Archivo

Posts Tagged ‘Política’

Been there, read that (CXLVII)

Cinco esquinas

Aut. Mario Vargas Llosa

cincoesquinasDe los pocos placeres de los que me di gusto en período de clases doctorales, se encuentra esta belleza de novela. Recuerdo que era la presentación de un convenio sobre Voto Informado, de la que era parte mi instituto, y mientras la palabrería y los formalismos se daban, no podía dejar de leer este libro que había adquirido apenas media hora antes. Hay buenos libros que prefieres recetarte de casi una sola sentada, éste fue uno de esos que en menos de 36 horas ya había cometido el propósito que lo vio nacer en la imprenta.

Siempre lo he dicho, es muy difícil escribir una reseña crítica de un escritor con una carrera tan consumada como la de Vargas Llosa; sin embargo, a pesar de que lo amé, sí hubo un par de detallitos que no me gustaron, aunque son mínimos.

La historia se centra en el Perú de Fujimori, bastante cerca del final, aunque los personajes ni se lo imaginan. Nos concentramos alrededor de las vidas de tres personajes que considero principales: un empresario, su esposa y “la retaquita”, una periodista que trabaja para una publicación patrocinada por el gobierno, encargada de destruir socialmente a quienes se oponen al régimen. Los tres se ven enlazados a través de un escándalo sexual por parte del ingeniero, que desemboca en el asesinato del mentor de la corresponsal y su posible reclutamiento por parte de un sombrío personaje del gobierno, el mitológico Doctor.

En general, la historia tiene mucho que decirnos sobre la doble moral de las personas: La esposa del ingeniero lo juzga cruelmente cuando su escándalo sale a la luz, a pesar de que ella tiene aventuras con la esposa del mejor amigo de su esposo; los periodistas utilizan la información que el gobierno les da, para poder independizarse del mismo; entre otras.

La historia es adictiva, no te permite cerrar el libro sin desear saber qué sigue después. Sin embargo, hacia el final del libro, se ahorra una gran parte de la narrativa al incluir diálogos simultáneos en intercalados entre la mayor parte de los personajes; cuesta trabajo distinguir quién le responde a quién y qué personaje es el que está hablando, supongo que esa era la intención del autor y, aún así, pareciera que es una forma de apresurar un final que se intuye desde la mitad de la obra.

Como ya lo mencioné, el detalle que menciono es mínimo. De hecho, el libro es una genialidad y lo recomiendo ampliamente. No he conocido persona allegada que no haya leído los primeros párrafos y que no me lo haya pedido prestado (cosa a la que me niego pues la ley del libro prestado es muy real), de modo que se disfruta y en serio.

Anuncios

Been there, read that (CXLVI)

Uno soñaba que era rey

Aut. Enrique Serna

phpThumb_generated_thumbnailCada vez me es más difícil mantener actualizado mi blog y, lo que es peor aún, mantener satisfecha mi hambre de buenas obras escritas. Pasé de un cómodo índice de lectura de libro por semana a una incómoda situación en la que leo un promedio de 120 páginas por semana sobre teoría de gobierno, metodología  de investigación, y democracia. No me quejo, leer no me deja de brindar una enorme satisfacción; sin embargo, los niveles de satisfacción no son los mismo cuando lo haces por deber y no por placer.

De entre todo, me doy mis tiempos. Así que debo ser más selectivo y me decido por aquellos temas que también aportan al entramado de mis estudios doctorales. Tal es el caso de Uno soñaba que era rey, una de las obras más reconocidas del buen Enrique Serna.

La novela es un retrato típico de la asociación político-cultural del Distrito Federal de la época de los 90’s: polaridad entre la alta sociedad y las colonias populares, contrastes entre lo que el discurso político del funcionario corrupto expresa y lo que realmente busca. Todo esto gira alrededor de una serie de personajes que calificaré como estereotipados a pesar de que las normas que los rodean no posean límites definidos.

El Tunas, es un muchacho que se la vive aspirando resistol 5000, su principal preocupación en la vida es que no le haya crecido aún el vello púbico que lo transportaría a la edad adulta. Se rodea de la Caguamita y demás muchachos vagos de la colonia, evita al hombre que corteja a su madre cuya existencia es amarga debido al abandono del padre hace muchos años. Tunas pronto se relacionará con el director de una estación de radio que busca adjudicarle un premio al heroísmo infantil a causa de la culpa que siente cuando su pequeño hijo, mientras jugaba “tiro al naco”, asesina al desaparecido padre del protagonista en plena vía pública.

Ese es el retrato de una realidad priísta que dista mucho de haber desaparecido y que incluso el día de hoy se siente fresca. La narrativa de Serna es,como siempre, audaz y satírica, pero para nada pedante o capaz de provocar hastío. Aguda y consistente, que te impulsa siempre a desear saber cuál es el desenlace de una historia que parece no tener fin.

Been there, read that (CXLIV)

Toda una vida estaría conmigo

Aut. Guillermo Sheridan

issuu___toda_una_vida_estaria_conmigo_de_guillermo_sheridan_by_editorial_almadia54172a9eacda5_300hCierro mi año lector con uno de mis preferidos, el buen Maestro Sheridan. Hay un problema con mi columnista y ensayista mexicano favorito: que su condición de favorito propicia que en una obra recopilatoria, utilizada a modo de biografía, gran parte de su contenido ya haya pasado por mis ojos. Sin embargo, pocos textos me provocan tanto placer al leerlos como los del susodicho.

Divido en capítulos que comienzan “muy tempranito por la mañana”, pasando “por ahí del mediodía”, llegando a la “hora del cafecito” y terminando “ya en la nochecita”, el libro recopila textos que el autor ha presentado a lo largo de su carrera (algunos son inéditos) y que se relacionan con las diferentes etapas de su vida: niñez, juentud, adultez; y al mismo tiempo, su relación con la familia, con personalidades del distintas áreas, consigo mismo, con sus mentores.

Toda una vida estaría conmigo es divertida, sarcástica, seria, atinada, tal y como siempre he considerado al autor, una auténtica inspiración como hombre de éxito y como exponente de la humildad y el buen humor con elque se debe tomar la vida. Alguna vez le mandé un tuit al autor, “Maestro Sheridan, es usted la reata más peluda del desierto, a lo que contestó, “ahí pinchemente”. Y en efecto, ahí pinchemente.

Been there, read that (CXVI)

La guerra contra los japoneses en México durante la segunda guerra mundial

Aut. Sergio Hernández Galindo

portada_guerraNunca he entendido cómo hay libros que uno compra, los comienza a leer y los deja, los retoma, los lee y los vuelve a dejar hasta que un día, se encarrera con la temática a la que pertenece el ya mencionado y, ahora sí, uno se lo avienta en “dos tres patadas”. Justo me pasó con el libro de esta semana que, gracias al anterior y a la temática del fascismo y el miedo a las potencias del eje, resultó ser un agradable complemento a la lectura de una obra mucho más generalizada.

La obra del Sr. Hernández Galindo nos brinda una visión muy pocas veces tomada en cuenta dentro del análisis bélico que encontramos por costumbre en las librerías. La visión, en este caso, es la de dos inmigrantes japoneses que habitan México durante la época de la Segunda Guerra Mundial, y es precisamente la visión de toda una comunidad de personas que sufren los embates de un conflicto en el que su país de origen se encuentra enfrascado y repercute en su forma de vida.

La parte importante de esta visión, la encontramos en el hecho de que los dos protagonistas son, al mismo tiempo, dos figuras totalmente contrarias: Kiso Tsuru, Doctor, es un empresario que vive de la importación de productos y que posee amistades diplomáticas y conexiones políticas en lo alto y ancho del país; Masao Imuro, es un joven que se gana la vida trabajando en un pequeño negocio en el centro de la capital.

De ahí lo curioso del destino de cada uno de los personajes, mientras uno se mantiene a salvo gracias a sus conexiones e inversiones en empresas petroleras (lo que mantiene al gobierno de los E.E.U.U. tras sus talones las 24 horas del día), el otro es recluido en distintas prisiones del país, incluido el mítico Palacio Negro, hasta que es liberado muchos años después de acabada la guerra sin siquiera un “usted disculpe”.

Así, el caso de miles de residentes japoneses que sufrieron el acoso, la reclusión y la exclusión durante la batalla entre el Eje y los Aliados. ¿Actos justificados? Tal vez.

Been there, read that (C)

A Song of Ice and Fire, Book Two: A Clash of Kings

Aut. George R. R. Martin

A-Clash-of-KingsAntes que nada, debo aclarar lo obvio: el Sr. Martin es uno de los escritores más crueles que he conocido para con sus personajes. No soy la centésima parte del escritor que me gustaría ser (o de lo que él es) y aún así no concibo la forma en que él tiene la facilidad de hacer sufrir y darles final a cada uno de los nombres que dan vida a la historia. Aclaro, no es queja, pero o soy demasiado débil o tengo el corazón muy muy muy de pollo debido a las decepciones amorosas que me inundan (vayan ustedes a saber).

Choque de Reyes, es genial y hermoso. Tal vez sea que la mayor parte del libro se centra más en Tyrion que en Arya, Sansa, Jon, Davos, Catelyn o Theon, o tal vez sea, nuevamente, darse cuenta de la mutación y cambio que hay en el cariz que toma una historia cuando los detalles de la serie de televisión desvanecen y entiendes mejor el porqué de situaciones que no son explicadas en la pantalla de un monitor.

Arya jamás atendió a Tywin Lannister, Osha jamás se acostó con Theon, Theon jamás fue traicionado por sus hombres cuando quería mantener su control sobre Winterfell y desde ya, nos damos cuenta que Roose Bolton jugará un papel más importante que el de sólo salir y dar una estocada final en la tercera temporada. A diferencia de Juego de Tronos, Choque de Reyes se separa cada vez más de la historia que nos muestran en la serie y es necesaria su lectura para comprender agujeros que se dejan en la producción de HBO.

Con decir que Daenerys ya había visualizado la escena de la boda roja muchísimo antes que Robb Stark siquiera hubiese conocido a la mujer de la que se enamoraría más tarde. En fin, no es menester de esta pequeña “reseña” el de echar a perder más sorpresas que las que arruina la misma serie cuando omite situaciones que dan mucho sentido a comportamientos de uno u otro personaje.

Pasional, bélico y trepidante son los tres adjetivos con los que califico al segundo libro de la saga. Y ¡vaya saga!

P.D.: ¡Tyrion Lannister es la mata!

Been there, read that (XCIX)

Max

Aut. Sarah Cohen-Scali

maxLebensborn es el nombre del programa nazi a través del cuál se buscaba crear hijos perfectos de Alemania. Al igual que antiguas civilizaciones guerreras desechaban a aquellos recién nacidos que presentaban defectos, los nazis emprendieron la tarea de seleccionar a los mejores ejemplares de la raza aria a través de nacimientos controlados y estrictos métodos de medición, pesaje y educación. Desde niños educados bajo la doctrina del Mein Kampf y el odio en contra de la inferioridad de otras razas, los nacidos bajo el programa pronto se convirtieron en soldados perfectos, fanáticos y jurados a dar su vida por Hitler.

Max, el protagonista, es el producto por excelencia de Lebensborn, el primer nacido bajo la dirección del programa en la misma fecha en que Hitler cumpliría años y bautizado por el Führer en persona. Bajo tales antecedentes, deberemos comprender a Max pues, lejos de ser adorable e ingenuo en su infancia, resulta ser todo un desalmado a la hora de referirse a las demás personas e incluso comparar a su propia madre con una prostituta.

Precisamente, se requiere de paciencia para comprender que Max jamás ha tenido ni tendrá una figura de ejemplo y vivirá siempre como un elemento más de la maquinaria de guerra nazi. Sus expectativas y teorías sólo se verán modificadas tras la aparición de Lukas, un joven polaco que, siendo judío, logra pasar las rigurosas selecciones nazis para formar parte de la germanización. Pudiendo pasar por el hermano mayor de Max, Lukas se encargará de convertirse en una figura de influencia para el protagonista que lo hará cuestionar sus propias creencias e ideas sobre el mundo.

Acercándose el final de la guerra, un encuentro con los soldados rusos acabará con la muerte de uno de los dos “hermanos” lo que llevará al otro por un camino de vagancia hasta el día en que conocerá a los soldados americanos y, con ellos, la oportunidad de testificar contra los horrores del régimen nacional socialista.

Max es una historia que conmueve y que mueve la lupa del campo de batalla hacia el interior de una institución alemana que buscaba crear soldados perfectos sin conciencia ni libre albedrío de sus acciones. Sencilla pero intensa y cruel a momentos, vale la pena para los amantes del género de la Segunda Guerra Mundial.

Been there, read that (XCVII)

A Song of Ice and Fire, Book One: A Game of Thrones

Aut. George R. R. Martin

A Game of ThronesPrimera reseña del año, reseña que no es tan necesaria debido a la fama de esta serie de libros que comencé a leer en diciembre del año pasado. El chiste, es que no suelo ver películas basadas en libros que me interesan y cuando veo una película sin antes leer el libro, decido ya no leerlo pues la imaginación se estropea y te haces a la imagen que te presentan en la pantalla. Éste es uno de esos casos excepcionales en el que aún después de haber recibido la visión de otra persona, he decidido adentrarme en el universo que se crea en la lectura original.

Precisamente, como fan de la serie, hice todo lo posible para deshacerme de las imágenes de los personajes que vi en la tele. Ha sido difícil, sobre todo por la diferencia de edades que hay entre los actores que interpretan a los personajes y la edad que el autor marca a esos mismos personajes. Más que nada, te das cuenta de la diferencia que hay en ciertas escenas cuando visualizas a un hombre de treinta y tantos años cometiendo cierto acto y luego, libro en mano, lo imaginas pero con su edad real de la historia, ¡12 años! Definitivamente, todo cambia de acuerdo al cristal con que se mira.

Entre otras cosas, es agradable descubrir ciertas partes que toman un cariz diferente cuando se explican detalles que en una serie no se muestran. Eso sí, debo alabar el trabajo de quienes adaptaron el libro pues, por lo menos entre este tomo y la primera temporada, no se omite absolutamente nada. Lo que sí, es que el enfoque bélico es más reducido de lo que se trata en el libro y hay algunos detalles (muertes de personajes terciarios y secundarios) que se modificaron para realzar el drama en ciertas escenas.

Fuera de eso, Game of Thrones se centra en Eddard, Bran, Jon, Arya y Catelyn por parte de la familia Stark, y en Tyrion y Daenerys por aparte. Precisamente desde el nombramiento de Ed como Mano del Rey, hasta su ejecución y el nacimiento de los dragones de Daenerys.

Sumamente entretenido, vale la pena centrarse en el libro para comprender las dimensiones de ciertas acciones que en la serie se minimizan y que brindan un trasfondo muy importante a la historia. Uno nunca hubiera imaginado una pelea entre Ed y 7 de sus mejores guerreros en contra de tres de los Kingsguard originales, créanme. No puedo esperar a continuar con esta canción de fuego y de hielo.

Atualización (10 de enero): Olvídenlo, la serie no le llega a los talones al libro.