Archivo

Archive for 29 agosto 2011

Been there, read that (XXXV)

Resentimiento y apocalipsis, Ensayo sobre el antisemitismo nazi

Aut. Philippe Burrin

En las librerías, la rotación de inventarios es baja (por lo menos así me lo imagino), muchas veces sacan un libro y lo ponen de frente mientras a otro lo vuelven a introducir de canto en los estantes. Este movimiento sirve para mostrar alguna obra que, de otro modo, podría no ser vista por alguien que busca temas específicos sin molestarse por revisar uno por uno los lomos o checar en el sistema. Resentimiento y apocalipsis llegó a mí gracias a esta actividad propia de los dependientes de mi librería favorita; cómo lo agradezco.

Es común, dejando fuera las obras cargadas de imparcialidad, leer sobre el holocausto, campos de concentración y demás atrocidades cometidas por las autoridades alemanas en los años 30 y 40; sin embargo, pocas veces me he topado con un análisis serio y objetivo no de lo que pasó sino de por qué pasó.

Esa es la esencia del presente ensayo y que aborda tres apartados diferentes: ¿Cuál es el origen del antisemitismo? ¿Por qué Alemania fue el nicho de un antisemitismo más extremo? y ¿Qué motivó a la población para apoyar o tolerar las medidas más drásticas para combatir el judaísmo?

Observar primero que el antisemitismo no era un sentimiento puramente alemán y darse cuenta de las condiciones establecidas para que la ideología racial de Hitler tuviese éxito es en verdad enriquecedor. Sobre todo, el abordaje académico que se hace de los discursos, los antecedentes y la psicología empleada por el mismo Führer para convencer a la población y hacerles creer en el empleo de los medios hasta sus últimas consecuencias.

Con una extensión prudente y un análisis concreto, el autor francés nos muestra lo que los libros de historia no: La motivación de un pueblo, la búsqueda de una identidad y el desarrollo de una guerra en la que la victoria o la derrota no importase siempre y cuando el enemigo designado fuera exterminado.

Excelente ensayo de naturaleza científica y que divulga un gran conocimiento de las causas y no de las consecuencias. ¿En qué momento y bajo qué condiciones el resentimiento se transforma en apocalipsis?

Anuncios

De esas frases que te hacen el día

Conozco a mucha gente que todo el tiempo se queja: Oh, me gustaría escribir mi novela, pero tengo que vender la casa, y después están los impuestos, ¿qué voy a hacer? Razones como: Trabajo todo el día en la oficina, ¿cómo pretenden que escriba? Yo trabajaba todo el día en la UNESCO y al volver a casa escribía Rayuela. Quien quiere escribir, escribe. Si uno está condenado a escribir, escribe.

– Julio Cortázar

Una justificación para el odio

[…] Sin ese discurso sobre la salud, el poder y la cultura, que circulaba por toda clase de canales y que había sido ampliamente interiorizado, habría sido muy difícil para los ejecutores justificar ante los demás y ante sí mismos la violencia que practicaban. El odio necesita apoyarse en representaciones para ponerse en acto o, en ciertos casos, para estabilizar a posteriori la memoria de una violencia. Y la apropiación de esta clase de representaciones se produce con tanta más seguridad cuanto que la propia identidad y la propia existencia están, según se cree, amenazadas por una población civil a la cual se atribuye un status de adversario que permite negarle el de víctima.

– Philippe Burrin en Resentimiento y Apocalipsis

¿Qué esperas para emprender el camino?

Si me has seguido por un rato lo sabrías, pero como no estoy muy seguro de ello, te lo diré: Soy amante del esfuerzo humano, del hard rock, de la naturaleza, de los sueños, de la historia y, especialmente, de los libros y el whisky.

Recién escuché comentarios sobre el nuevo corto comercial de la prestigiosa marca Johnny Walker, si bien en el evento de los Publívoros admiré aquel video en el que se narra la historia de la marca y llegué a creer que era el mejor comercial que podrían haber hecho, cuando observé el que ahora les comparto, mi única reacción fue una tímida lágrima deslizándose por la mejilla hasta mi boca que profería una enorme sonrisa: hicieron un comercial de los más bellos que he visto y que combina gran parte de lo que soy, de lo que amo y de lo que ansío ser.

Sin más rodeos, les dejo el video del que les he hablado:

Keep walking!

Been there, read that (XXXIV)

Mariscal Rommel, Memorias: Los Años de Derrota.

Aut. Erwin Rommel (Notas de: Manfred Rommel, Lidell Hart y Fritz Bayerlein)

Tengo esta teoría en la que ciertos libros esperan ser encontrados por una persona en particular. Éste es un ejemplo de tal teoría; junto con un par de joyas, que más tarde reseñaré, lo encontré arrumbado en un estante de ejemplares viejos en el último local de una feria del libro, hace un par de meses. Por tan sólo 100 pesos me hice con esta edición de 1955 de los textos redactados por uno de los más grandes generales de la historia militar moderna, el Zorro del Desierto, Erwin Rommel.

No sé si el aroma de las páginas amarillentas y el conocimiento de poseer uno de los únicos 5,000 ejemplares que se imprimieron hace más de 50 años influyeron, pero pocas veces una lectura ha sido tan agradable y tan relajante para un servidor. En Los años de derrota, Rommel narra cada una de las campañas, planes y movimientos que realizó con su ejército desde la derrota de El Alamein, en el Norte de África, hasta los primeros días del desembarco del Día D; justamente, desde la primer gran derrota del ejército alemán hasta los primeros días del derrumbamiento total del régimen del Tercer Reich.

Fotografías que no había tenido la oportunidad de observar, mapas y esquemas de los movimientos que se realizaron, adornan esta obra de primera mano. Aquí no hay una bibliografía al final del libro, todo es obtenido directamente de la mano del mariscal considerado uno de los más grandes en su natal Alemania.

Es increíble caer en la cuenta de lo mucho que hubiese cambiado la historia por el simple hecho de colocar un pequeño contingente armado en un punto u otro del mapa; los “hubiera”s de realizar una campaña con un enfoque diferente centrada en el abastecimiento o el exterminio de los primeros contingentes ingleses; las ventajas que el clima ofrecía para retiradas impresionantes y que muy pocos hubieran realizado con éxito; los grandiosos planes que se fraguaban siempre sin perder la esperanza.

A pesar de la cifras, elementos técnicos y referencias burdas que se llegan a obtener, es un libro que hasta la persona menos letrada en el tema de la estrategia militar podría disfrutar. Hay un aura de tristeza que envuelve a cualquier lector que imagina los últimos momentos del zorro antes de morir. 

Sin duda, agradecido me encuentro de haberme topado con este destartalado ejemplar, vale su peso en oro.

En su cumpleaños


¡Carnal! No te preocupes por ser un año más viejo, ¡preocúpate por despertar!

Te estamos esperando…

El Zorro del Desierto

Norte de África, Erwin Rommel con Oficiales

Era maravilloso observar la reacción de las tropas durante los últimos días, mientras (Rommel) recorría las columnas. Cuando, en medio del ataque, aparecía en una de las divisiones que antes no estuvieron bajo su mando, marchaba con las vanguardias frente a las puntas de lanza de los tanques, o se tendía en el barro entre sus hombres, bajo el fuego de la artillería, a la manera de otros tiempos, sus ojos brillaban de entusiasmo. ¿Qué otro jefe ha demostrado nunca tal confianza en sí mismo?

– Carta del Capitán Alfred Ingemar Brendt a la esposa del General (fragmento), fechada el 26 de febrero de 1943.