, lo que desearíamos olvidar. Triunfos, derrotas, momentos bellos, tragos amargos. Bien dice mi madre que si no sabemos ni siquiera lo que pasará al día siguiente, jamás habríamos imaginado todo lo que pasó a lo largo de un año.

Esta es mi entrada donde reflexiono sobre lo que me propuse hace un año y verifico qué tanto avancé y logré de mi vida a través de 365 largos y cortos días a la vez. Hace un año me proponía:

  • Mantener la meta anual de leer, al menos, 24 libros. Meta que no he dejado de superar año tras año, tomando en cuenta que siempre manejo el límite inferior de 24; este año, me quedé con 31 libros leídos (y me siento más ignorante que nunca).
  • Cortar peso a 90 kg. y mantenerme ahí el resto del tiempo. Uff, sí, llegué a los 90 durante el primer trimestre del año, sin embargo me he dado cuenta que no es mi peso ideal, el ideal es por ahí de los 94 y en esos sí me he mantenido. Gracias a los corajes que de repente hacía, me fue fácil llegar y mantener la meta; por supuesto, justo ahorita ya he de haber aumentado, cortesía de la época decembrina. Objetivo cumplido, finalmente.
  • Aprender a bailar salsa y cumbia. Objetivo no cumplido, sin embargo, regresando a la Ciudad de Puebla, lo primero que haré será pagar el trimestre completo, me urge para antes de julio el saber bailar.
  • Ahorrar lo suficiente para llevar a cabo el proyecto “Babieca” a mediados de diciembre. Con Proyecto Babieca me refería a una motocicleta, no se logró el objetivo de la moto, pero tal parece que iniciaré el año estrenando vehículo, por tanto, objetivo cumplido.
  • Tramitar mi ingreso al doctorado. Otro objetivo cumplido a medias debido a mi facilidad de distracción, entre que escojo un doctorado y otro, se me pasa el tiempo y las fechas, no debe pasar del 2015, caray. La meta es tener el grado antes de los 33.
  • Terminar de escribir mi primera novela. Ciertamente no es una novela lo que he escrito, más bien un híbrido entre género epistolar y género narrativo. El chiste es que no está terminada porque no le puedo dar final, pero haber escrito páginas y páginas rosas a lo largo del año fue algo que se me dio y mucho. Cumplido.
  • Reducir mis malos hábitos: egoísmo, menosprecio de las personas, frialdad con quienes me quieren. Vaya que he aprendido a reducir esos malos hábitos; con el trabajo de profesor he aprendido a ser prudente, tolerante y a brindar mi ayuda, eso sí, siempre a quien se lo merece. He crecido mucho como persona en el apartado de la bondad y el trato. Cumplido.

Cinco cumplidos de siete, nada mal. Lo ideal sería cumplirlos todos, pero no todo se puede en esta vida. Ya mañana me encargaré redactar los planes para el 2015. A pesar de unos tropiezos pequeñitos, 2014 ha sido un gran año, mucho se lo agradezco a esas amistades que hice y crecieron durante este tiempo; de igual manera, mucho de mi crecimiento personal se lo debo a esa persona especial, mi Supernova, que con los altibajos de toda relación me ha impulsado a querer ser mejor cada día.

Au revoir, 2014!

Categorías:Generalidades Etiquetas: , , , ,

Been there, read that (CXXVIII)

Quién de nosotros

Aut. Mario Benedetti

quien-de-nosotrosUn apellido que se podría decir que pertenece al dominio público de los lectores (y los no tan lectores) en cuanto a poesía, es Benedetti. Cuántos poemas he visto dedicados una y otra vez bajo la autoría del uruguayo. A veces bien aplicados, otra veces por dar la imagen de saber un poco, la literatura de Mario es bien conocida en el medio del amor. Pero resulta muy diferente cuando nos acercamos a un género desconocido para la mayoría: la novela. Es así que me acerco a la primera escrita por el autor, hace ya más de 50 años.

Advertencia: Quién de nosotros podría no resultar el amasijo de miel derramada y finales felices que uno esperaría del autor de tanto poema color rosa. Por el contrario, nos encontramos con una novela corta pero que resulta sumamente amarga, con la existencia de este triángulo amoroso donde podríamos detestar a cada uno de los participantes. Miguel, Alicia y Lucas se conocen en la infancia, dos de ellos terminan casados y el otro termina muy lejos.

El problema es que de los casados, hay uno que se ha mantenido en el matrimonio pensando en que el personaje con el que se casó le pertenece más al que se encuentra lejos; el que se encuentra lejos piensa que los otros dos están muy bien e inventa historias falsas de éxtio para impresionarlos; finalmente, el casado restante piensa haberse quedado con el correcto pero sabe que el que está a su lado opina lo contrario, razón por la cual cree que debería cumplir los deseos de su compañero e irse a buscar al que está lejos.

Sí, un verdadero conflicto en el que terminaremos odiando las circunstancias bajo las cuales este triángulo se desarrolló. Habrá esta posibilidad de repudiar al personaje que vive su vida sintiéndose derrotado cuando nunca lo estuvo y cuyo derrotismo termina convenciendo al objeto de su agonía para realmente partir.

Circunstancias amorosas vivimos todos, problemas los tenemos. El meollo del asunto es ¿quién de nosotros juzga a quién cuando nos enfrentamos a o huimos de las vicisitudes que rodean a nuestras relaciones?

Been there, read that (CXXVII)

Valeria, una mujer común

Aut. Jaime Alcántara, Ximena del Castillo

Valeria, Una mujer comúnOtro de los motivos por los que amo mi trabajo como profesor: los alumnos y sus más variadas ascendencias e historias. Como en el resto de nuestro quehacer diario, conocemos personas de las más diversas índoles. Como profesor, cada año un nuevo caudal de estudiantes se arremolina a tu alrededor. Hay con quienes harás clic de inmediato, habrá quienes no te tragarán, ni tú harás el mínimo esfuerzo por entablar algo más que una relación del tipo pedagógico.

De un par de meses para acá le he tomado mucho cariño a un alumno que ha resultado tener todo tipo de admiración hacia mi actitud hacia las relaciones sentimentales. Le gusta escucharme mientras narro mis desaventuras y coincide en muchas de las actitudes que he tomado. Platicándole mi idea de editar un libro para la persona más especial de mi vida, sale a colación que su padre también se dedica a la escritura y que, bajo ciertas circunstancias, también escribió en su tiempo un libro dedicado a su mamá.

Es así como me hice con una copia del ejemplar que recién terminé: Valeria. Ahora bien, también le platicaba a mi Dulcinea, de las diferencias entre lo que es un libro autobiográfico y un libro autoreferencial. Lo que un escritor escribe no necesariamente es real cuando lo hace en primera persona, hay ocasiones en que se narra al pie de la letra lo sucedido, hay ocasiones (como en el caso de un Hank Chinaski) donde se crea un alter ego, lo que permite agregar elementos inventados a la narrativa de una historia común.

Para el caso de Valeria, mi alumno afirma no soportar la lectura de ciertas partes, lo anterior debido a que hablamos de literatura erótica. Sin embargo, ya acaparando la totalidad de la obra, son más los elementos que se dejan a la imaginación que una narración descriptiva de los actos sexuales; en dado caso, creo que la imaginación de mi pupilo podría estar más desarrollada y muy unida al imaginario de sus propios padres.

Valeria se lee de forma suave y veloz, la trama no te permite dejar la lectura para otro día aunque la actitud de la protagonista sí resulta ser tan cínica que, por momentos, es más grande el deseo de continuar otro día para bajar el coraje, que el de saber qué chingadera le hará al coprotagonista más adelante.

La dama es voraz e inteligente, agudísima y se debate entre seguir recibiendo el placer de todo espécimen que le agrade y abandonar al único hombre que ella considerada capaz de merecerla. Se fija en la posición social, en el dinero que hacen y hasta qué escalafón la podrían llevar. Es, como dice el libro, “una mujer común”. De alguna manera, somos testigos del desarrollo de una femme fatale que, en 1998, aún se considera bajo ciertos cánones de la sociedad machista mexicana.

El libro deja un sabor de boca amargo, supongo que mucho tiene que ver si el lector es hombre o mujer. El desenlace se siente como el de una película pasional noventera. Lo cierto es que la obra en sí, resulta ser del tipo de películas que metían de relleno los domingos por la tarde en canal cinco. No por eso deja de disfrutarse. Mujeres tan divinas, no queda otro camino que adorarlas.

Sobre la confianza y el dolor

12 diciembre 2014 1 comentario

Rescato dos piezas de diálogo de una serie que he estado disfrutando bastante; en la primera, el protagonista reflexiona sobre los dos tipos de personas en las que podemos poner nuestra confianza; en la segunda, un ángel le pregunta a uno caído cómo es el dolor, me encantó la forma en que lo describió.

Confianza

I suppose it could be liberating to take a leap of faith, to shrug off the burden of proof for the promise of hope. It takes trust to turn darkness to light. And those who trust risk putting their faith in the wrong hands. For there are those who pray for you… and there are those who prey on you.
And no matter how careful you are, sometimes you just can’t tell the difference.

(Supongo que podría ser liberador el dar un salto de fe, intercambiar la carga de la prueba por la promesa de esperanza. Se necesita confianza para convertir la obscuridad en luz. Y aquellos que confían, se arriesgan a poner su confianza en las manos equivocadas. Pues hay quienes rezan por ti… y hay para quienes eres presa. Y no importa qué tan cuidadoso seas, a veces no puedes encontrar la diferencia.)

Dolor

—What’s it like? Pain.
—It comes in waves. You feel helpless. You can’t fight it. It becomes about making it to the other side, shrinking your world down to one fine point. When that wave melts away, you feel relief. Just for a moment, ‘till it comes back to remind you.

(—¿Cómo es? El dolor. —Viene en olas. Te sientes indefenso. No puedes combatirlo. Se trata de llegar al otro lado, de encoger tu mundo a un punto fino. Cuando esa ola se desvanece, sientes alivio. Sólo por un momento, hasta que regresa para que lo recuerdes.)

Been there, read that (CXXVI)

La lettre immergée, La letra immersa

Aut. Miguel Ángel Andrade

lalettreimmergeeDice el refrán, “el que con lobos anda, a aullar se enseña”, refiriéndose a las malas actitudes, costumbres y acciones que aprendemos a replicar de aquellas malas influencias con las que podemos reunirnos o juntarnos. Sin embargo, creo haber escuchado en algún lugar, que el mismo dicho aplica cuando te reúnes y haces acompañar de personas que tienen algo bueno qué compartirte o enseñarte.

A Miguel Ángel Andrade lo conocí alrededor de mi séptimo semestre de la licenciatura, cuando se me invitó a formar parte del periódico universitario. Nuevo en el arte de la escritura, me fui empapando de los conocimientos de aquellos que ya venían dedicándose a esa labor desde hacía tiempo. Lo curioso fue que a Miguel lo conocí más por ser un grandioso fotógrafo antes de saber, muchos años después, que también resultaba ser un magnífico escritor.

Cuál no fue mi sorpresa al encontrarme con un libro cuya autoría correspondía a aquel bonachón compañero de largas jornadas de edición y corrección de textos. Si hasta alguna vez me puso celoso porque la típica amiga “crush”, con la que compartía muchas cosas en esos momentos, le tenía un buen grado de admiración.

Más curioso aún, es leer estos poemas (que aparecen en versión bilingüe, español-francés) y encontrar el tipo de palabras que quisieras dedicarle a alguien y que, todavía más coincidentemente, gusta del idioma francés. Caray con la vida y sus interminables coincidencias (o por lo menos la ilusión de las mismas).

La letra inmersa es, entonces, una recopilación de poesía compleja pero intensa. Esas líneas sobre cucarachas y hormigas que se mezclan con sangre, pasión y espera, son definitivamente memorables. Es ese tipo de poesía que se debe conocer poco a poco y disfrutar palabra por palabra, idea por idea.

Lejos de la amistad y admiración que se le profesa a una persona, es una oportunidad genial encontrarte con el mundo que esa persona encierra en sus palabras e imágenes.