Archive

Archive for 31 diciembre 2010

Been there, read that (XIX)

31 diciembre 2010 2 comentarios

Circo de Pulgas

Aut. Juan Carlos Reyes

Hace un par de semanas recibí invitación para asistir a la presentación de una colección de obras narrativas titulada La Letra Digital. Uno de los principales motivos para asistir fue la figuración del nombre de un buen amigo y compañero de trabajo entre los de los cinco autores del compilado, Juan Carlos Reyes Vázquez.

Tras recibir de obsequio uno de los cinco libros que forman la colección gracias a mi participación en la sesión de preguntas y respuesta del evento, me apresuré a comprar el libro correspondiente al autor aludido para así recibir una firma y dedicatoria especial. Una vez en mi repisa de “pendientes”, apresuré la lectura de la obra de Don Porfirio y así tener tiempo para criticar la creación de mi ex asesor periodístico.

Por supuesto, Juan me pidió una opinión sincera y eso escribiré: Circo de Pulgas es una recopilación en las que el autor nos toma de la mano y lleva a través de temas variados e inesperados. Con inesperado me refiero a una variedad de temas que, pensarás, te llevan hacia una conclusión plausible o sencilla y reconocible; por el contrario, te llevarán a conclusiones inimaginadas, a veces creeremos que sin sentido. Lo creeremos así por lo menos hasta haber reflexionado en lo que se nos trato de hacer entender; muy probablemente esté equivocado y lo que me imaginé y/o concluí no tenga nada que ver con las verdaderas intenciones del escritor.

Algo que también he notado, es la recurrencia de ciertas alusiones. Es común que en las narraciones nos encontremos escenas de niños jugando en algún punto espacial del cuento (descritas de maneras diferentes) o referencias a fiestas de cumpleaños y celebraciones del estilo.

Comentaba mi padre, que también tuvo la oportunidad de leer la obra, sobre la forma de la  escritura en la que, al parecer, se escriben frases sin tón ni son para después caer sobre una conclusión que las hace pasar de la “fumadez” a un sentido claro.

Aut. Juan Carlos ReyesBakar es el título que da paso a las demás historias y donde claramente nos daremos cuenta de lo que podríamos o no esperar de las demás. Un must read es, definitivamente, Silla eléctrica para moscas en donde un infomercial, de esos que sólo podrían aparecer en los pensamientos de un hombre influenciado por alguna droga, será lo primero que nos venga a la mente. Ya existe un cortometraje sobre esta lectura.

Historias variadas. Despertarán sentimientos variados, desde gracia y risa hasta tristeza o incluso temor. Es una buena manera de adentrarse en la escritura contemporánea y de darle una oportunidad a quienes se esfuerzan por llevar el amor a la lectura a la población de un país que lo necesita. El único tipo de personas a quienes no lo recomiendo, es a aquellas que no favorecen la escritura no estructurada o aquellos que prefieren un estilo de narración clásico y/o lineal.

Dentro de un par de meses lo volveré a leer, cuando sienta la necesidad de ver el mundo a través de otros ojos y pensamientos.

Been there, read that (XVIII)

El último brindis de Don Porfirio

Aut. Rafael Tovar y Teresa

Después de observar y juzgar el mar de publicidad que se le hizo al festejo del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución Mexicana, no pude evitar el buscar algún tipo de lectura que me contagiase de algo más que una buena oportunidad para vender cualquier objeto agregándole el nominativo de la fiesta al nombre genérico de ese mismo producto (Complicado, lo sé, pero no hubo una sola tienda que no tuviese el “Bicentenario” junto a alguna oferta). Fue gracias a tal búsqueda que me tropecé con la presente obra en el pasillo de una conocida tienda de autoservicio.

Si, al igual que yo, piensas que el grito, los desfiles, el gigante, y las demás cosas que se hicieron, rayaron en lo común, caro, y, por encima de todo, soso y olvidable, éste es tu libro. Creo que gracias al gobierno del cambio, es más fácil ver como las mafias se adueñan de nuestras ciudades que un festejo digno de ser llamado el cumpleaños número 200 de la patria (cosa que realmente se cumple hasta dentro de 11 años).

El último brindis de Don Porfirio describe a detalle, apoyándose con un buen acervo fotográfico, los festejos que se llevaron a cabo hace 100 años. Gracias a ello, podemos hacer una ingrata comparación de los presupuestos, detalles y personajes que componían tanto al gobierno como al pueblo mexicano en la conmemoración del inicio de la lucha independentista. De igual manera, veremos un par de detalles desconocidos sobre la antesala del evento llamado Revolución Mexicana.

Lectura simple y directa, no se necesita de gran comprensión pues el tema principal se centra en las fotografías y la descripción de eventos sociales y culturales. Si alguien piensa que lo único que se ha rescatado de aquel entonces son los centenarios, se dará cuenta que el festejo administrado por el buen Porfis, dejó claramente las bases del Distrito Federal que hoy conocemos (en cuanto a arquitectura y nombramiento de calles, lo demás se ha acumulado de forma independiente).

En fin, podría escribir páginas de por qué pienso que la forma en que se celebró lo que se celebró (sic) este año no valió la más mínima pena; pero prefiero dar el beneficio de la duda a quien lea este libro y pueda emitir una opinión propia.

Hay de Benitos a Benitos

Uno de esos hechos históricos, curiosos y que pasan desapercibidos para las personas, llamó mi atención al estar leyendo una de mis adquisiciones literarias más recientes. Tal evento se lleva cabo (más bien se sitúa mucho antes) durante los festejos del Centenario de la Independencia de México, gracias al reconocimiento que Benito Juárez tenía en suelo Italiano. Una de las crónicas de aquellos tiempos nos narra:

La Delegación Italiana (invitada a los festejos del centenario) buscaba recordar al padre de la independencia italiana (Garibaldi), quien escribió a Juárez después del triunfo contra el intervencionismo francés: “cuando una nación se desembaraza de sus opresores, como lo ha hecho México, con tanta constancia de heroísmo, merece una palabra de encomio, y un saludo de naciones hermanas […] ¡Salve Oh, Juárez, veterano de la dignidad humana, salve!”.  Ese entusiasmo fue el que llevó a un campesino del norte italiano a bautizar con el nombre del destinatario de la carta, Benito Juárez, a su hijo de apellido Mussolini.

Rafael Tovar y de Teresa en El último brindis de Don Porfirio.

Curiosidades y vueltas que da la vida y que relaciona a los personajes más contrarios tanto en acciones como en ideologías. Después de todo, entre ser el Duce o el Benemérito de las Américas, hay más diferencia que la simple distancia entre México e Italia.

Been there, read that (XVII)

El libro de los cinco anillos

Aut. Miyamoto Musashi

Debido a una falta de atención por parte de un servidor, en un viaje al hogar paterno quedó olvidado el libro que me encontraba leyendo y al que le debería corresponder la presente reseña. Afortunadamente, un pedido que recién realicé a una librería por internet, arribó de manera prematura dándome la oportunidad de continuar mis vicios de lectura y de escritura.

Hoy les brindo una obra mítica, escrita por aquel que es conocido como el más grande samurai de la historia. Hablo del Señor Miyamoto Musashi y su pergamino titulado El Libro de los Cinco Anillos. Lo primero que se debe mencionar sobre la obra del ronin, es que, para el ojo “poco entrenado”, será una obra vaga, corta y con muy poco sentido; lo anterior se debe a que, fue escrito para su alumno (creo que fue sólo uno) y, por tal motivo, señala puntos básicos sin ninguna descripción que permita imaginar las técnicas.

Mencioné que era para un ojo “poco entrenado” pues, enmedio de la sencillez, el escrito resulta sumamente complejo y aplicable en la vida que (sic) vivimos día a día. Se necesita leerlo en más de una ocasión y es necesario comprender el objetivo y los alcances que el maestro nos muestra narrando las bases de su escuela de combate, la técnica de los dos sables.

Es necesario leer entre líneas, ver más allá y saber en qué situaciones queremos aplicar los conocimientos que deseamos adquirir; de otra forma, nos encontraremos con poco más que el manual de cómo armar algún mueble o utilizar un electrodoméstico, sin saber cómo utilizar alguno.

No puedo decir más, lo cierto es que hay que leerlo para entender lo que he estado tratando de explicar. Una primera lectura no debería llevar más de un par de días. Divido en cuatro partes (una quinta a modo de conclusión), veremos la base de la escuela de los dos sables, el ataque, la defensa (que no es defensa realmente) y las desventajas de otras escuelas basadas en diferentes técnicas  métodos.

Al final, no dudo de lo que escribió el maestro, depués de todo, jamás fue derrotado.

En el Manuscrito del Agua

Pensando pausadamente, comprendiendo que es obligación de los guerreros practicar esta ciencia, decidamos que hoy venceremos al YO desanimado del día anterior, y que mañana derrotaremos a aquellos que tienen menor capacidad; posteriormente venceremos a aquellos que tengan más capacidad.

[…] Esto es algo que exige una total consideración: mil días de práctica para el entrenamiento y diez mil días de entrenamiento para refinarlo.

– Miyamoto Musashi en El Libro de los Cinco Anillos

Categorías:Citas Etiquetas: , , ,