Archive

Posts Tagged ‘Planes’

2014: Cierre

le-bye-bye-2014-591x270

Último día del año, 2014, se nos está acabando y como los últimos granos de arena en el reloj, las pocas horas restantes se cargan de reflexiones: lo ganado, lo perdido, lo que ha quedado marcado, lo que desearíamos olvidar. Triunfos, derrotas, momentos bellos, tragos amargos. Bien dice mi madre que si no sabemos ni siquiera lo que pasará al día siguiente, jamás habríamos imaginado todo lo que pasó a lo largo de un año.

Esta es mi entrada donde reflexiono sobre lo que me propuse hace un año y verifico qué tanto avancé y logré de mi vida a través de 365 largos y cortos días a la vez. Hace un año me proponía:

  • Mantener la meta anual de leer, al menos, 24 libros. Meta que no he dejado de superar año tras año, tomando en cuenta que siempre manejo el límite inferior de 24; este año, me quedé con 31 libros leídos (y me siento más ignorante que nunca).
  • Cortar peso a 90 kg. y mantenerme ahí el resto del tiempo. Uff, sí, llegué a los 90 durante el primer trimestre del año, sin embargo me he dado cuenta que no es mi peso ideal, el ideal es por ahí de los 94 y en esos sí me he mantenido. Gracias a los corajes que de repente hacía, me fue fácil llegar y mantener la meta; por supuesto, justo ahorita ya he de haber aumentado, cortesía de la época decembrina. Objetivo cumplido, finalmente.
  • Aprender a bailar salsa y cumbia. Objetivo no cumplido, sin embargo, regresando a la Ciudad de Puebla, lo primero que haré será pagar el trimestre completo, me urge para antes de julio el saber bailar.
  • Ahorrar lo suficiente para llevar a cabo el proyecto “Babieca” a mediados de diciembre. Con Proyecto Babieca me refería a una motocicleta, no se logró el objetivo de la moto, pero tal parece que iniciaré el año estrenando vehículo, por tanto, objetivo cumplido.
  • Tramitar mi ingreso al doctorado. Otro objetivo cumplido a medias debido a mi facilidad de distracción, entre que escojo un doctorado y otro, se me pasa el tiempo y las fechas, no debe pasar del 2015, caray. La meta es tener el grado antes de los 33.
  • Terminar de escribir mi primera novela. Ciertamente no es una novela lo que he escrito, más bien un híbrido entre género epistolar y género narrativo. El chiste es que no está terminada porque no le puedo dar final, pero haber escrito páginas y páginas rosas a lo largo del año fue algo que se me dio y mucho. Cumplido.
  • Reducir mis malos hábitos: egoísmo, menosprecio de las personas, frialdad con quienes me quieren. Vaya que he aprendido a reducir esos malos hábitos; con el trabajo de profesor he aprendido a ser prudente, tolerante y a brindar mi ayuda, eso sí, siempre a quien se lo merece. He crecido mucho como persona en el apartado de la bondad y el trato. Cumplido.

Cinco cumplidos de siete, nada mal. Lo ideal sería cumplirlos todos, pero no todo se puede en esta vida. Ya mañana me encargaré redactar los planes para el 2015. A pesar de unos tropiezos pequeñitos, 2014 ha sido un gran año, mucho se lo agradezco a esas amistades que hice y crecieron durante este tiempo; de igual manera, mucho de mi crecimiento personal se lo debo a esa persona especial, mi Supernova, que con los altibajos de toda relación me ha impulsado a querer ser mejor cada día.

Au revoir, 2014!

Categorías:Generalidades Etiquetas: , , , ,

Adios 2012, bienvenido 2013

31 diciembre 2012 2 comentarios

Fin de año, nostalgia la que me embriaga en estos momentos. No es tanta la incertidumbre, precisamente lo que me aturde es la certeza de muchas cosas. Sé que hay trabajo, trabajo cómodo y con probables aumentos; al mismo tiempo, con un año de experiencia ya sé qué cosas tengo qué hacer y cuáles no. Será más fácil que el año que se va. Ya habrá maestría, sólo dos materias me separan de ella y no es alarde el pensar que será un paseo en el parque obtener el nuevo grado y, al obtenerlo, colocarme más cerca de uno de mis planes de vida de medio plazo: un doctorado antes de los 32.

Este año escribí más que el anterior y sin lugar a dudas escribiré más en el próximo. Leí un promedio de 2.6 libros al mes, lo que me dio un total de 31 libros, nada mal, espero repetir o mejorar. Los Cowboys se quedaron nuevamente fuera de los playoffs, ganó el PRI. El amor no me ha faltado, la situación económica es estable y favorable.

Sigo teniendo a mi familia completa, aunque la Buffy ya está algo viejita. No he perdido un sólo amigo y, aunque no haya ganado amigos amigos, tengo bastantes nuevos y buenos compañeros. Termino el año bastante descuidado del cuerpo, pero sé qué rutinas dan resultados y mi determinación es más fuerte que nunca gracias a algunas apuestas y uno que otro comentario que me ha retado.

Y es en este momento en el que me detengo y me pregunto el porqué de mi nostalgia o mi cierto nivel de tristeza. Creo que porque no me siento un mejor hombre al que empezó el año. Es un nosequé, que me hace sentir muy abajo. Ya no hago propósitos de inicio de año, prefiero ponerme metas y establecer planes. Sin embargo, hay un propósito en esta ocasión, ser mejor.

El Señor me ha dado más de lo que cualquiera pudiera pedir y desear. Tengo demasiado y aún así no es suficiente, lo que yo busco no se obtiene fácilmente. Muchos nacen con la mesa puesta, yo no nací así, sin embargo ya había un par cosas en la mía. Aún no tengo ese único golpe de suerte que todos tenemos, es otro de los motivos de mi debacle del momento. Me propondré mantenerme a la espera, de no desistir. Ya llegará el momento de brillar. Mi oportunidad.

Categorías:Expresiones, Reflexión Etiquetas: , , ,

Todo lo que un hombre necesita

10 diciembre 2011 1 comentario

[…] Pero tenía una idea. Pediría un crédito. Yo contrataría y despediría a la gente. Tendría un escritorio de caoba lleno de botellas de whisky. Tendría una mujer con pechos de la talla 40 y un culo que haría que el chico de los periódicos de la esquina se corriese en los pantalones cuando la viera contonearse. Yo la engañaría con otras y ella lo sabría y no diría nada para poder seguir viviendo en mi casa gozando de mi fortuna. Despediría a hombres sólo por advertir una leve sombra de disgusto en sus caras. Despediría a mujeres que no esperaban que yo las fuese a despedir.

Eso era todo lo que un hombre necesitaba: esperanza. Era la falta de esperanza la que hundía a un hombre.

– Charles Bukowski a través del personaje Hank Chinaski en Factotum.

Propósitos 2010

Así es, damas y caballeros, un nuevoo año comienza y, aunque me muestro reticente a tanta celebración, pues de mi cabeza no se sale la idea de que l tiempo es sólo relativo y fue creado con el propósito de la medición; he decidido crear una pequeña lista de aquellos propósitos, planes, a seguir y tratar de llevar a cabo en los 12 meses venideros:

1. Dieta sana y balanceada. Bueno el deseo más recurrente al iniciar un año, es el de bajar de peso ¿Por qué no? Lo cierto es que mi nivel de ingesta de tacos, garnachas, pizza y demás comida nocturna, es demasiado alto y hay que hacer algo para bajarlo. Veremos si se puede con cereal por las mañanas y evitando las cenas en la noche.

2. Rutina  de ejercicios estricta y más poderosa. No me puedo quejar sobre el año pasado, después de dejar mi deporte ideal, el box, tuve que inscribirme a un gimnasio local y sus clases de gravity me dieron un buen impulso muscular. Como era de esperarse, la temporada decembrina ha mermado mis avances y es por tales motivos que he decidido duplicar el tiempo dedicado a hacer ejercicio, trataré de entrarle a otras clases y ser más constante.

3. Conseguir trabajo. Y bien, el sueño universitario se terminó y ha llegado la hora de hacerse productivo o morir en el intento; he comenzado con el pie derecho pues, a tres semanas de haerme graduado, he conseguido un pequeño trabajo de medio tiempo para una compañía gringa que se encarga de hacer análisis de riesgo financiero. La paga es buena para la labor que realizamos, sin embargo, no es un trabajo fijo y la meta consiste en encontrar un buen trabajo de tiempo completo con miras a un futuro sustentable. A tocar puertas se ha dicho.

4. Duplicar mi ingesta anual de material literario. Definitivamente, y gracias a la poca actividad profesional, este año saliente retorné al buen hábito de la lectura que se mantuvo algo tranquilo durante la época universitaria. Tras empezar el año con El Azote de Dios y culminarlo con La Orden del Sol Negro y un historial de cuatro obras más, deseo cumplir la frase con que inicia el presente párrafo y, para cuando termine el 2010, haber leído doce  libros. Uno por mes, creo que no está tan mal.

5. Escapar del hogar familiar. No me malinterpreten, es genial levantarse tarde y que la comida ya esté servida en la mesa, pero lo cierto es que las etapas se cierran y ha llegado el momento de volar y empezar a valerme por mi mismo, en combinación con el propósito de hallar trabajo, no debería ser difícil. Bueno, espero ya estar viviendo solo a mediados de año.

6. Ahorrar. Pues bien, todos tenemos sueños y, lamentablemente, la mayoría de las veces se requiere de poder adquisitivo para hacerlos realidad; es momento de pensar a futuro y empezar a hacer guardaditos e inversiones por aquí y por allá, así que si quiero un mustang negro y una librería, tendré que empezar a guardar. Eso sí, nunca a costa de vivir bien y de forma feliz.

7. Dejar los vicios. Realmente no soy un alcohólico y fumar nunca me ha llamado la atención, sin embargo, el Xbox es otra historia; aunque me duela, reduciré mis horas efectivas de juego para concentrarme en asuntos propios de la vida laboral, eso sí, nunca lo abandonaré.

8. Ser más sociable. Ojo, no quiere decir salir más al antro o al café, me refiero al hecho de trabajar en mi capacidad de tener una buena plática y de evitar quedarme en mi cueva todo el tiempo, conocer personas, ser tolerante y respetuoso con los demás.

9. Ecribir la novela que he visualizado. Si bien no soy tan bueno como algunos de mis amigos escritores, creo que puedo redactar muy bien y es una de las pocas habilidades que estoy orgulloso de tener. Hace mucho que ya he decidido escribir algo digno de ser publicado y ha llegado la hora de pasar de la mente al papel, espero escribir por lo menos 200 páginas de un proyecto novelesco que traigo en mente.

En fin, no llegué a tener doce deseos (corazones menos) pero estos nueve puntitos contienen el total de mis aspiraciones para este período de doce meses entrante. No me queda más que desearles un gran año y esperar que todos cumplamos nuestros anhelos para el mismo.

Categorías:Reflexión Etiquetas: , , ,