Inicio > Reseñas Literarias > Been there, read that (CXXXVIII)

Been there, read that (CXXXVIII)

My fight/Your fight

Aut. Ronda Rousey

my_fight_your_fight_9781941393260_hr__38556.1430419754.1280.1280Quiero creer que a lo largo del año (o algún periodo de tiempo determinado sobre el que uno divida su crecimiento personal), las personas solemos entrar en pequeñas etapas en las que necesitamos escuchar o recibir los consejos adecuados o, por lo menos, las palabras correctas para poder salir de alguno de los agujeros existenciales en los que solemos caer. No necesariamente me refiero a que una persona llegue y nos hable, a veces basta con leer al autor indicado en el momento justo. Bajo tal enfoque, fue Ronda Rousey quien llegó a ‘hacerme el paro’ cuando más lo necesitaba.

Medallista olímpica en la disciplina del Judo y campeona indiscutible e invicta de la liga más importante de las artes marciales mixtas a nivel global, Ronda es una mujer que en verdad tenía mucho que decir. Desde su lucha por superar deficiencias en su capacidad de hablar, hasta afrontar el suicidio de su padre; desde tener que recurrir a la bulimia para dar el peso en las competencias, hasta enfrentar el dilema de un novio adicto. Ronda la ha sufrido y el lugar en el que está, le ha costado.

Temas básicos como la competencia, la relación con padres y hermanos, los sentimientos no correspondidos, la presión de lo que se espera de uno, la situación económica, entre otras, rodean la vida de una chica que finalmente hace frente a sus situaciones y logra sobreponerse. No hay duda de que sus palabras se ajustan perfectamente a mucho de lo que cualquier persona enfrenta.

El problema que encuentro en la autobiografía de Rousey es que resulta sumamente pedante y casualmente previsible; un ejemplo: Ronda venció a una de sus rivales, Sarah McMann, a través de un rodillazo que encontró la zona hepática, de acuerdo a Ronda, ella ya se encontraba entrenando golpes al hígado meses antes de esa pelea. Si Ronda venció a Miesha Tate en el tercer round de su segunda confrontación, resulta que fue porque Ronda estaba preparándose para desgastarla en dos rounds y vencerla en el tercero. Curiosamente, cada una de sus victorias y desarrollos fueron tal y como ella lo deseaba desde semanas antes, es algo que resulta difícil de creer.

Del mismo modo, la autora no duda en alabar aquellas marcas que la patrocinan actualmente a través de su mención en la descripción de su guardarropa o situaciones previas a cada pelea (¿alguien mencionó dinero?). Lo anterior, aunado a otras fallas y suposiciones no constatables de la campeona logran que la aversión que muchas personas sienten por ella, no desaparezca en lo más mínimo, a pesar de las tragedias y situaciones empáticas que podamos encontrar.

Que si lo recomiendo, sí, ampliamente. Que si la campeona ya es de mi agrado, no, en lo absoluto. Pero de que vale la pena su lectura, vale la pena.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: