Archive

Posts Tagged ‘Cine’

Gonna fly now

21 febrero 2015 1 comentario

Rocky

Todos tenemos un par de películas que, al verlas, nos han cambiado la vida. Por lo menos, yo cuento con un par de ellas. Una de las que más me han marcado, es la de Rocky, protagonizada por Sylvester Stallone. Su estreno fue en 1976, por lo que ni en sueños pude haber tenido la oportunidad de mirarla en el cine. Tal vez tenía 5 o 6 años de edad cuando la vi por primera vez en alguna de las Trilogías de los domingos en Canal 5. De inmediato, fue una película que se convirtió en mi favorita y que, a lo largo de los años, ya he de haber visto una centena de veces, y eso es poco.

La sorpresa de la semana, consistió en haber entrado a mirar la cartelera del cine y encontrarme con que Cinemex está proyectando películas clásicas entre las que, precisamente, se encuentra Rocky. Anoche por fin la vi en cine, un sueño hecho realidad el mirarla en una sala que además resultó ser de esas VIP con butacas comodísimas y espacio de sobra para las palomitas y el refresco.

Como era de esperarse, no contuve un par de lágrimas con el final. Es de esas películas que nunca dejan de conmoverme y que despiertan muchas emociones fuertes en mi interior. De alguna manera, me identifico con el personaje (y con el actor, no hay mucha diferencia entre las dos contrapartes): un perdedor que obtiene la oportunidad de su vida por un simple azar del destino. Su forma de hablar, de comportarse ante las críticas de los demás (sonriendo, siendo indiferente en apariencia pero afectado profundamente por éstas), su deseo de amar a una mujer que está muy lejos de ser perfecta pero que para él lo es.

Esa necesidad de un triunfo que pueda dedícarselo no sólo a quien ama sino a quienes dijeron y pensaron que jamás podría hacerlo. No hablo en un sentido deportivo, hablo en el sentido de los logros de toda una vida, de saber que no era necesario ganar ese último combate, lo que era necesario era demostrar que podía estar ahí y recibir todo el castigo, ser derribado y volver a levantarse. De eso, creo que siempre se ha tratado mi vida.

Rocky Balboa soy yo y somos todos los que estamos dispuestos a aguantar los 15 rounds, no importan los puntos, no importa qué tan duro nos golpeen, no importa cuántas veces nos derriben; cuando nuestros propios amigos, hermanos y padres nos digan “quédate abajo, ya hiciste suficiente”, es cuando con más fuerza nos levantaremos. Going the distance, es la expresión.

Mickey loves you

Bukowski, Rourke

Barfly-production_still-namelesshere

No es lo mejor de dos mundos pero me gusta…

¿Ya vieron Bad  Ass? Yo ya, y muero de ansias por ver Machete 2.

Dirty Laundry (Corto)

De esos cortos independientes que funcionan mejor que los largometrajes de las grandes productoras. Fanáticos de Punisher, ¡disfruten!

Todo lo que un hombre necesita

10 diciembre 2011 1 comentario

[…] Pero tenía una idea. Pediría un crédito. Yo contrataría y despediría a la gente. Tendría un escritorio de caoba lleno de botellas de whisky. Tendría una mujer con pechos de la talla 40 y un culo que haría que el chico de los periódicos de la esquina se corriese en los pantalones cuando la viera contonearse. Yo la engañaría con otras y ella lo sabría y no diría nada para poder seguir viviendo en mi casa gozando de mi fortuna. Despediría a hombres sólo por advertir una leve sombra de disgusto en sus caras. Despediría a mujeres que no esperaban que yo las fuese a despedir.

Eso era todo lo que un hombre necesitaba: esperanza. Era la falta de esperanza la que hundía a un hombre.

– Charles Bukowski a través del personaje Hank Chinaski en Factotum.

Espinas

Tengo un buen de películas pendientes, y cada que tengo la oportunidad de verlas, termino viendo capítulos repetidos de Two and a Half Men o las mismas películas de siempre, tal vez me ahorran la fatiga de encender el Xbox, poner el disco y reproducir los Dvd.

Anoche fue una de esas noches, sólo que en esta ocasión al pasar los canales sin sentido, me encontré una película en el canal de cine mexicano y, aunque mi opinión es variada sobre tal, la chica que salía en escena cargando un pequeño cactus llamó mi atención; cuando me di cuenta, terminé de ver el resto de la película sin siquiera apagar la luz.

La obra recibe el nombre de Espinas, y ante todo, es una película de realidades. Grosso modo, es la historia de una chica callada de clase media baja del DF, su papá es un alcohólico que sacia su sed tomándose los restos de cerveza que encuentra en botellas sin dueño en el bar cercano a su casa; por lo avanzado de la cinta, no supe qué fue de la mamá aunque un par de vistazos retrospectivos me llevo a concluir que huyó de la casa a causa de las golpizas que el borracho le acomodaba. Magdalena tiene también un hermano cuya homosexualidad no es aceptada por los demás.

Para acabarla de fregar, la protagonista es despedida de su trabajo y es forzada a tener relaciones sexuales por un maleante del que se termina enamorando. Es el mismo maleante que más tarde asesinará al hermano por el simple hecho de ser “maricón”.

Es una de esas películas que te dejan pensando y te hacen reflexionar sobre la verdad que encierra cada puerta que vemos al recorrer las obscuras calles de un Distrito Federal que, aunque todavía no resiente los embates de una guerra contra el narcotráfico, sí contiene miles de guerras privadas en cada hogar.

Es una película sin final feliz, como suele ocurrir en la realidad. No verás partes alegres, sólo crudeza y sufrimiento como el que sólo en una sociedad humana puede existir. Si la encuentran y no tienen corazón de pollo, la disfrutarán.

Como dato curioso, al terminar el filme, apunté en mi block de notas mental el nombre de la actriz. No les voy a negar que me gustó. La busqué en twitter y la encontré, de inmediato le comenté que la acababa de conocer en la película y que se había ganado un fan.

Inesperadamente para mí, Mariannela Catañ0 (aunque en los créditos sale con una sola n), marcó mi tweet como uno de sus favoritos y me mandó el DM que les presento a continuación:

Y creo que son esos pequeños detalles los que hacen que un artista en verdad tenga fans.