Archivo

Archive for the ‘Generalidades’ Category

Fragmentos: Mis mantras

Dícese de aquellos versos que nos repetimos neuróticamente para programar nuestra mente y así reforzar la creencia de que podemos lograr algo.

He traducido mis mantras en acciones.

Por ejemplo, he vuelto a entrenar a diario, pienso que si obtengo un cuerpo perfecto, entonces querrás tocarme de nuevo; paso el doble de horas estudiando, tal vez así me convierta en ese doctorante que despierte tu erotismo provocado por el conocimiento en mi cabeza; leo todo lo que puedo, y entonces querrás platicar de los más diversos temas, conmigo, una vez más. Entre otras cosas.

Me repito, neuróticamente.

Me recito lo mucho que puedo mejorar. Que puedo ser mejor que él. Que tal vez ya lo soy pero sólo siéndolo todavía más, es que me puedas notar otra vez.

Que tal vez ya no estarás, pero mi mantra es que regresarás. Tal vez ya no estés, tal vez nunca estuviste. Pero me sirve.

Que aunque la motivación es incorrecta, las consecuencias sean siempre las mejoras aunque los resultados sean imposibles de alcanzar.

Que aunque me dañe, me sirva.

Me repito, neuróticamente. Que puedo dejarte. Que por fin podré dar la vuelta y marcharme.

Si lo repito, quizás aprenda a decirte adios, y así, tal vez, y sólo tal vez, aprendas a pedirme que me quede.

Te repito, neuróticamente.

Mi mantra, eres tú.

Anuncios

2015: Apertura

Oficialmente en 2015, es hora de establecer algunos objetivos que tengo para el nuevo año. He dejado de pensar en propósitos; por el contrario, he decidido inclinarme por pequeños detalles que deseo hagan más interesante mi vida y que la enriquezcan.

– Lanzarme en paracaídas y aventarme en un bungee. Ahorita que se puede, son dos actividades que por muchos años he querido hacer, este año es el bueno.

– Aprender a bailar salsa y cumbia. Un objetivo que me planteo cada año y que nunca cumplo, ahora sí me urge para antes de julio.

– Ser mejor profesor. Si bien la mayoría de mis alumnos me quieren, es necesario que mejore muchas cosas, debo ser más receptivo, preparar mejor mis clases y seguir siendo el profesor que apoye a sus estudiantes y les brinde toda la ayuda posible para que mejoren y logren sus metas, deseo ser un modelo a seguir.

– Imprimir mi primer libro. El manuscrito ya casi está, el final me da mucha lata porque no me he decidido a escribirlo, con todo, es cuestión de hacer correcciones, recortar texto innecesario y tocar puertas para que el sueño se haga realidad.

– Doctorado. Para finales de año sólo habrá de dos sopas: O ya metí mis papeles y estoy esperando resolución, o ya comencé a estudiar el siguiente grado académico, no hay más.

– Ser una mejor pareja. Si bien el 2014 resultó ser un año de altas y bajas, mi vida amorosa ha girado alrededor de la única mujer que me hace sentir vivo; muchos de los fallos se deben a mi incapacidad de crecer para dejar de ser un niño y convertirme en un hombre en toda la extensión de la palabra. Debo dejar los celos y la posesividad de lado, debo dejar de presionar la cosas y,simplemente, dejar que todo se ponga en su lugar a través del tiempo, dejar que lo que tenga que ser, sea.

En general, creo que tengo buenas metas y con algo de suerte, perseverancia e intervención divina, dentro de 364 días podré decir: Otro gran año lleno de objetivos cumplidos.

No more bullshit!

2014: Cierre

le-bye-bye-2014-591x270

Último día del año, 2014, se nos está acabando y como los últimos granos de arena en el reloj, las pocas horas restantes se cargan de reflexiones: lo ganado, lo perdido, lo que ha quedado marcado, lo que desearíamos olvidar. Triunfos, derrotas, momentos bellos, tragos amargos. Bien dice mi madre que si no sabemos ni siquiera lo que pasará al día siguiente, jamás habríamos imaginado todo lo que pasó a lo largo de un año.

Esta es mi entrada donde reflexiono sobre lo que me propuse hace un año y verifico qué tanto avancé y logré de mi vida a través de 365 largos y cortos días a la vez. Hace un año me proponía:

  • Mantener la meta anual de leer, al menos, 24 libros. Meta que no he dejado de superar año tras año, tomando en cuenta que siempre manejo el límite inferior de 24; este año, me quedé con 31 libros leídos (y me siento más ignorante que nunca).
  • Cortar peso a 90 kg. y mantenerme ahí el resto del tiempo. Uff, sí, llegué a los 90 durante el primer trimestre del año, sin embargo me he dado cuenta que no es mi peso ideal, el ideal es por ahí de los 94 y en esos sí me he mantenido. Gracias a los corajes que de repente hacía, me fue fácil llegar y mantener la meta; por supuesto, justo ahorita ya he de haber aumentado, cortesía de la época decembrina. Objetivo cumplido, finalmente.
  • Aprender a bailar salsa y cumbia. Objetivo no cumplido, sin embargo, regresando a la Ciudad de Puebla, lo primero que haré será pagar el trimestre completo, me urge para antes de julio el saber bailar.
  • Ahorrar lo suficiente para llevar a cabo el proyecto “Babieca” a mediados de diciembre. Con Proyecto Babieca me refería a una motocicleta, no se logró el objetivo de la moto, pero tal parece que iniciaré el año estrenando vehículo, por tanto, objetivo cumplido.
  • Tramitar mi ingreso al doctorado. Otro objetivo cumplido a medias debido a mi facilidad de distracción, entre que escojo un doctorado y otro, se me pasa el tiempo y las fechas, no debe pasar del 2015, caray. La meta es tener el grado antes de los 33.
  • Terminar de escribir mi primera novela. Ciertamente no es una novela lo que he escrito, más bien un híbrido entre género epistolar y género narrativo. El chiste es que no está terminada porque no le puedo dar final, pero haber escrito páginas y páginas rosas a lo largo del año fue algo que se me dio y mucho. Cumplido.
  • Reducir mis malos hábitos: egoísmo, menosprecio de las personas, frialdad con quienes me quieren. Vaya que he aprendido a reducir esos malos hábitos; con el trabajo de profesor he aprendido a ser prudente, tolerante y a brindar mi ayuda, eso sí, siempre a quien se lo merece. He crecido mucho como persona en el apartado de la bondad y el trato. Cumplido.

Cinco cumplidos de siete, nada mal. Lo ideal sería cumplirlos todos, pero no todo se puede en esta vida. Ya mañana me encargaré redactar los planes para el 2015. A pesar de unos tropiezos pequeñitos, 2014 ha sido un gran año, mucho se lo agradezco a esas amistades que hice y crecieron durante este tiempo; de igual manera, mucho de mi crecimiento personal se lo debo a esa persona especial, mi Supernova, que con los altibajos de toda relación me ha impulsado a querer ser mejor cada día.

Au revoir, 2014!

Categorías:Generalidades Etiquetas: , , , ,

Las opiniones externas

El problema de pedir una opinión externa a un conflicto, nace en la falta de información que el externo posee. Sí, podemos llenarle la cabeza de información y aún así faltarán piezas que nosotros mismos omitimos por conveniencia o porque simplemente no deseamos que se sepan ciertos detalles.

El externo procederá entonces a realizar un juicio que, por lo regular, tendrá una inclinación positiva hacia la persona que pide la opinión. Es raro encontrar casos en los que el externo sea conocedor de ambas partes y decida mantenerse neutral.

Una vez recibida la opinión, generalmente sesgada, el solicitante decide hacer suya la opinión o a rechazarla, con la consecuente aceptación momentánea para no herir la susceptibilidad del opinante y el posterior rechazo bajo los argumentos del poco conocimiento por parte del emisor o la falta de información otorgada por el receptor; lo último, el rechazo, se lleva a cabo dentro del interior de la psique de quien originalmente pidió la opinión.

Por último, pasamos a la etapa del arrepentimiento, de haber hecho parte a otra persona de nuestros problemas, de ser transparentes y provocar una situación en la que el externo llegue a detestar a la parte con la que tenemos el conflicto.

¿Y qué son los consejos? No son más que raciocinios externos nacidos de la información que atrevemos a contar y que, vamos, nunca está completa. Por eso, terminamos haciendo siempre lo que nos da la gana, porque sabemos en el fondo cuáles son los errores que no contamos y cuáles son los aciertos de la otra parte que tampoco narramos.

Otro año, otro dólar

Si bien detesto el mar de “propósitos” que acarrean éstas fechas, me gusta siempre ponerme a reflexionar sobre los planes y objetivos, cumplidos o fracasados, que nos deja el fin del período. Haciendo un balance general, 2013 me dejó un muy buen sabor de boca, definitivamente fueron más los éxitos y las alegrías que los desaires y las tristezas. Grosso modo, terminé un año que comencé relativamente mal (gracias a las rupturas y decepciones amorosas) de una forma espléndida: El trabajo que esperaba tener en 2 o 3 años, cero deudas en la tarjeta de crédito, capacidades físicas y atléticas totalmente mejoradas gracias a las artes marciales mixtas, un total de 31 libros leídos (que superan la meta de los 24 que me impongo cada año) y del amor no puedo quejarme, la verdad.

Por tanto, los objetivos de este año (porque no son propósitos que quedarán sin cumplir) serán los siguientes:

  • Mantener la meta anual de leer, al menos, 24 libros.
  • Cortar peso a 90 kg. y mantenerme ahí el resto del tiempo.
  • Aprender a bailar salsa y cumbia.
  • Ahorrar lo suficiente para llevar a cabo el proyecto “Babieca” a mediados de diciembre (más información, pronto).
  • Tramitar mi ingreso al doctorado.
  • Terminar de escribir mi primera novela.
  • Reducir mis malos hábitos: egoísmo, menosprecio de las personas, frialdad con quienes me quieren.

Y listo, dentro de un año veremos los resultados.

Categorías:Generalidades

¡Talentos!

Pues que dicen que para crecer profesional y personalmente, uno debe aprender a explotar sus fortalezas y a combatir sus debilidades. Bajo tal premisa, adquirí un libro que tiene fama de ser muy bueno en el campo del autodesarrollo. Incluido con la obra, viene un pequeño código que se ingresa a la página de la compañía strengthsfinder.com; dicha compañía se encarga de analizar las fortalezas y debilidades de las persona a nivel global y, tras un cuestionario nada breve, te otorga una lista de tus 5 talentos dominantes. Aprovecho el rato de ocio laboral para compartir los talentos de un servidor. ¿Que a quién le interesa? A nadie (tal vez a mi jefe puesto que él me pidió adquirir el libro), pero tengo ganas de alardear un poco.

Estratégico

El talento Estratégico le permite ordenar la confusión y descubrir el mejor camino para seguir adelante. […] no se trata de una capacidad que pueda ser enseñada. […] Las características de su talento se resumen en actuar después de anticipar dificultades y de escoger alternativas.

Contexto

Usted mira al pasado, para comprender el presente y para predecir el futuro. Desea saber el origen de todo. Para ello, lee libros de historia, biografías y esparce preguntas entre sus amistades para conocer su pasado. Usted recurre al pasado porque es ahí donde están las respuestas. Desde su perspectiva, el presente le resulta inestable y confuso por tantas opiniones disonantes. El presente recobra su estabilidad, únicamente remontándose a una época anterior en la cual se trazaron los primeros planos. Aquella era una época más simple, una época de fundación. […] Esto le convierte en un/a buen/a compañero/a porque comprende cómo sus colegas llegaron a ser lo que son. Contrario a lo que se esperaba usted se vuelve más sabio/a respecto al futuro y confirma, “siempre cosechamos lo que sembramos”.

Inquisitivo

Con su talento Inquisitivo a usted le gusta coleccionar una diversidad de cosas. […] Sin importar lo que coleccione, lo hace porque le interesa y por su mentalidad muchas cosas le resultan interesantes. Si lee mucho, no es necesariamente para refinar sus teorías, sino más bien para agregar información a sus archivos. […] usted realmente se siente mal desechando cosas, de manera que sigue adquiriendo, acumulando y guardando objetos e ideas. Le resulta interesante, le mantiene la mente actualizada y tal vez un día, algunas de esas cosas e ideas demostrarán su valor.

Mando

Si su talento es Mando, usted se hace cargo de las cosas. A diferencia de los demás, a usted no le mortifica imponer sus opiniones sobre los otros, por el contrario, una vez que tiene una opinión, le es indispensable comunicarla. Al fijar una meta, no descansa hasta tener a la gente comprometida con ella. No teme el enfrentamiento[…] Con su talento Mando, usted impulsa a otros a tomar riesgos, y podría incluso intimidarlos. Si bien algunos se ofenden por sus acciones, y le califican de obstinado/a, a menudo, vo1luntariamente le entregarán las riendas. La gente se siente atraída por aquellos/as que adoptan una postura firme, toman una dirección, y hace que le sigan. Por esta razón muchos irán a usted. Usted tiene presencia, tiene Mando.

Comunicación

A usted le gusta explicar, describir, ser anfitrión, escribir y hablar en público. […] Para usted las ideas son insípidas y los eventos son estáticos, por lo tanto, usted tiene la necesidad de darles vida, inyectarlos de energía, hacerlos excitantes y relatarlos gráficamente. Por esto convierte los “sucesos” en historias y disfruta narrándolas. Toma ésa “idea” insípida y le da vida con imágenes, ejemplos y metáforas […] a la gente le gusta escucharle, su relato con frases pictóricas cautiva la atención de los demás, enriquece su mundo y los inspira a la acción.

Nada mal para un vicioso de la lectura y las historias de guerra, ¿verdad?

Propósitos 2011: Resultados

En menos de 72 horas habrá terminado el año del Señor, 2011; es hora de hacer una pequeña retrospectiva y revisar aquellos deseos o propósitos que hice hace 12 meses para el resto del período que se encuentra a punto de terminar. He aquí los resultados:

1. Más horas de sueño. El propósito consistía en dormir por lo menos siete horas diarias, lamentablemente no he logrado alcanzarlo y creo que cada vez duermo menos; eso sí, hallé un nuevo trabajo que me obliga a dormir un poco más y aunque no son 7 horas, por lo menos duermo unos 45 minutos más que el promedio diario durante el año. Status Final: No Cumplido.

2. Torso de gladiador. El objetivo de tener el torso de un gladiador, digno de aparecer en la serie Spartacus, en definitiva no se cumplio. Sin embargo hubo algo interesante, gracias a la dieta otorgada por la nutrióloga de mi anterior trabajo, logré bajar más de 10 kilos en apenas un mes, me he dado cuenta de que se puede lograr algo. Status Final: Cumplido con Reserva.

3. Ahorrar. No fue gracias al ahorro sino al finiquito del cambio de trabajo y a unos días extra que se cumplió. Status Final: Cumplido.

4. ¡Escribir!. Sigo en las mismas, me esfuerzo por hacer algo bueno y comienzo a escribir pero todo se queda a medias, tal vez sea demasiado autocrítico y nada me termina gustando; eso sí, a mediados del año conseguí publicar un brevísimo relato en un concurso de Librerías Gandhi titulado El Último Libro del Mundo, fui muy feliz. Status Final: No Cumplido con Avances.

5. La maestría. Cumplido al 100% llevo el avance óptimo de materias y un promedio de 95. Status Final: Cumplido.

6. Bailar salsa. Ni me pregunten, no he aprendido a bailar. Status Final: No Cumplido.

7. De vuelta al ring. Lamentablemente, los horarios laborales no me han permitido acceder a clases de ningún tipo de arte combativo, he encontrado una escuela que se ajusta a mi horario pero será hasta el próximo año. Status Final: No Cumplido.

8. Cambio de búnker. Sigo viviendo en el mismo lugar y cada vez quepo menos. Status Final: No Cumplido.

9. A bloggear se ha dicho. En hora buena, he mantenido un buen nivel de publicaciones con un promedio mayor a una entrada por semana. Status Final: Cumplido.

10. No olvidemos la lectura. La meta era leer 12 libros este año, leí 22 libros sin contar que algunos eran compilaciones, voy por buen camino. Status Final: Cumplido con Honores.

11. Tolerancia. He realizado avances, sin embargo, hay personas que simplemente no soporto y no puedo evitar el mostrar mi desprecio incluso de frente. Status Final: A medias.

12. Reducir los vicios. Según ésto, reduciría mi ingesta de bebida alcohólicas; tristemente, mi nueva afición a la cerveza artesanal no ha ayudado en nada y me ha creado un nuevo hobby: coleccionar botellas de cerveza. Status Final: No Cumplido.

En fin, 4.5 de 12, pésima calificación. Lejos de la falta de compromiso, los desaciertos del año tuvieron más que ver con las condiciones laborales que se me han planteado; sin embargo, es cuestión de comenzarlos y después dejarme llevar por la inercia. He visto que muchos deseos sí se pueden y sólo debo dar el primer paso. Ya viene un año mucho mejor.