Archive

Posts Tagged ‘Aniversario’

Si Dios fuera mujer

A las mujeres en su día: 

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos 
no dijéramos no con la cabeza 
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar 
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible, 
prodigiosa blasfemia.

– Mario Benedetti

De bountos, nazis e historia circular

El día de ayer, terminé de ver la saga extra de una serie ánime llamada Bleach. En esta etapa, un pequeño grupo de seres humanos inmortales vampirescos, llamados Bounts, tratan de cobrar venganza sobre un mundo que los creo y luego los rechazó. Su líder, un tal Kariya Jin, obtiene un poder capaz de destruir todo y a todos. Precisamente es lo que planea hacer al final, cuando sus compañeros han sido derrotados, tras luchar en clara desventaja númerica, decide que ni su propia raza, ni aquella de la que busca venganza, valen la pena, planea llevarse a todos de una sola vez.

Curiosidades como la diferencia numérica, el poder que obtuvo Jin al coronarse líder de su clan, el idioma en que realizan sus invocaciones (alemán), el odio hacia una sociedad que lo creó y después le dio la espalda, el deseo de detenerlo y de derrocarlo de sus propios aliados casi al final, el poder enorme y el deseo autodestructivo; me hicieron recordar precisamente, en esta fecha, a la Alemania Nazi y a Adolf Hitler.

Cuando en última instancia Kariya decide dejar de existir (dejando sólo cenizas en el lugar de su muerte, otra curiosidad) el héroe y uno que otro sidekick, durante el capítulo en que todos los “buenos” viven felices para siempre, se preguntan sobre la historia, si es una línea recta o un círculo que tarde o temprano se ha de repetir.

Más tarde, se hace aquella reflexión sobre el deseo del poder y de lo que conlleva el obtenerlo y no poder controlarlo, “Al final, el poder era tanto que prefirió destruirse a sí mismo en su búsqueda de venganza” fue la frase a la que se recurrió. Finalmente, un personaje denotado por un conocimiento y experiencia mayores a las del protagonista, responde: “Kariya se dio cuenta de que la historia de su raza se repetiría una y otra vez, fue por esto que los odió; persiguió y obtuvo el poder para poder romper el círculo y salir de él“.

Creo que lo logró. Hoy 20 de abril, hace 122 años nació un hombre que en la pobreza, el hambre y el frío, encontró fuerzas de flaqueza y se convirtió en uno de los personajes más temidos y odiados de la historia de la humanidad. Cometió atrocidades, es responsable directo de la muerte de millones, en el epílogo de la historia, se autodestruyó y su supuesta muerte sigue inquietando a tantos.

Quizo romper el círculo, vió a su patria caer en una primera gran guerra, y deseo que no volviese a suceder; fue rechazado de aquello que él consideraba su vocación y odió a quienes le daban alas para después cortárselas; sin nada más que aquello con lo que llegó al mundo, conquistó, convenció e hizo temblar las bases de la raza humana tal y como se estableció.

Fue el mundo, que quería destruir, el que creó a Kariya y a su clan, fue ese mismo mundo el que lo destruyó y después se encargó de decir que la culpa la tuvo él, aún cuando por la obra del mundo fue que nació. Se empeñan en rechazar tanto algo, a alguien, tal vez porque les recuerda que el mal no nace, se hace; su propia obra. Y tanto para Kariya como para Adolfo, fue ese mundo el que los creó.

¡Es el sombrero!

Si google no me lo recuerda, no escribiría este sencillo y curioso post. El día de hoy se cumplen 122 años desde el nacimiento del buen Charles Chaplin; la verdad es que pude haber escrito un recordatorio fugaz con una fotito del aludido y ya, incluso pude no haber escrito nada.

Pero, ¿En dónde cae la curiosidad del post? Pues nada más y nada menos que en el año y mes en que nació el amigo Charles. No me extenderé de más y, simplemente, brindaré el siguiente dato:

Charles Chaplin – Nacido el 15 de abril de 1889.

Adolf Hitler – Nacido el 20 de abril de 1889.

¿Cuál es la diferencia? Muchos señalarán los roles que ambos cumplieron en sus vidas; a mi no me engañan, ¡es el sombrero!

P.D.: También es aniversario del natalicio de Leonardo Da Vinci (1452), ¿estamos? No se olviden de él.

Staley

Shame on me! Fue la expresión que vino a mi mente cuando la amiga L3zthatica me recordó (y seguro también me la refrescó) que no sólo celebrábamos el aniversario luctuoso del buen Kurt, que en 1994 nos dejó; también debía yo de recordar a otro grande de ese mismo género, el grunge.

Y hablo nada más y nada menos que  de Layne Staley, vocal de los genialísimos Alice in Chains, que vió la luz por última vez en la misma fecha pero ocho años después, en el año del Señor, 2002.

Y es que, ¿Cómo olvidar el poderoso coro de un Man in the Box o la nostalgia de Rooster? Precisamente, Shame on me! Dioses de toda la buena música, apiádense de mi. Te recordamos Layne, de igual manera en que personajes como Hetfield, Vedder o Wylde lo hacen también. Descansa en paz.

Kurt

Una pequeña entrada (que para la grandeza es muy poco) para recordarte y brindar homenaje el día de hoy en que celebramos 17 años desde que partiste y te hiciste inmortal.

Brindemos entonces no por tu muerte sino por lo que viviste y aquello que nos legaste. Descansa en paz Kurt Cobain (1967 – 1994).