Archive

Posts Tagged ‘Estados Unidos’

Been there, read that (CXLIX)

Los mejores cuentos breves

Aut. H. P. Lovecraft

978-607-14-1807-4El problema de un volumen recopilatorio es que no se puede reseñar formalmente, y si es de uno de tus escritores favoritos, menos. Por lo mismo, difícilmente podría dar una opinión crítica y me resignaré a dar algunos detalles para quien se encuentre esta edición en algún lado y decida o no hacerse con ella. Ah, y para mencionar que fue éste un regalo de una de mis alumnas que curiosamente sí suele sugestionarse al leer los mitos de Lovecraft, que le terminan provocando pesadillas (por lo menos eso me contó en algún momento).

Ante todo, sólo hay dos tipos de personas que deberían adquirir ésta edición: los que son nuevos en cuanto la lectura del autor, y los que son muy apegados a él. En primera, porque el volumen incluye si no los mejores, sí los más populares cuentos del escritor; en segunda, porque es básico si se colecciona su obra, aparte de que la edición se encuentra prácticamente en cualquier librería y a bajo costo.

Si te encuentras en el medio de las dos categorías mencionadas, no te conviene. Muy probablemente ya hayas leído la mayoría de historias en otras ediciones y la mitad del compendio incluye narraciones que generalmente se venden en tomos dedicados exclusivamente a ellas, como lo son El horror de Dunwich,o El caos reptante, entre otras.

De modo que es una buena manera de completar el hambre por lecturas de Howard Philips o para adentrarse por primera vez en las historias de terror cósmico. Fuera de eso, no hay más para el lector ocasional.

Been there, read that (CXL)

17 septiembre 2015 1 comentario

El caballero de los siete reinos

Aut. George R. R. Martin

El caballero de los siete reinosDesde hace un par de meses que le perdí el gusto a la serie televisiva (que de todos modos deseo ver hasta su final), así que cuando supe que ya estaba a la venta el libro que funge como precuela de los acontecimientos que ya todos conocemos en Westeros, mi emoción se desbordó. Más es la emoción cuando el libro lo recibes acabadito de llegar a los anaqueles por parte de alguno de tus alumnos (ventajas de ser profesor) que desea congraciarse contigo.

Ahora bien, como suele suceder con las expectativas cuando se colocan muy altas, el peligro de la decepción es mucho. No me decepcioné, sin embargo, el libro dista mucho de ser lo que anuncia.

Lo bueno: historias de caballeros (caballeros, caballeros, de esos de quienes se habla en las canciones de héroes y doncellas); Duncan ‘el alto’, es un huérfano que es rescatado de la pobreza por un caballero errante que más tarde muere y deja su legado al aprendiz. Dunk, como le dicen sus amigos, es el ejemplo clásico de nobleza, valentía y terquedad. Un día se le une Egg, como escudero, quien resulta ser el único personaje que se puede relacionar directamente con los libros de Canción de Hielo y Fuego. No digo más, para evitar spoilers. Hay una damisela a la cuál salvar, viejos señores a quienes servir y causas justas por las cuales luchar.

Lo malo: la suavidad de la narración; cuando estamos acostumbrados a traiciones, incesto, violencia, avaricia y escenas como las de la boda roja o la púrpura, resulta demasiado “de niños” encontrarnos con una narrativa más orientada hacia la comedia y los cuentos de hadas, que hacia la crudeza de la realidad del ser humano (sea en un mundo fantástico o no). Del mismo modo, no puedo evitar sentir que la palabra “precuela” resulta no ser muy acertada pues (hasta el momento) no encuentro un motivo para pensar que los acontecimientos en los que Dunk participa tengan relación directa con la historia de Jon Snow y compañía.

Claro, es el mismo Westeros pero 100 años antes, la relación existe, pero no a nivel de personajes pues ni siquiera Tywin Lannister ha nacido en este mundo. Fuera de esta queja (totalmente personal), las historias son bellísimas y emocionantes. Lo disfrute a cada momento al verme reflejado en las características del protagonista y también es bueno conocer a los Targaryen cuando todavía eran la hegemonía en los siete reinos. Para fans de la serie o de los libros es un must.

Nota: detesto que en las traducciones españolas traduzcan hasta los nombres propios de lugares; Invernalia, Vado Ceniza, Altojardín… ¿Es en serio?

Been there, read that (CXXXIX)

8 septiembre 2015 1 comentario

Hijo de Satanás

Aut. Charles Bukowski

Hijo de SatanásSeré breve con el texto referido al buen Hank. Así como en el mes del fallecimiento de Galeano me apresté a leer alguna de sus obras, por puro homenaje, a unos días de la fecha de su cumpleaños, Bukowski recibió mi visita dentro de sus páginas (aprovechando el regalo de cumpleaños mío también).

Hijo de Satanás es una recopilación de cuentos y textos breves. Los temas ya son conocidos: carreras de caballos, vagabundos, conversaciones a través de la bebida, empleos aburridos y denigrantes, depresión, mujeres. El mundo de Bukowski se materializa a través de nuestra imaginación, desde el hombre que visita a su mujer en el manicomio mientras en el hotel lo espera la amante, hasta el grupo de vagabundos que invaden una tienda de lujo y violan a las vendedoras; desde el hombre (y son varios) que soporta los berrinches de una mujer que no tiene lo suficiente de él, hasta el escritor caído en desgracia.

Si ya se ha leído a Charles con anterioridad, no hará falta introducción alguna, la familiaridad tomará el control. Si es la primera vez, ésta es una de esas obras que pueden servir tanto para enganchar al novato, como para rechazar a aquellos que buscan una prosa adornada o bellas situaciones.

Been there, read that (CXXXVIII)

My fight/Your fight

Aut. Ronda Rousey

my_fight_your_fight_9781941393260_hr__38556.1430419754.1280.1280Quiero creer que a lo largo del año (o algún periodo de tiempo determinado sobre el que uno divida su crecimiento personal), las personas solemos entrar en pequeñas etapas en las que necesitamos escuchar o recibir los consejos adecuados o, por lo menos, las palabras correctas para poder salir de alguno de los agujeros existenciales en los que solemos caer. No necesariamente me refiero a que una persona llegue y nos hable, a veces basta con leer al autor indicado en el momento justo. Bajo tal enfoque, fue Ronda Rousey quien llegó a ‘hacerme el paro’ cuando más lo necesitaba.

Medallista olímpica en la disciplina del Judo y campeona indiscutible e invicta de la liga más importante de las artes marciales mixtas a nivel global, Ronda es una mujer que en verdad tenía mucho que decir. Desde su lucha por superar deficiencias en su capacidad de hablar, hasta afrontar el suicidio de su padre; desde tener que recurrir a la bulimia para dar el peso en las competencias, hasta enfrentar el dilema de un novio adicto. Ronda la ha sufrido y el lugar en el que está, le ha costado.

Temas básicos como la competencia, la relación con padres y hermanos, los sentimientos no correspondidos, la presión de lo que se espera de uno, la situación económica, entre otras, rodean la vida de una chica que finalmente hace frente a sus situaciones y logra sobreponerse. No hay duda de que sus palabras se ajustan perfectamente a mucho de lo que cualquier persona enfrenta.

El problema que encuentro en la autobiografía de Rousey es que resulta sumamente pedante y casualmente previsible; un ejemplo: Ronda venció a una de sus rivales, Sarah McMann, a través de un rodillazo que encontró la zona hepática, de acuerdo a Ronda, ella ya se encontraba entrenando golpes al hígado meses antes de esa pelea. Si Ronda venció a Miesha Tate en el tercer round de su segunda confrontación, resulta que fue porque Ronda estaba preparándose para desgastarla en dos rounds y vencerla en el tercero. Curiosamente, cada una de sus victorias y desarrollos fueron tal y como ella lo deseaba desde semanas antes, es algo que resulta difícil de creer.

Del mismo modo, la autora no duda en alabar aquellas marcas que la patrocinan actualmente a través de su mención en la descripción de su guardarropa o situaciones previas a cada pelea (¿alguien mencionó dinero?). Lo anterior, aunado a otras fallas y suposiciones no constatables de la campeona logran que la aversión que muchas personas sienten por ella, no desaparezca en lo más mínimo, a pesar de las tragedias y situaciones empáticas que podamos encontrar.

Que si lo recomiendo, sí, ampliamente. Que si la campeona ya es de mi agrado, no, en lo absoluto. Pero de que vale la pena su lectura, vale la pena.

Why I fight

Captura de pantalla 2015-08-22 12.19.56

Me encuentro leyendo la autobiografía de Ronda Rousey, campeona peso gallo del UFC, recientemente nombrada como la “atleta más dominante del planeta”. Nunca he sido su fan, tal vez la apoyé en su primer pelea pero después de ver su actitud y personalidad en un reality show, terminé siempre apoyando a sus rivales en cada pelea (a pesar de que a todas les ha pasado por encima). Admito que, en efecto, es una de las principales figuras de mi deporte favorito y, como tal, reconozco cada uno de sus logros (si no, no leería su autobiografía).

De cualquier modo, al comenzar la lectura del libro me enamoré de inmediato del primer capítulo, titulado ‘Why I fight’, pocas veces me he visto tan reflejado. En este primer capítulo, que sirve a modo de introducción, ‘Rowdy’ nos explica porqué pelea. Definitivamente, peleo por las mismas causas que quiero compartir:

I am a fighter.

To be a fighter, you have to be passionate. I have so much passion, it’s hard to hold it all in. That passion escapes as tears from my eyes, sweat from my pores, blood from my veins.

So many people assume that I’m cold and callous, but the truth is you need a big heart to fight. I wear my heart on my sleeve, and I have had it broken too. I can compete with broken toes or stitches in my foot. I can take a hit without batting an eyelash, but I will burst into tears if a sad song comes on the radio. I am vulnerable; that’s why I fight.

[…] Some lost battles are small. Getting cut off in traffic. Taking shit from a boss. The everyday slights that drive us up to the edge. Some lost battles are life altering. Losing someone you love. Failing to achieve the one thing you have worked hardest for.

[…]

I fight to make the people who love me proud. To make the people who hate me seethe. I fight for anyone who has ever been lost, who has ever been left, or who is battling their own demons.

[…] Life is a fight from the minute you take your first breath to the moment you exhale your last. You have to fight the people who say it can never be done. You have to fight the institutions that put up the glass ceilings that must be shattered. You have to fight your body when it tells you it is tired. You have to fight your mind when doubt begins to creep in. You have to fight systems that are put in place to disrupt you and obstacles that are put in place to discourage you. You have to fight because you can’t count on anyone else fighting for you. And you have to fight for people who can’t fight for themselves. To get anything of real value, you have to fight for it.

I learned how to fight and how to win. Whatever your obstacles, whoever or whatever your adversary, there is a way to victory.

Here is mine.

Jamás me sentí tan identificado con una persona que sigo sin apoyar en el sentido héroe-fanático, pero que me invita de grandiosa manera a adentrarme en las páginas que ha escrito sobre su vida y logros hasta el día de hoy. Yo también lucho todos los días, mi corazón también desborda pasión y en verdad me esfuerzo por impresionar y hacer que las personas a las que amo se sientan orgullosas de mí.Y no, yo no me rindo.

Dos de mis poemas favoritos de Bukowski, animados

Me topé con este par de animaciones que dan vida a dos poemas de Charles Bukowski, The Laughing Heart y Roll the Dice, ambos forman parte de algunos textos que me han seguido a lo largo de mi vida. En especial, el segundo, tiene mucho que ver con esa filosofía que sigo cuando hago lo que me apasiona; si lo intento, me gusta ir por ese camino hasta el final, sin importar las consecuencias, sólo así alcanzaré la risa perfecta. No todo es risa, pero sonrío cuando aún en el fracaso, sé que di todo lo que podía dar. Y un poco más.

Espero los disfruten tanto como yo lo he hecho y sigo haciendo.

Been there, read that (CXXX)

16 febrero 2015 1 comentario

A Song of Ice and Fire, Book Five: A Dance with Dragons

Aut. George R. R. Martin

10664113La verdad, es que me quedé picado después de Festín de Cuervos, no me quedó de otra que aplicar el “de una vez” y me aventé el quinto y último (en salir) de la serie de libros que encierran esta fantasía épica. Sí, Danza es el mejor hasta el momento, aquí nos encontramos con los hechos que rodean a los personajes “principales” de la historia: Tyrion, Daenerys, Jon Snow, aderezados con una embarradita de Barristan Selmy, Cersei y Jaime Lannister, Aria, Davos Seaworth, Asha y Theon Greyjoy.

Y vaya que hacían falta los personajes principales pues muchas amistades lectoras se quejaban de la ausencia de ellos en el tomo anterior. La cronología del quinto libro comienza al mismo tiempo que el volumen anterior y, posteriormente, se extiende más allá. Mientras los hechos narrados en A Feast for Crows acontecen en el centro y capital de Westeros, A Dance with Dragons nos lleva a la zona externa del continente, a los límites del norte en la muralla y a las Ciudades Libres, en donde seguiremos a Tyrion en su lucha por llegar a Daenerys y a ésta, enfrentándose a una inminente guerra en contra de la ciudad que ha liberado de la esclavitud.

Jon Snow se encuentra en medio de una carrera contra reloj para reunir una fuerza considerable que posea la capacidad de enfrentar a Los Otros, cuya presencia es inminente. Lo anterior, lo obliga a reclutar a quienes fuesen los enemigos jurados de su orden, la gente libre. Todo esto atraerá el descontento de sus compañeros cuervos, que poco a poco tramarán conjuras en su contra.

Danza de Dragones es largo, sí, pero un largo necesario pues las historias comienzan a apuntar hacia lo que será una reunión decisiva de tramas y personajes en lo que serán los dos últimos libros. Las historias se vuelven indispensables entre sí y no habrá oportunidad de saltarse ninguna, siempre queriendo avanzar un capítulo más para saber qué es lo que ha pasado con otros personajes que no tienen sus propios capítulos, pero que no dejan de ser importantes a través de la visualización que nos proporcionan los primarios.

A estas alturas, no hace falta recomendar, si eres fan de la serie y leíste los anteriores, éste es el libro obligado para recibir la quinta temporada en televisión sin tantas sorpresas (ojalá).