Archivo

Posts Tagged ‘Cuentos’

Been there, read that (CXLIX)

Los mejores cuentos breves

Aut. H. P. Lovecraft

978-607-14-1807-4El problema de un volumen recopilatorio es que no se puede reseñar formalmente, y si es de uno de tus escritores favoritos, menos. Por lo mismo, difícilmente podría dar una opinión crítica y me resignaré a dar algunos detalles para quien se encuentre esta edición en algún lado y decida o no hacerse con ella. Ah, y para mencionar que fue éste un regalo de una de mis alumnas que curiosamente sí suele sugestionarse al leer los mitos de Lovecraft, que le terminan provocando pesadillas (por lo menos eso me contó en algún momento).

Ante todo, sólo hay dos tipos de personas que deberían adquirir ésta edición: los que son nuevos en cuanto la lectura del autor, y los que son muy apegados a él. En primera, porque el volumen incluye si no los mejores, sí los más populares cuentos del escritor; en segunda, porque es básico si se colecciona su obra, aparte de que la edición se encuentra prácticamente en cualquier librería y a bajo costo.

Si te encuentras en el medio de las dos categorías mencionadas, no te conviene. Muy probablemente ya hayas leído la mayoría de historias en otras ediciones y la mitad del compendio incluye narraciones que generalmente se venden en tomos dedicados exclusivamente a ellas, como lo son El horror de Dunwich,o El caos reptante, entre otras.

De modo que es una buena manera de completar el hambre por lecturas de Howard Philips o para adentrarse por primera vez en las historias de terror cósmico. Fuera de eso, no hay más para el lector ocasional.

Anuncios

Been there, read that (CXXXIX)

8 septiembre 2015 1 comentario

Hijo de Satanás

Aut. Charles Bukowski

Hijo de SatanásSeré breve con el texto referido al buen Hank. Así como en el mes del fallecimiento de Galeano me apresté a leer alguna de sus obras, por puro homenaje, a unos días de la fecha de su cumpleaños, Bukowski recibió mi visita dentro de sus páginas (aprovechando el regalo de cumpleaños mío también).

Hijo de Satanás es una recopilación de cuentos y textos breves. Los temas ya son conocidos: carreras de caballos, vagabundos, conversaciones a través de la bebida, empleos aburridos y denigrantes, depresión, mujeres. El mundo de Bukowski se materializa a través de nuestra imaginación, desde el hombre que visita a su mujer en el manicomio mientras en el hotel lo espera la amante, hasta el grupo de vagabundos que invaden una tienda de lujo y violan a las vendedoras; desde el hombre (y son varios) que soporta los berrinches de una mujer que no tiene lo suficiente de él, hasta el escritor caído en desgracia.

Si ya se ha leído a Charles con anterioridad, no hará falta introducción alguna, la familiaridad tomará el control. Si es la primera vez, ésta es una de esas obras que pueden servir tanto para enganchar al novato, como para rechazar a aquellos que buscan una prosa adornada o bellas situaciones.

Been there, read that (LXXXIII)

La ternura caníbal

Aut. Enrique Serna

La ternura caníbalRealidad humana, cruda, traicionera, egoísta. La ternura caníbal es así, sumamente humana. Crueldad innecesaria, hambre por dañar al que nos toma de la mano y nos besa. No queremos vivir abandonando nuestros vicios carnales, pero no estamos dispuestos a que el ser amado disfrute a su vez de los suyos. No podemos permitir que el otro sea más feliz aún cuando su felicidad se base en una falsedad, nos morimos de ganas porque se entere y esté consciente de esa falsedad.

Enrique nos trae en La ternura, una serie de relatos que hablan de personajes cotidianos en situaciones más que reales, ambiguas pero que pertenecen a nuestro día a día. Un macho que en vísperas de la muerte decide que su mujer, joven y atractiva, debe acompañarlo hasta la tumba; un mujeriego que induce a su mujer al mundo swinger y que se arrepiente cuando le es arrebatada la inocencia de su matrimonio; la incondicional que le confiesa al moribundo cónyuge cómo fue que se las arreglo para no salir nunca de su vida; el artista que destruye la carrera de su mujer de forma anónima…

Demasiada cruel es la ternura caníbal, la que devora al que decimos amar. Al leerla, no sabremos si nos sentimos tristes, torturados o incluso felices de no estar viviendo situaciones similares, aún. Es, sin duda, un gran libro, no se puede dejar de leer a pesar de la tristeza que nos inunda el empatizarnos con los personajes. Las mujeres siempre ganan, pero a costa de qué es que existe su victoria. Encontramos en el sufrimiento ajeno un curioso y delicioso aperitivo de nuestra predilección.

La ternura caníbal vive muy adentro de nosotros. Está ahí, dispuesta devorarnos si no hacemos algo por satisfacerla con la carne de los otros.

Been there, read that (LXXIII)

Asterisco

Aut. Yassir Zárate Méndez

Asterisco“Nada como un buen libro de cuentos para leer en el baño”, fue mi pensamiento al concluir la lectura de la presente obra, ganadora del premio de cuento Comala 2010. Zárate nos entrega este compilado de relatos contemporáneos, frescos, actuales. Con una carga que, siento yo, es excesiva en cuanto a referencias pop y “slams” del idioma norteamericano, las historias se muestran ligeras, fáciles de digerir y con temáticas de mucha actualidad.

Un dibujante de cómics gringo que se da sus vueltas por Tijuana, un caballero cruzado que ha trascendido los tiempos de su época, parejas que se cuernean y son conscientes de ello pero siguen juntas, entre otras, son situaciones que, si bien no son del día al día del hombre asalariado promedio, sí muestran una relación de cotidianeidad con el existir que todos tenemos o, por lo menos, el de un amigo de un amigo.

Asterisco es agradable, pero se excede en el uso del spanglish; muchas veces, las referencias a marcas populares, como parte de una atmósfera que se desea crear, son excesivas y rayan en un cliché muy marcado o que se siente pesado en la lectura. Vale la pena, pero no lo recomiendo para quienes tengan gustos demasiado ‘clásicos’ en cuanto a literatura.

Been there, read that (LII)

Cuando Hitler robó el conejo rosa

Aut. Judith Kerr

Sí, de entrada, el libro pertenece a la serie Alfaguara Juvenil, y quiero creer que en juvenil no entra alguien como un servidor que a sus 25 años ya se considera algo viejo, por lo menos para este tipo de historias. A pesar de todo, el factor ‘Hitler’ en el título del libro me impulso a adquirirlo en cuanto lo descubrí en un estante de mi librería favorita.

En efecto, estamos hablando de una novela ligera hecha para lectores un poco más jóvenes, me atrevo (y sólo es una suposición) a pensar que el libro está dirigido a edades que oscilan entre los 10 y 15 años de edad. Sin embargo, no podría atreverme a descartarle como una obra aburrida o carente de sentido pues aborda temas significativos que no precisamente acontecen durante la Segunda Guerra Mundial, sino en el período de toma del poder por parte del Partido Nazi y los primero años del régimen por ahí de 1933.

La historia no trata para nada sobre un conejo rosa, a pesar de que el conejo como tal existe (en apenas una página del libro en sus primeros apartados). Trata sobre la travesía que Anna lleva a cabo mientras su familia, de origen judío, viaja de un país a otro buscando oportunidades de desarrollo y de vivir en calma. De Alemania a Suiza, de Suiza a Francia y de allí a Inglaterra, la protagonista junto con Papá, Mamá y su hermano, Max, tratan de subsistir y llevar vidas tranquilas mientras la sombra Nazi se extiende poco a poco sobre Europa.

Ante todo, seguiremos a Anna durante sus dificultades con los idiomas, las clases, las compañeras, etc. De hecho, no existe un final feliz sino un final que nos deja a la expectativa de uno bonito cuando la Guerra todavía no es una realidad. Por lo tanto, es difícil imaginar que la familia encontrará una paz duradera al término de la novela.

Llego a pensar en alguna comparativa con El Niño del Pijama de Rayas, pero no la hay, en absoluto. Esta es una historia dulce en la que no existe tragedia alguna mas que el hecho de que Papá no recibiera buena paga y todos en la familia tuviesen que usar ropa gastada o comer un poco menos de lo normal. Fuera de eso, nos ecnontramos una historia sencilla que no te obliga a quedarte pegado al asiento aunque sí a no dejarla olvidada.

Me agradó mucho la lectura, más por el contexto que por otra cosa y, por supuesto, no puedo recomendarla para edades superiores al rango mencionado en el primer párrafo; si nos encontramos dentro del mismo, hallaremos algo bastante agradable y digerible.

Been there, read that (XXXII)

La Metamorfosis

Aut. Franz Kafka

Aut. Franz KafkaRegreso a lo clásico y básico, me topo ahora con otra gran obra narrativa: La Metamorfosis. Antes de pasar a mis pseudo análisis de rigor, me pregunto ¿Acaso no les ha tocado conversar con algún intento de pensador moderno que defiende su intelectualidad mencionando que ha leído todo lo de Kafka?

Admito que no tuve antes la oportunidad de leer al autor, pero ahora que lo he hecho, no encuentro más que a uno de los grandes que merecen ser leídos y que manejan temas bastante complejos. Sin embargo, no me hallo como un hombre más sabio o con una diferencia de pensamiento por el sólo hecho de haber leído a Franz. Supongo que todo tenía que ver realmente con el bluff “He leído a Kafka y eso me hace ser muy chingón”, ¡pamplinas!

La Metamorfosis comprende una serie de narraciones de temática y desarrollo diferente: Un hombre que se ha transfomardo en insecto de la noche a la mañana; el muchacho que teme importunar a su amigo con la noticia de su boda; el oficial que desea la manutención de una compleja pena de muerte en una colonia militar; el profesional que busca apoyar a un viejo maestro de pueblo a difundir un antiguo hallazgo.

En verdad que no tengo muchas palabras para describir la obra, al principio pareciera que hemos encontrado un autor más con buenas historias, no es así; de alguna manera, las narraciones tienen elementos que nos hacen sentir ese pequeño escalofrío por las noches y un sentimiento de empatía por los personajes que se desarrollan en un trasfondo de tragedia inminente. Tres de las cuatro historias terminan con el factor muerte, suicidio, ya sea voluntario o forzoso.

Al mismo tiempo, a pesar de su final, nos quedaremos siempre preguntándonos si en verdad es ese el término de la historia, teniendo una esperanza de recibir más información en páginas posteriores.

Sí, creo que esa es una buena descripción de lo que he terminado de leer. Más de uno exclamará “¡Pobre Gregorio!”; todavía más lectores se asombrarán de la ingratitud de esa familia, esperando no sufrir algo igual o pensando no conocer lo que la propia familia podría hacer si tales eventos les acontecieran.

Been there, read that (XXIV)

Pedro Páramo

Aut. Juan Rulfo

Aut. Juan RulfoMientras mantengo mi presente racha lectora en el camino de las obras clásicas, llegué recientemente a la conclusión de una de las mejores obras, orgullosamente mexicana, que he leído en mi vida. Damas y caballeros, Pedro Páramo.

Como me ha sucedido con las obras de Lovecraft, me siento pequeño e ínfimo al hablar de libros como el presente. No me siento lo suficientemente bueno (y aunque lo fuera) como para hacer una crítica como tal. Pero, ¿qué puedo decir? Si verdaderos maestros como García Márquez o Benedetti han coincidido en decir que el texto de Juan Rulfo es una de las creaciones más bellas, importantes e influyentes de la literatura latinoamericana.

La narración nos coloca en la época acontecida entre una o dos décadas antes del inicio de la Revolución Mexicana y un poco ya adentro de ésta. Juan Preciado llega al pueblito de Comala tras recibir el encargo de su agonizante madre para localizar a su padre, un tal Pedro Páramo. Lo que parece una búsqueda simple de la cruz de la parroquia, se convertirá en una serie de relatos de amor, odio, traición y adulterio, narrados por las miles de almas sin descanso que en aquel pueblo tienen su hogar.

Debo admitir que hay momentos donde la misma narrativa pone los pelos de punta pues ya no sabrás distinguir lo real de lo surreal; lo muerto de lo vivo o lo justo de lo merecido. Y es que de eso se trata la obra, de una temática que deja enorme espacio para la suposición a pesar de lo concreto de los diálogos y la tangibilidad de los personajes.

Sin duda, el libro es un reflejo perfecto de la cultura del pueblo mexicano y de la forma en que los mexicanos se desarrollan no importando la época, los lugares o las circunstancias. Es una obra corta en extensión, pero que contrasta enormemente en profundidad.

Su lectura no le llevará más de un par de días a quien se aventure a descubrir el legado de Rulfo; su impacto, sin embargo, persistirá por mucho tiempo y les aseguro que querrán volver a leerla, por lo menos,  una vez más.