Archivo

Posts Tagged ‘Guión’

Been there, read that (CLI)

Harry Potter and The Cursed Child (Parts one and Two)

Aut. J. K. Rowling

Harry_Potter_and_the_Cursed_Child_Special_Rehearsal_Edition_Book_CoverIba a comenzar la presente entrada admitiendo que la serie de Harry Potter a nivel cinematográfico era mi placer culposo pero, pensándolo bien, no tiene porqué ser culposo algo que te guste, simplemente te gusta y ya. De la serie, hablando a nivel literario, sólo leí un libro, Las Reliquias de la Muerte, y lo hice en un sólo fin de semana. La anécdota es chistosa: un día no tenía nada para leer en el baño, así que me asomé al cuarto del amigo con el que compartía departamento en el verano de 2009 y lo único que encontré a la vista fue el último de los libros de H. P., así que me lo llevé conmigo. Como era sólo una lectura de entre 15 y 20 minutos, pasé directamente a las últimas páginas, comencé a leer La Batalla de Hogwarts y quedé fascinado, era un viernes por la tarde y el lunes mi amigo saldría de viaje, por lo que se llevaría con él el libro, salí del baño y lo comencé desde el principio, dos desveladas hasta las 5 am leyendo fueron suficientes para dar cuenta de la obra. Cómo lo disfruté.

Nunca me di el tiempo de leer los demás, supongo que ya no tenía chiste después de saber el final. Cuando salió esta nueva obra de teatro y se anunció la publicación del guión, me mantuve pendiente de esta última pues dudo que algún día se me haga ver la obra en vivo. Por fin llegó a mis manos y, nuevamente, un fin de semana fue necesario para adentrarme en el mundo mágico creado por la autora inglesa.

The Cursed Child narra la historia de dos amigos, los hijos de Harry y Draco, y una tercera persona que resultará no ser tan amistosa al final. Como podrían muchos imaginarse, ser el hijo de Harry, el elegido, no es tarea fácil; la fama no es para todos y, en efecto, no es algo que Albus Severus disfrute: estar siempre acosado por los demás y tener que vivir bajo la sombra de un padre que es admirado por todos (o casi todos). La relación de padre e hijo muestra ser frágil y poco a poco se fractura, ¿habrá posibilidad de que ambos puedan reparar la situación antes de que sea demasiado tarde?

Al ser un guión, se prescinde de la descripción de lugares y pensamientos, la lectura se vuelve ágil y fluida. Concuerdo ligeramente con los comentarios de muchos lectores que afirman que la obra es más bien un fanfiction oficial, pero creo que no entienden que ésta no es más que un complemento del texto utilizado en teatro. Lo cierto es que se disfruta y es un ticket para entrar a ese mundo que muchos extrañábamos.

Sí, hay mucho de Harry, Ron y Hermione; sí, Voldemort estará presente nuevamente en nuestras mentes; y sí, cualquier admirador de libros y películas lo amará.

¿Adolf Schüttler?

HERZL

Bueno, ¡no está mal!…, pero ahora se calma. Hitler, si crees que eres el único Hitler en este valle de lágrimas, te vas a llevar muchas sorpresas. Según mis cálculos, debe haber veintitrés Hitlers en la guía telefónica de Viena, y sospecho que todos son descendientes de dos tribus gemelas, una que bajó de Odesa, y la otra de Munkachevo. A la banda de Odesa la echaron a latigazos de la ciudad hace doscientos años y se instaló en Baja Baviera. Zwi Ben Abraham Löw, nuestro antepasado comun, era el tamborcito de Holzhausen (Explica con una tiza sobre un pizarrón.) Su hijo menor, el inolvidable enano Benjamín, se ocupaba de la basura –“der Schütt” , la llamaban los aborígenes– en la región de Starnberg y lo apodaban jovialmente Ben el Schüttler; pero, debido a un error burocrático, en la alcaldía le cambiaron la “ü” por una “i”, una de las “t” se perdió durante la Guerra de los Siete años, mientras que la “c” desapareció después de un pogrom, lo que a su mujer Rebeca, que hablaba inglés, no le gustó nada. Así fue que cuando los Shitler, que estaban refugiados en Ansbach, recibieron la fausta noticia de la emancipación, Rebeca envió a Benjamín a la Oficina de Nombres Germánicos para que comprara uno melodioso. Le hubiera gustado algo así como Hohenzollern Beethoven, pero no estaban todavía en el dominio público. Rosenduft o Rosenkrantz eran demasiado caros. ¿Cuánta plata tiene?, le preguntó el empleado a Ben. Veinte centavos, le contestó. Por veinte centavos, dijo el empleado que era racista, todo lo que puedo hacer es cortarle la “s”, y basta.

HITLER

Así que esto es Viena.

– Fragmento del guión teatral Mein Kampf, Farsa de George Tabori.

Categorías:Citas, Fumadeces Etiquetas: , , , , ,