Archivo

Posts Tagged ‘Series’

Las coincidencias de un final de temporada

Tiene un muy buen rato desde la última vez que me tomé un tiempo para publicar en el blog. Mi entrada al doctorado ha vuelto muy difícil la administración de mi tiempo y, ciertamente, aprovecho los pequeños espacios vacacionales para ponerme al día con mis series, videojuegos, cómics, libros, escritos y películas; ese es el caso de la presente entrada.

Justo acabo de disfrutar del final de la primera temporada de la serie de Daredevil y aunque es algo tarde, no me quise quedar sin compartir algo que me hizo sentir cosquilleos en el interior de mi cuerpo. Daredevil es una serie maravillosa, leí tantas reseñas de fans que la aclamaban, que desde hace varios meses planeaba verla; el destino quiso que la viera justo hasta este fin de semana en el que me di la oportunidad de disfrutar de las cosas para las que no dispongo de tiempo en temporada de clases. A pesar de que también existen quienes la consideran aburrida, supongo que la serie me provoca un feeling especial cuando veo trasladadas todas esas historias de superhéroes con las que sueño al televisor (o pantalla, pues); a pesar de mis 30 años de edad, jamás he dejado de fantasear con ser el superhéroe que salva el día, que protege a los inocentes, que es aclamado por todos, que se enfrenta al mal que no puede ser dominado a través de los medios convencionales. En fin.

Hubo dos grandes coincidencias (alerta de spoiler para quien no ha visto la serie) que me hacen amar la idea de éstas y de que a veces recibimos señales inesperadas.

Primero, después de mucho esfuerzo, Daredevil logra mantener a salvo al testigo que finalmente mostrará al mundo el monstruo que es nuestro futuro Kingpin, Wilson Fisk. Una vez que vemos el inicio de la declaración del testigo ante el FBI, comienza una secuencia de escenas que muestran cómo cada uno de los implicados en los crímenes de Fisk son capturados por las fuerzas federales; todo esto, en escenas de cámara lenta que se hace acompañar de una pieza musical: Nessum Dorma.

Y es aquí donde la coincidencia hace su aparición, pues es Nessum Dorma una de esas piezas musicales muy especiales para mí y que en la mayoría de ocasiones que llega a mis oídos, me hace lagrimear. “Que nadie duerma” recita el tenor, narrando la historia de la cruel princesa Turandot, que le dará su mano en matrimonio al príncipe cuyo nombre no conoce; “al alba venceré” recita el príncipe cuando sabe que al primer rayo de sol habrá ganado. Una descripción perfecta de mi necedad de enamorarme de princesas crueles, y una grata sorpresa en este final de temporada.

Segundo, considero que una coincidencia es más fuerte si viene acompañada de otra que la vaticina. En este caso, la pieza musical sólo fue el anuncio de aquello que me dejó helado. Soy creyente, no entraré en detalles pero lo soy y asisto a misa la mayor parte de los domingos del año. Pues bien, antier asistí a la celebración dominical y una de las lecturas fue la muy conocida parábola del buen samaritano. Cuál ha sido mi sorpresa en este final de temporada, Wilson Fisk es arrestado y puesto a resguardo en un vehículo del FBI. Durante el traslado, Fisk se dirige a los dos uniformados encargados de vigilarlo y tras admitir que no es religioso pero que “ha leído partes de la biblia por curiosidad”, decide narrarles una historia… la parábola del buen samaritano.

wilson-fisk-daredevil

No lo sé, a veces creo que las coincidencias son demasiado bellas como para ignorarlas. ¿Cuál era la posibilidad de que viera este final de temporada justo un día después de otro día en el que por poco y no asisto a misa a escuchar la misma historia que el villano narra? A pesar de que tuve la serie completa en mi computadora durante meses fue hasta esta semana en que decidí verla a través de una cuenta de Netflix que me compartió una persona a quien le dediqué el Nessun Dorma como balada por nuestro amor; unas horas antes me preguntaba qué de diferente tendría mi vida si decidiera cruzar umbrales que me acercan más a lo obscuro que a lo claro de mi personalidad.

Coincidencias, destino, eventos no correlacionados, sólo coincidencias. Si el Kingpin decidió ser el mal que asaltó al hombre herido al que el buen samaritano cuidó, ¿qué es lo habré de decidir el día en que se me presente esa opción?

Been there, read that (CXXX)

16 febrero 2015 1 comentario

A Song of Ice and Fire, Book Five: A Dance with Dragons

Aut. George R. R. Martin

10664113La verdad, es que me quedé picado después de Festín de Cuervos, no me quedó de otra que aplicar el “de una vez” y me aventé el quinto y último (en salir) de la serie de libros que encierran esta fantasía épica. Sí, Danza es el mejor hasta el momento, aquí nos encontramos con los hechos que rodean a los personajes “principales” de la historia: Tyrion, Daenerys, Jon Snow, aderezados con una embarradita de Barristan Selmy, Cersei y Jaime Lannister, Aria, Davos Seaworth, Asha y Theon Greyjoy.

Y vaya que hacían falta los personajes principales pues muchas amistades lectoras se quejaban de la ausencia de ellos en el tomo anterior. La cronología del quinto libro comienza al mismo tiempo que el volumen anterior y, posteriormente, se extiende más allá. Mientras los hechos narrados en A Feast for Crows acontecen en el centro y capital de Westeros, A Dance with Dragons nos lleva a la zona externa del continente, a los límites del norte en la muralla y a las Ciudades Libres, en donde seguiremos a Tyrion en su lucha por llegar a Daenerys y a ésta, enfrentándose a una inminente guerra en contra de la ciudad que ha liberado de la esclavitud.

Jon Snow se encuentra en medio de una carrera contra reloj para reunir una fuerza considerable que posea la capacidad de enfrentar a Los Otros, cuya presencia es inminente. Lo anterior, lo obliga a reclutar a quienes fuesen los enemigos jurados de su orden, la gente libre. Todo esto atraerá el descontento de sus compañeros cuervos, que poco a poco tramarán conjuras en su contra.

Danza de Dragones es largo, sí, pero un largo necesario pues las historias comienzan a apuntar hacia lo que será una reunión decisiva de tramas y personajes en lo que serán los dos últimos libros. Las historias se vuelven indispensables entre sí y no habrá oportunidad de saltarse ninguna, siempre queriendo avanzar un capítulo más para saber qué es lo que ha pasado con otros personajes que no tienen sus propios capítulos, pero que no dejan de ser importantes a través de la visualización que nos proporcionan los primarios.

A estas alturas, no hace falta recomendar, si eres fan de la serie y leíste los anteriores, éste es el libro obligado para recibir la quinta temporada en televisión sin tantas sorpresas (ojalá).

Been there, read that (CXXIX)

A Song of Ice and Fire, Book Four: A Feast for Crows

Aut. George R. R. Martin

Festín de CuervosEncuentro este deja vu algo curioso: Hace un año, terminaba el libro que comenzaba a leer durante las vacaciones decembrinas, la primera parte de la saga; comienza el 2015, y termino el libro que comencé a leer estas últimas vacaciones decembrinas, el cuarto de la saga. La persona que me los obsequió, sigue teniendo la importancia que tenía en ese entonces y las circunstancias que me rodean son las mismas de aquellos días.

Después de la tercera parte, que coincidía con el término de la cuarta temporada de la serie televisiva, nos encontramos con Festín de Cuervos. Tywin Lannister ha fallecido y su muerte acarrea una serie de cambios imprevistos en el juego de tronos que se establece en Westeros. Cersei ha asumido el manto de la reina regente e inicia una desesperada serie de acciones para deshacerse de la esposa de su hijo, no se da cuenta que todas esas acciones podrían terminar afectándola a sí misma. Observamos a un Jaime que se ha desencantado de su hermana y que lucha por honrar los votos que ha hecho a sus propios enemigos.

De igual manera, seguimos a Sam en un viaje a través de las costas mientras trata de llevar al viejo Aemon Targaryen a la ciudadela donde le espera su última morada. Arya se convierte en una sirviente del Dios de Varios Rostros y Sansa asume el papel de la hija bastarda de Petyr. Por último, Brienne continúa una errada búsqueda de las hijas de Catelyn Tully que la llevarán a reencontrarse con una antigua amiga ya olvidada.

La sorpresa que causa una gran desesperación, es que no sabremos nada sobre Tyrion, Jon Snow, Daenerys o Stannis Baratheon a lo largo del libro. El motivo es que Festín de Cuervos se centra sólo en los acontecimientos que rodean a King’s Landing, de este modo, la historia del cuarto libro se desenvuelve al mismo tiempo que el quinto, Danza de Dragones, por lo que tendremos que esperar a la lectura de éste último para saber lo que pasa fuera de Westeros.

La saga continúa y los libros se disfrutan cada vez más. A estas alturas, no es necesario recomendar la lectura pues después del segundo, la lectura de los libros siguientes es una obligación. Esta próxima temporada televisiva de la serie, estará que arde.

Sobre la confianza y el dolor

12 diciembre 2014 1 comentario

Rescato dos piezas de diálogo de una serie que he estado disfrutando bastante; en la primera, el protagonista reflexiona sobre los dos tipos de personas en las que podemos poner nuestra confianza; en la segunda, un ángel le pregunta a uno caído cómo es el dolor, me encantó la forma en que lo describió.

Confianza

I suppose it could be liberating to take a leap of faith, to shrug off the burden of proof for the promise of hope. It takes trust to turn darkness to light. And those who trust risk putting their faith in the wrong hands. For there are those who pray for you… and there are those who prey on you.
And no matter how careful you are, sometimes you just can’t tell the difference.

(Supongo que podría ser liberador el dar un salto de fe, intercambiar la carga de la prueba por la promesa de esperanza. Se necesita confianza para convertir la obscuridad en luz. Y aquellos que confían, se arriesgan a poner su confianza en las manos equivocadas. Pues hay quienes rezan por ti… y hay para quienes eres presa. Y no importa qué tan cuidadoso seas, a veces no puedes encontrar la diferencia.)

Dolor

—What’s it like? Pain.
—It comes in waves. You feel helpless. You can’t fight it. It becomes about making it to the other side, shrinking your world down to one fine point. When that wave melts away, you feel relief. Just for a moment, ‘till it comes back to remind you.

(—¿Cómo es? El dolor. —Viene en olas. Te sientes indefenso. No puedes combatirlo. Se trata de llegar al otro lado, de encoger tu mundo a un punto fino. Cuando esa ola se desvanece, sientes alivio. Sólo por un momento, hasta que regresa para que lo recuerdes.)

El beso en Gotham

Selina and Bruce

Recuerdo cuando después de ver el tercer capítulo, decidiste que no era el tipo de serie que te hubiese gustado seguir viendo. En efecto, ese tercer capítulo “The balloon man” resultó todo un fiasco y parecía ser que la serie terminaría siendo un churrazo. Decidí seguir viendo el programa, son demasiadas las referencias al cómic y ya sabes que soy un nerd/geek irremediable.

Definitivamente, la serie tuvo su redención, en un capítulo la trama giró alrededor de una droga, Viper, que resultó ser el antecesor de Venom, la misma droga que Bane se inyecta para tener esa fuerza que le ayudó a, prácticamente, romperle la columna al héroe.

Los útlimos dos capítulos fueron todavía mejores. Un Batman que todavía no lo es, Bruce Wayne, un niño que trata de hacerse fuerte y rudo ante una Gatúbela (que todavía no lo es) que ya es ruda y fuerte. Como tú y yo. Yo tratando de ser el mejor, de ser el fuerte, de ser rudo, de ser el que puede con todo en un mundo que me aplastaría; tú, siendo fuerte, testaruda y ruda, como lo has sido desde quién sabe cuándo, que ya lo eras cuando te conocí.

Muchas son las ocasiones en que ella le insinúa la idea de un beso, cuando por ser testigo del asesinato de los padres del niño, se le otorga asilo en la misma mansión de la víctima. Él la mira con deseo y con temor, ella actúa indiferente antes sus negativas y su pavor.

Después de tanto ajetreo, por fin, el beso. El mismo beso que seguramente nos dimos la primera vez. Yo tan temeroso, tan estúpido e ingenuo. Tú tan decidida, tan deseosa de mis labios. Hoy, yo tan meditabundo de las razones por las que no estamos viendo series juntos, tú tan arraigada a esas costumbres que te negaste a abandonar.

Su cabello corto, el tuyo; su peinado ñoño, el mío… ya entenderás el resto de la analogía.

Been there, read that (C)

A Song of Ice and Fire, Book Two: A Clash of Kings

Aut. George R. R. Martin

A-Clash-of-KingsAntes que nada, debo aclarar lo obvio: el Sr. Martin es uno de los escritores más crueles que he conocido para con sus personajes. No soy la centésima parte del escritor que me gustaría ser (o de lo que él es) y aún así no concibo la forma en que él tiene la facilidad de hacer sufrir y darles final a cada uno de los nombres que dan vida a la historia. Aclaro, no es queja, pero o soy demasiado débil o tengo el corazón muy muy muy de pollo debido a las decepciones amorosas que me inundan (vayan ustedes a saber).

Choque de Reyes, es genial y hermoso. Tal vez sea que la mayor parte del libro se centra más en Tyrion que en Arya, Sansa, Jon, Davos, Catelyn o Theon, o tal vez sea, nuevamente, darse cuenta de la mutación y cambio que hay en el cariz que toma una historia cuando los detalles de la serie de televisión desvanecen y entiendes mejor el porqué de situaciones que no son explicadas en la pantalla de un monitor.

Arya jamás atendió a Tywin Lannister, Osha jamás se acostó con Theon, Theon jamás fue traicionado por sus hombres cuando quería mantener su control sobre Winterfell y desde ya, nos damos cuenta que Roose Bolton jugará un papel más importante que el de sólo salir y dar una estocada final en la tercera temporada. A diferencia de Juego de Tronos, Choque de Reyes se separa cada vez más de la historia que nos muestran en la serie y es necesaria su lectura para comprender agujeros que se dejan en la producción de HBO.

Con decir que Daenerys ya había visualizado la escena de la boda roja muchísimo antes que Robb Stark siquiera hubiese conocido a la mujer de la que se enamoraría más tarde. En fin, no es menester de esta pequeña “reseña” el de echar a perder más sorpresas que las que arruina la misma serie cuando omite situaciones que dan mucho sentido a comportamientos de uno u otro personaje.

Pasional, bélico y trepidante son los tres adjetivos con los que califico al segundo libro de la saga. Y ¡vaya saga!

P.D.: ¡Tyrion Lannister es la mata!

Buenos pensamientos por la mañana

Contrario a lo que nos demuestran las series del AXN o el Sony, la existencia de asesinos seriales hace mejor a este mundo. En verdad, hay personas que tengo que ver todos los días al llegar al trabajo y lo único que pasa por mi cabeza es “Mata, mata, mata…”.

Y no me digan que no les ha pasado. Por lo menos ya existe alguien que hace el trabajo sucio y que podría cumplir con nuestros más obscuros deseos (o los de alguien más).

Malo cuando te toca “la de malas” y bien valga esa redundancia.