Archivo

Posts Tagged ‘Recuerdos’

Fragmentos: Un epílogo más para la colección

4 octubre 2015 1 comentario

Sé que estuvo mal, otra de mis reacciones impulsivas, otro de mis alardes de estupidez traducido en una expresión de intensidad pendeja y sin sentido. Pero, ¿cómo suponías que debía reaccionar? Estar contento y feliz, fingir que puedo bailar con otras del mismo modo en el que tú puedes bailar con otros frente a mí. Sabes que no puedo hacerlo.

En un principio lo estábamos logrando, cada quién feliz por su cuenta; a pesar de estar en la misma mesa, podíamos disfrutar de una noche de fiesta en la que eramos libres; libres de coquetear, de sonreírle y bailar con quien nosotros quisiéramos. Eramos libres de darle esperanza a todos esos individuos que fantasean con nuestras personas, porque así somos, ambos (y lo sabemos) sacamos suspiros a diestra y siniestra: tú, la professional teaser, y yo, el que le dice sí a todas pero que sólo a ti te dice cuándo.

De repente, bailamos espalda con espalda. De repente, estamos frente a frente. De repente, estamos en la zona donde nadie estorba. De repente, me abrazas. De repente, te abrazo y beso tu mejilla, beso tu frente. De repente, a pesar de todo lo que decías que no harías, ahí estamos, bailando, juntos, sonriéndonos. Y el mundo, deja de figurar entre lo que nos importa en el momento.

Regresamos sólo para verme frustrado, porque en el momento en que te me acercaste y moviste mi switch de la posición de apagado a la de enamorado, entonces me empezó a importar que estuvieras cerca de cualquier otro. Entonces te miro con alguien más y la impotencia se vuelve eterna, imposible de afrontar. Antes de romper el vaso en mi propia mano, lo precipito contra el suelo. No quiero estar ahí, no quiero verte con alguien más. ¿Por qué no te has ido?

Si lo mío es estupidez, ¿cómo he de llamarle a lo tuyo? Pudiste seguir con quien quisieras, ¿por qué debías abrazarme y presionar esos botones en una combinación que sólo tú conoces?

Te acercas, me dices que nunca más volverás a estar cerca de mí. Lo acepto, es lo mejor para ambos. Me atrevo a pedirte que desaparezcas de mi vida, tal vez sea eso lo mejor que podría pasarnos. Por lo menos podríamos seguir así, fingiendo que la vida fue siempre buena hasta el momento en que nos aparecimos uno frente al otro.

No me arrepiento, no vale la pena sentir una culpa que no cambiará el pasado, ni vale la pena preocuparse por un futuro incierto, sólo existe el presente. Y el presente es este: te sigo amando, sigo soñando contigo, sigo creyendo que mientras haya amor ocurrirá un milagro. ¿Dónde están los milagros? ¿Dónde está esa magia en la que creíamos? ¿Dónde quedaron esos momentos en los que nos mirábamos y sabíamos que teníamos toda una vida por delante para seguir mirándonos?

Sueño con tu mirada, me ahogo en la esperanza de que, como en un partido de americano, en el último minuto habrá una serie ofensiva que nos llevará a ganarlo todo. ¿Podremos recuperar el balón a tiempo? ¿nos quedan los tiempos fuera necesarios?

Luna de mi vida, quiero renunciar a ti, pero no puedo hacerlo. ¿Puedo pero no quiero? Ya no puedo saberlo. Sólo sé que estoy aquí, madrugando, sin haber dormido, sosteniéndome de los recuerdos y los supuestos. Creyendo que esta misma noche, duermes y me sueñas, o que despiertas y te preguntas si vale la pena seguir guardado resentimientos de mis acciones. ¿Pasará por lo menos por tu mente ese pensamiento en el que me justificas un poco así como yo justifico cualquiera de tus malas (o por lo menos lo que yo considero malas) acciones?

Te sueño y te sueño…

¡Seamos huikritores!

Manifiesto de la Literatura Huiqui

Versión 3.1

I. Axiomas Huiqui:

  1. Toda lectura es escritura: todo lector, un escritor.
  2. Los derechos de escritor terminan en el punto inicial de la lectura. A partir de este punto, sólo existen los derechos de lector.
  3. El primer derecho de lector consiste en despojar al escritor de su texto para reescribirlo. Llamaremos a este acto huiquificación, al conjunto de sus producciones literatura huiqui y al derechohabiente, huiqritor.
  4. El segundo derecho de lector consiste en publicar la referida huiquificación de manera inmediata, tantas veces y en tantas versiones como el derechohabiente considere necesario.
  5. El papel del Internet es el papel natural de la literatura huiqui.

II. Corolarios derivados de los anteriores axiomas:

  • No hay mala literatura, sólo malas versiones esperando un huicritor.
  • La literatura no se crea ni se destruye, sólo se huiquifica.
  • La vanidad pierde al hombre en general y al escritor en particular. La literatura huiqui es un instrumento para acabar con la vanidad, si no del hombre, del escritor.
  • El Quijote es el único texto no huiquificable. Por extensión, el texto en donde Borges huiquifica el Quijote, tampoco lo es.
  • Este manifiesto tiene la modesta pretensión de cambiar para siempre la historia de la literatura (huiqui).
  • Salvo los textos citados en la cláusula a), todo texto es huiquificable, incluido el presente manifiesto.
  • Muchos años después, frente al pelotón de huiquilamiento, el dinosaurio recordó el día en que seguía ahí.

III. Movimientos de la literatura huiqui:

  • Huiquihomenaje: El huiqritor ante la obra de un gran escritor.
  • Huiquisalvamento: El huiqritor ante la maniobra de Isabel Allende.
  • Hara-wiki: El huiqritor antes sus sobras completas.

IV. Procedimientos de la literatura huiqui:

  1. Antes de comenzar, conjugue: yo huiquifico, tú huiquificas, él huiquifica, nosotros huiquificamos, ustedes y ellos huiquifican. Vosotros (esperamos) huiquificaréis también.
  2. Instrucciones para huiquificar:
    • Localice un texto.
    • Exprópielo aplicando el siguiente epitafio:

      Con el poder que me confieren
      los derechos de lector
      expropio este texto
      de las manos de su autor
      para entregarlo al árbol
      de la literatura huiqui.
    • Huiquifíquelo siguiendo alguno de los tres movimientos de la literatura huiqui.
    • Bautícelo según la siguiente convención:

      título_original.escritor_despojado.wikritor_1.wikritor_2...wikritor_n.wiki
      (ejemplo: don_quijote.pierre_menard.borges.huiqui)
  1. Para un primer acercamiento a la literatura huiqui, pronuncie continuadamente la palabra kiwi diez veces (de preferencia sin respirar).

“Gutemberg agoniza”

Oswaldo Zavala, Miguel Tapia Alcaraz, Jorge Harmodio, Marcos Eymar

El Cuadrante de Caborca, abril del 2007.

http://www.literaturawiki.org

Poema de amor a una chica que hacía striptease

Hace 50 años yo miraba a las chicas
que se desnudaban y contoneaban
en el Burbank y en el Follies
y era muy deprimente
y muy dramático,
la luz iba cambiando del verde al
púrpura y al rosa
y la música era fuerte y
vibrante,
ahora estoy aquí sentado esta noche
fumando y 
escuchando música
clásica
pero aún recuerdo algunos
nombres: Darlene, Candy, Jeanette
y Rosalie.

Rosalie era
la mejor, sabía cómo hacerlo
y nos revolvíamos en los asientos y
rugíamos
cuando Rosalie brindaba magia
a los solitarios
hace ya tanto tiempo.

Y ahora, Rosalie,
estarás muy vieja o
muy quieta bajo
tierra,
yo soy aquel chico
con la cara llena de granos
que mentía sobre su edad
sólo para poder
verte.

Eres buena, Rosalie
en 1935
suficientemente buena como para recordarte
ahora 
que la luz es amarilla
y las noches son 
lentas.

– Charles Bukowski

Tal vez, algún día, dentro de 50 años, poco más, poco menos; escribiré algo parecido para una chica llamada Diana, tal vez Marishka, tal vez Mariana, tal vez, sólo tal vez.

Re Vuelta

[…] Revuelta, que desde la Universidad de las Américas (Puebla) se presentó como una alternativa que buscaba un re-greso a Vuelta, es decir, un encuentro de la generación nacida a finales de los setenta con el pasado fundacional de la aventura emprendida por (Octavio) Paz, pero que al mismo tiempo aspiraba a ser una revista que actuaba en rebelión, como alternativa de pensamiento al liberalismo que caracteriza a Letras Libres […] Como tantas otras, Revuelta desapareció cuando se vio imposibilitada de sobrevivir con sus propios medios.

– Pablo Raphael en La Fábrica del Lenguaje S. A.

Curioso como funciona la maquinaria de la vida; en mis tiempos de estudiante universitario becario del Departamento de Publicaciones, tuve la oportunidad de coleccionar todos y cada uno de los números de Revuelta, los obtenía gratuitamente pues tomaba mis ejemplares de las mermas o de aquellos que no pasaban control de calidad debido a un mal corte u otro defecto.

Hoy en día soy lector asiduo de Letras Libres, considerada la sucesora de Vuelta. En aquellos entonces no leí las revistas, sólo las coleccioné, no tenía idea del significado del nombre hasta el día de hoy en que el Sr. Raphael trajo a mí este recuerdo y una comprensión tardía de su razón de ser. Las buscaré y disfrutaré de aquello que mi inmadurez literaria, hace años, no me permitió reconocer. 

Propósitos 2011: Resultados

En menos de 72 horas habrá terminado el año del Señor, 2011; es hora de hacer una pequeña retrospectiva y revisar aquellos deseos o propósitos que hice hace 12 meses para el resto del período que se encuentra a punto de terminar. He aquí los resultados:

1. Más horas de sueño. El propósito consistía en dormir por lo menos siete horas diarias, lamentablemente no he logrado alcanzarlo y creo que cada vez duermo menos; eso sí, hallé un nuevo trabajo que me obliga a dormir un poco más y aunque no son 7 horas, por lo menos duermo unos 45 minutos más que el promedio diario durante el año. Status Final: No Cumplido.

2. Torso de gladiador. El objetivo de tener el torso de un gladiador, digno de aparecer en la serie Spartacus, en definitiva no se cumplio. Sin embargo hubo algo interesante, gracias a la dieta otorgada por la nutrióloga de mi anterior trabajo, logré bajar más de 10 kilos en apenas un mes, me he dado cuenta de que se puede lograr algo. Status Final: Cumplido con Reserva.

3. Ahorrar. No fue gracias al ahorro sino al finiquito del cambio de trabajo y a unos días extra que se cumplió. Status Final: Cumplido.

4. ¡Escribir!. Sigo en las mismas, me esfuerzo por hacer algo bueno y comienzo a escribir pero todo se queda a medias, tal vez sea demasiado autocrítico y nada me termina gustando; eso sí, a mediados del año conseguí publicar un brevísimo relato en un concurso de Librerías Gandhi titulado El Último Libro del Mundo, fui muy feliz. Status Final: No Cumplido con Avances.

5. La maestría. Cumplido al 100% llevo el avance óptimo de materias y un promedio de 95. Status Final: Cumplido.

6. Bailar salsa. Ni me pregunten, no he aprendido a bailar. Status Final: No Cumplido.

7. De vuelta al ring. Lamentablemente, los horarios laborales no me han permitido acceder a clases de ningún tipo de arte combativo, he encontrado una escuela que se ajusta a mi horario pero será hasta el próximo año. Status Final: No Cumplido.

8. Cambio de búnker. Sigo viviendo en el mismo lugar y cada vez quepo menos. Status Final: No Cumplido.

9. A bloggear se ha dicho. En hora buena, he mantenido un buen nivel de publicaciones con un promedio mayor a una entrada por semana. Status Final: Cumplido.

10. No olvidemos la lectura. La meta era leer 12 libros este año, leí 22 libros sin contar que algunos eran compilaciones, voy por buen camino. Status Final: Cumplido con Honores.

11. Tolerancia. He realizado avances, sin embargo, hay personas que simplemente no soporto y no puedo evitar el mostrar mi desprecio incluso de frente. Status Final: A medias.

12. Reducir los vicios. Según ésto, reduciría mi ingesta de bebida alcohólicas; tristemente, mi nueva afición a la cerveza artesanal no ha ayudado en nada y me ha creado un nuevo hobby: coleccionar botellas de cerveza. Status Final: No Cumplido.

En fin, 4.5 de 12, pésima calificación. Lejos de la falta de compromiso, los desaciertos del año tuvieron más que ver con las condiciones laborales que se me han planteado; sin embargo, es cuestión de comenzarlos y después dejarme llevar por la inercia. He visto que muchos deseos sí se pueden y sólo debo dar el primer paso. Ya viene un año mucho mejor.

Algunas acotaciones de conciertos pasados

6 octubre 2011 2 comentarios

Lo mío, lo mío, es el Rock y no es ningún secreto. Desde el pasado 24 de septiembre he tenido una muy buena racha de asistencias a conciertos de bandas que, si bien algunas no son mis favoritas pero sí respetables, simplemente han hecho bien su trabajo y me han dejado con un súper sabor de boca. Un pequeño y breve recuento:

Corona Music Fest (Puebla, 24 de septiembre)

Muchas bandas y la compañía de buenos amigos orizabeños. Los Daniels, deconocidos para mí, trajeron buen ritmo y agradables tonadas; Jumbo, entretenido como siempre, se aventaron la única rola que les conozco y la cerveza comenzaba a hacer efecto. Los Amigos Invisibles simplemente prenden, ahí vino la decepción cuando tocaron tan sólo por media hora mientras que Sussie 4 recibió el doble de tiempo. No es por nada, pero esta última agrupación simplemente aburre en vivo y se las dan de muy pros. Fobia, espectáculo para mujeres que se desprendían en gritos e insinuaciones hacia el buen Leonardo. No me quedé a Molotov, pero se dice por ahí que decepcionaron por su nula interacción con el público y su falta de ganas al momento de interpretar, ¿será que ya se sienten demasiado o que ya están cansados?

System of a Down (Palacio de los Deportes, 28 de septiembre)

¡Oh sí! Si hay una banda que yo considere por encima de cualquier otra, es ésta. Poca interacción por parte de los armenios que compensaron con una serie de casi 30 canciones, una tras otra tras otra, así de simple, así de poderosas. No hubo una sóla de la que no supiera la letra, mi garganta me pasó la cuenta días después. Serj Tankian es de esas personas que cuentan con mi total admiración por cómo se desenvuelven no sólo en el escenario sino como seres que llevan a cabo sus ideales. A medio concierto, se tomó unos minutos para dirigir un breve discurso liberal del que recuerdo muy poco a excepción de la primera frase, mientras sonaba música de circo, él recitaba “Come! come! come to see the man that kills the man!”, como si en un show de rarezas se presentara al ser humano actual cuya habilidad es matar a otros seres humanos, a sí mismo. Sin duda el mejor concierto del año, se me hizo ver a mi banda adorada tan sólo una vez.

Whitesnake (Palacio de los Deportes, 30 de septiembre)

Una banda casi legendaria que abría el concierto para una legendaria. Empezaron temprano y por tal motivo me perdí Is this love. Sin embargo, ¿qué más podría decir? Hard rock de la vieja escuela, romántico, nostálgico, poderoso. Se aventaron solos que pusieron a todos de pie. David Coverdale, carismático cedió el escenario varias veces para que sus compañeros recibieran ovaciones una y otra vez. Mis respetos especiales para Brian Tichy que brindó un solo de batería tan genial, que terminó tocando sin baquetas a mano desnuda. Su depedida totalmente emotiva dejó ver en los miembros de la banda un verdadero sentimiento de agradecimiento.

Judas Priest (Palacio de los Deportes, 30 de septiembre)

The priest is back; así es, regresaron para despedirse del público mexicano. Rob Halford reafirmó su posición en el círculo de los dioses del metal, a sus 60 años de edad, demostró tener la voz, la actitud y la energía que reggaetoneros y poperos, con la mitad de su edad, ya no tienen ni tendrán (y ojalá les duela). Hubo de todo, una motocicleta en el escenario, Halford cubriéndose con la bandera mexicana y besándola para el beneplácito de la audiencia, Breaking the law, Painkiller, You’ve got another thing commin’ y demás elementos que hicieron de esa, una velada especial y magnífica. No olvidaré una frase que Rob, en algún momento, recitó: “Hoy, tenemos black metal, death metal, speed metal, nu metal; pero lo importante es que, al final de cuentas, todos somos heavy metal y nadie, absolutamente nadie, puede ni podrá quitarnos eso”.

Me faltan todavía tres grandes eventos a los cuales asistir, pero de esos ya les contaré en su momento.

Keep rockin’!

Been there, read that (XXXIII)

Diario

Aut. Ana Frank

Terminé de leer la presente obra por segunda ocasión (en la primera tendría yo unos 10 años de edad) y uno de los primeros pensamientos que atravesaron mi mente fue decir en voz alta “lo siento“. En verdad que es así, me invade una cierta tristeza el pensar en el hubiera de esta niña que, a sus 13 años de edad, escribía y concretaba ideas mejor que muchos adultos en plenitud; tal vez, de no haber sucedido nada de lo que pasó, hubiera terminado brillando por sus obras una vez convertida en periodista, como soñó serlo en alguna ocasión.

“El ejemplo perfecto del hubiera”, es el título que le pondría a sus narraciones. Lejos del contexto en que se desarrolla la escritura de las cartas a Kitty, el diario nos muestra los anhelos, disgustos, planes e inspiraciones de una pequeña niña que vivió demasiado en muy poco tiempo.

Muchas veces me detuve y traté de recordar el tipo de pensamientos que un servidor tenía a esa misma edad, me di cuenta de que eran similares. Y es que, en la secundaria, el estudio siempre preocupa aún cuando no se asiste a la escuela; nunca falta el creer que se ama a alguien que tal vez sólo nos gusta, falta experiencia aquí, falta experiencia allá.

Me entristece también darme cuenta de qué tan parecida a mí era esta jovencita, yo también amaba la mitología y gustaba de los árboles genealógicos a su edad. Lo siento mucho Ana, el destino decidió darte un corto tiempo de vida, después te dio la inmortalidad.

El Diario es una lectura obligatoria no importando si el tema de la Segunda Gran Guerra es de tu agrado o no. Es trascendente, honesta y pura. Escrita por un ser humano que se vio en el medio del más grande conflicto de la historia de la humanidad y, por tanto, es un ejemplo perfecto de la esperanza, que puede ser muchas veces nuestra única fuente de inspiración.

Ya ella lo intuía en sus últimas páginas, sentía que podría terminar en cualquier momento, y no creía que su diario pudiese servir como testimonio del sufrimiento que acontecía en las personas afectadas por el gran conflicto armado.

Ojalá hubieses podido aguantar un par de meses más Ana, ojalá lo hubieras hecho.