Archivo

Archive for 25 junio 2013

Aprender

Después de un tiempo,

uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.

Y uno aprende
que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.

Y uno empieza a aprender…
Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.

Y uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes
Y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo
uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.

Así es que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
uno aprende y aprende…

Y con cada día uno aprende…

– Anónimo

Anuncios

Artistas genuinos

Jackson Pollock by Evelyn Toynton

La verdadera subversión, la verdadera pasión por el arte, no se da en gente como nosotros, admitió con tristeza. Los artistas genuinos son inadaptados rabiosos, chamanes desafiantes en diálogo con el cosmos. Sólo ellos pueden tener verdaderos hallazgos y ver detrás de las apariencias. Nosotros, en cambio, buscamos en el arte un adorno prestigioso, un mísero relumbrón que nos ennoblezca ante los demás. […] debimos haber puesto juntos una boutique de alta costura, en lugar de invadir un terreno en el que nunca pasaremos de ser diletantes.

– Enrique Serna en La ternura caníbal.

El diablo ya no se toma la molestia

Violencia Narco

El Cordero de Dios ya no puede redimir a los borregos del mal, ni el demonio se ocupa ya de tentar a santos varones. ¿Para qué, si tiene bajo su yugo a sociedades enteras? Cuando se han roto los lazos fraternos entre los hombres, cuando está permitido envenenar o matar al prójimo para hacer fortuna, cuando los hampones gobiernan o suplantan la autoridad, cuando el deseo carnal pisotea instituciones y sacramentos, los poderes sobrenaturales ya no tienen mucho campo de acción para sembrar el terror en el mundo.

– Enrique Serna en La ternura Caníbal.

Been there, read that (LXXXII)

Maus, Historia de un sobreviviente Vol. II

Aut. Art Spiegelman

MausRecuerdo que pagué bastante por Maus, por ahí de los 200 pesos. Meses más tarde, me encontré al mismo por ahí de los 100 pesos en una feria del libro, lo adquirí nuevamente para regalárselo a mi mejor amigo. Hace unas semanas, me lo encontré en Comercial Mexicana ¡por sólo 69 pesos! Y me pregunto si el libro es demasiado popular o simplemente imprimieron demasiados. Explicaciones que aplicarían de una u otra forma pues Maus, es un respiro entre los millares de títulos enfocados en un tema de los más visitados: El Holocausto.

La obra de Spiegelman es un respiro porque siendo una novela gráfica, logra otorgar una visión diferente, más amena. Aclaro, el ver a ratoncitos representando prisioneros judíos no hace que el suceso deje de ser crudo, sangriento e inhumano. En más de una imagen puede verse cuerpos amontonados, salvajismo y desolación. Sin embargo, es la visión que se nos da la que cambia. Al pasar por sus páginas, uno se siente empático de Art y su lucha por sacarle la sopa al papá que resulta ser como muchos abuelos obstinados, ahorrativos en exceso y hasta contradictorio entre lo que vivió y la forma en que trata a sus semejantes,  como cuando discrimina a un extraño por su color de piel.

Lamentablemente, no he tenido la misma suerte para encontrar el Volumen I de la historia, pero estoy a la caza. Maus es una obra que vale la pena y que recomiendo. La próxima vez que vayan al súper (o a La Comer), asegúrense de darse una vuelta por la sección de libros, entre tanta porquería de Cuauhtemoc Sánchez que suelen vender, podrían hacerse con esta joyita de 69 pesos o menos.