Archivo

Posts Tagged ‘Inglaterra’

Been there, read that (CLI)

Harry Potter and The Cursed Child (Parts one and Two)

Aut. J. K. Rowling

Harry_Potter_and_the_Cursed_Child_Special_Rehearsal_Edition_Book_CoverIba a comenzar la presente entrada admitiendo que la serie de Harry Potter a nivel cinematográfico era mi placer culposo pero, pensándolo bien, no tiene porqué ser culposo algo que te guste, simplemente te gusta y ya. De la serie, hablando a nivel literario, sólo leí un libro, Las Reliquias de la Muerte, y lo hice en un sólo fin de semana. La anécdota es chistosa: un día no tenía nada para leer en el baño, así que me asomé al cuarto del amigo con el que compartía departamento en el verano de 2009 y lo único que encontré a la vista fue el último de los libros de H. P., así que me lo llevé conmigo. Como era sólo una lectura de entre 15 y 20 minutos, pasé directamente a las últimas páginas, comencé a leer La Batalla de Hogwarts y quedé fascinado, era un viernes por la tarde y el lunes mi amigo saldría de viaje, por lo que se llevaría con él el libro, salí del baño y lo comencé desde el principio, dos desveladas hasta las 5 am leyendo fueron suficientes para dar cuenta de la obra. Cómo lo disfruté.

Nunca me di el tiempo de leer los demás, supongo que ya no tenía chiste después de saber el final. Cuando salió esta nueva obra de teatro y se anunció la publicación del guión, me mantuve pendiente de esta última pues dudo que algún día se me haga ver la obra en vivo. Por fin llegó a mis manos y, nuevamente, un fin de semana fue necesario para adentrarme en el mundo mágico creado por la autora inglesa.

The Cursed Child narra la historia de dos amigos, los hijos de Harry y Draco, y una tercera persona que resultará no ser tan amistosa al final. Como podrían muchos imaginarse, ser el hijo de Harry, el elegido, no es tarea fácil; la fama no es para todos y, en efecto, no es algo que Albus Severus disfrute: estar siempre acosado por los demás y tener que vivir bajo la sombra de un padre que es admirado por todos (o casi todos). La relación de padre e hijo muestra ser frágil y poco a poco se fractura, ¿habrá posibilidad de que ambos puedan reparar la situación antes de que sea demasiado tarde?

Al ser un guión, se prescinde de la descripción de lugares y pensamientos, la lectura se vuelve ágil y fluida. Concuerdo ligeramente con los comentarios de muchos lectores que afirman que la obra es más bien un fanfiction oficial, pero creo que no entienden que ésta no es más que un complemento del texto utilizado en teatro. Lo cierto es que se disfruta y es un ticket para entrar a ese mundo que muchos extrañábamos.

Sí, hay mucho de Harry, Ron y Hermione; sí, Voldemort estará presente nuevamente en nuestras mentes; y sí, cualquier admirador de libros y películas lo amará.

Been there, read that (LXIV)

La Pesca de Salmón en Yemen

Aut. Paul Torday

Si hay algo que adoro más que un buen libro, es un buen libro regalado; y todavía más, si el libro es regalado a través de algún concurso. Éste fue el caso del que les vengo a hablar el día de hoy (por cierto, gracias a Letras Libres por el regalazo). La Pesca de Salmón en Yemen del inglés Paul Torday es, simplemente, bello y entretenido.

No hablamos de una novela en formato tradicional, Pesca es un libro que a través del diario del protagonista, los correos electrónicos entre los implicados, entrevistas a políticos y algunos interrogatorios, nos narra la historia (ficticia) de cómo se llegó a pescar el primer salmón en una zona desértica de Yemen.

Suena descabellado y, en general, eso es lo agradable del libro: la relación que surge entre los diversos personajes en torno a un proyecto que, está por demás decir, es una locura. Todo empieza como una visión del jeque Mohammed que desea introducir un pez de agua fría en un wadi en Yemén; bajo su visión, el jeque solicita el apoyo y asesoría del Centro Nacional para el Fomento de la Piscicultura que designa al científico Alfred Jones como encargado. Jones descarta desde un principio el proyecto; sin embargo, pronto la oficina de imagen del Primer Ministro británico ve en el proyecto una oportunidad de establecer mejores relaciones con el oriente medio, obligando a Jones a involucrarse de lleno en contra de su voluntad.

El proyecto, se convertirá en una montaña rusa emocional para Alfred que tendrá problemas en su matrimonio y encontrará en su colega Harriet un apoyo emocional que no pudo sentir antes. Harriet, por su lado, sufrirá la pérdida de su prometido en un operativo militar y encontrará en Alfred a un amigo en quién apoyarse.

La Pesca de Salmón es una historia entretenida cuyo tema principal es la fé. Pero no habla de una fé religiosa sino de una fé humana, de esa necesidad que tenemos de creer en algo y de que hasta lo imposible es capaz de ser llevado a cabo. Sin duda, es de lo que más he disfrutado y me mantuvo al pendiente mientras duró. Recientemente se publicó una película basada en el mismo libro; no la he visto y dudo hacerlo pues no quisiera romper con la magia que provocó en mí la obra escrita.

Totalmente recomendable para aquellos que buscan un descanso de la narrativa tradicional y, en general, para todo público lector. Amé la obra del Sr. Torday.

Algunas acotaciones de conciertos pasados

6 octubre 2011 2 comentarios

Lo mío, lo mío, es el Rock y no es ningún secreto. Desde el pasado 24 de septiembre he tenido una muy buena racha de asistencias a conciertos de bandas que, si bien algunas no son mis favoritas pero sí respetables, simplemente han hecho bien su trabajo y me han dejado con un súper sabor de boca. Un pequeño y breve recuento:

Corona Music Fest (Puebla, 24 de septiembre)

Muchas bandas y la compañía de buenos amigos orizabeños. Los Daniels, deconocidos para mí, trajeron buen ritmo y agradables tonadas; Jumbo, entretenido como siempre, se aventaron la única rola que les conozco y la cerveza comenzaba a hacer efecto. Los Amigos Invisibles simplemente prenden, ahí vino la decepción cuando tocaron tan sólo por media hora mientras que Sussie 4 recibió el doble de tiempo. No es por nada, pero esta última agrupación simplemente aburre en vivo y se las dan de muy pros. Fobia, espectáculo para mujeres que se desprendían en gritos e insinuaciones hacia el buen Leonardo. No me quedé a Molotov, pero se dice por ahí que decepcionaron por su nula interacción con el público y su falta de ganas al momento de interpretar, ¿será que ya se sienten demasiado o que ya están cansados?

System of a Down (Palacio de los Deportes, 28 de septiembre)

¡Oh sí! Si hay una banda que yo considere por encima de cualquier otra, es ésta. Poca interacción por parte de los armenios que compensaron con una serie de casi 30 canciones, una tras otra tras otra, así de simple, así de poderosas. No hubo una sóla de la que no supiera la letra, mi garganta me pasó la cuenta días después. Serj Tankian es de esas personas que cuentan con mi total admiración por cómo se desenvuelven no sólo en el escenario sino como seres que llevan a cabo sus ideales. A medio concierto, se tomó unos minutos para dirigir un breve discurso liberal del que recuerdo muy poco a excepción de la primera frase, mientras sonaba música de circo, él recitaba “Come! come! come to see the man that kills the man!”, como si en un show de rarezas se presentara al ser humano actual cuya habilidad es matar a otros seres humanos, a sí mismo. Sin duda el mejor concierto del año, se me hizo ver a mi banda adorada tan sólo una vez.

Whitesnake (Palacio de los Deportes, 30 de septiembre)

Una banda casi legendaria que abría el concierto para una legendaria. Empezaron temprano y por tal motivo me perdí Is this love. Sin embargo, ¿qué más podría decir? Hard rock de la vieja escuela, romántico, nostálgico, poderoso. Se aventaron solos que pusieron a todos de pie. David Coverdale, carismático cedió el escenario varias veces para que sus compañeros recibieran ovaciones una y otra vez. Mis respetos especiales para Brian Tichy que brindó un solo de batería tan genial, que terminó tocando sin baquetas a mano desnuda. Su depedida totalmente emotiva dejó ver en los miembros de la banda un verdadero sentimiento de agradecimiento.

Judas Priest (Palacio de los Deportes, 30 de septiembre)

The priest is back; así es, regresaron para despedirse del público mexicano. Rob Halford reafirmó su posición en el círculo de los dioses del metal, a sus 60 años de edad, demostró tener la voz, la actitud y la energía que reggaetoneros y poperos, con la mitad de su edad, ya no tienen ni tendrán (y ojalá les duela). Hubo de todo, una motocicleta en el escenario, Halford cubriéndose con la bandera mexicana y besándola para el beneplácito de la audiencia, Breaking the law, Painkiller, You’ve got another thing commin’ y demás elementos que hicieron de esa, una velada especial y magnífica. No olvidaré una frase que Rob, en algún momento, recitó: “Hoy, tenemos black metal, death metal, speed metal, nu metal; pero lo importante es que, al final de cuentas, todos somos heavy metal y nadie, absolutamente nadie, puede ni podrá quitarnos eso”.

Me faltan todavía tres grandes eventos a los cuales asistir, pero de esos ya les contaré en su momento.

Keep rockin’!

El carácter de un líder

He, who the sword of heaven will bear,

Should be as holy as severe;

Pattern in himself to know,

Grace to stand, and virtue to go;

More nor less to others paying,

Than by self-offences weighing.

Shame to him, whose cruel striking

Kills for faults on his own liking.

– W. Shakespeare a través del personaje Angelo en su obra Measure for Measure.

Conocer la necesidades de los demás, saber lo que se necesita hacer y hacerlo, ser el ejemplo, ser bondadoso en tiempos de paz  e implacable en la adversidad; todo esto debe ser un líder y, ante todo, tiene que conocerse a sí mismo.

¡Tigre! ¡Tigre!

 El Tigre

William Blake

¡Tigre! ¡Tigre! Ardiendo brillante

En los bosques de la noche,

¿Qué ojo o mano inmortal

Pudo idear tu terrible simetría?

 

¿En qué abismos o cielos lejanos

Ardió el fuego de tus ojos?

¿Con qué alas osó elevarse?

¿Y qué mano osó ese fuego sujetar? ¿Y que hombro y qué arte

Torció las fibras de tu pecho?

Y al comenzar tu corazón a latir,

¿Qué mano terrible o pie terrible?

 

¿Qué martillo? ¿Qué cadena?

¿En cuál horno tu cerebro?

¿Qué yunque? ¿Qué puño terrible

osó ceñir su terror letal? Cuando los astros arrojaron sus lanzas

Y humedecieron sus lágrimas el cielo,

¿Sonrió al contemplar su obra?

¿Aquel que creó al Cordero, te creó a ti?

 

¡Tigre! ¡Tigre! ardiendo brillante

En los bosques de la noche,

¿Qué ojo o mano inmortal

Pudo idear tu terrible simetría?

 

Categorías:Poesía Etiquetas: , , , ,