Archivo

Archive for the ‘Inspiraciones’ Category

Been there, read that (CXLVIII)

Cartas de amor

Aut. Pablo Neruda

9788432212765Si hay algo a lo que no me puedo resistir, es a acercarme a un botadero de libros. Amo estos lugares porque tarde o temprano encuentras joyas a excelentes precios. En un botadero de libros encontré tres de Juan Hernández Luna, que oscilaban entre los 25 y 35 pesos por ejemplar (conseguir dos de ellos por Amazon, me hubiese costado lo mismo pero en euros), y que parecían imposibles de conseguir por medios convencionales. Fue así que me encontré con el ejemplar de Pablo Neruda que les vengo a ofrecer.

A pesar de mi aspecto rudo, jamás he dejado de ser un romántico, razón por la que gusto adquirir la más melosa poesía cuando la tengo a la mano. Mi condición de romántico me permite preferir el género epistolar como el de excelencia cuando escribo algo. Me encanta escribir cartas a las personas que más quiero, es cosa que probablemente haré toda mi vida. Siento que las cartas no sólo son las palabras que expresamos y dirigimos a la persona, son también una parte de nuestra esencia que se plasma en el papel; si son manuscritas, mejor.

El compendio de cartas de amor de Neruda, no sólo trata de los sentimientos de un hombre hacia una mujer, trata también de la historia que los envuelve, de las circunstancias. De este modo, la recopilación se divide en tres etapas: la del amor secreto I y II, y la del amor público, cuando las cortinas han caído y Neruda ha abandonado a su primera esposa por la que resultó ser su último amor.

Por momentos puede parecer cínico que incluso las amistades de ambos (Neruda y la que no es su esposa) solapen la relación y los ayuden a mantenerse en secreto contacto; sin embargo, creo que esas mismas amistades veían más allá y entendían que los sentimientos del autor trascendían a los de su primer matrimonio.

La edición es bellísima, incluye imágenes de cada una de las cartas originales junto a su versión con letra de imprenta. Es curioso observar algunas terribles faltas de ortografía que uno no se imagina que estos escritores podrían tener. Son tan naturales, tan reales, tan cargadas de amor y compromiso. Se disfrutan e incluyen algunos dibujitos realizados por el poeta, incluyen los apodos le da a su amada.

Es una obra perfecta para el romántico. Es una obra más perfecta para el romántico que le gusta escribir a la dueña de su corazón.

Dos de mis poemas favoritos de Bukowski, animados

Me topé con este par de animaciones que dan vida a dos poemas de Charles Bukowski, The Laughing Heart y Roll the Dice, ambos forman parte de algunos textos que me han seguido a lo largo de mi vida. En especial, el segundo, tiene mucho que ver con esa filosofía que sigo cuando hago lo que me apasiona; si lo intento, me gusta ir por ese camino hasta el final, sin importar las consecuencias, sólo así alcanzaré la risa perfecta. No todo es risa, pero sonrío cuando aún en el fracaso, sé que di todo lo que podía dar. Y un poco más.

Espero los disfruten tanto como yo lo he hecho y sigo haciendo.

Gonna fly now

21 febrero 2015 1 comentario

Rocky

Todos tenemos un par de películas que, al verlas, nos han cambiado la vida. Por lo menos, yo cuento con un par de ellas. Una de las que más me han marcado, es la de Rocky, protagonizada por Sylvester Stallone. Su estreno fue en 1976, por lo que ni en sueños pude haber tenido la oportunidad de mirarla en el cine. Tal vez tenía 5 o 6 años de edad cuando la vi por primera vez en alguna de las Trilogías de los domingos en Canal 5. De inmediato, fue una película que se convirtió en mi favorita y que, a lo largo de los años, ya he de haber visto una centena de veces, y eso es poco.

La sorpresa de la semana, consistió en haber entrado a mirar la cartelera del cine y encontrarme con que Cinemex está proyectando películas clásicas entre las que, precisamente, se encuentra Rocky. Anoche por fin la vi en cine, un sueño hecho realidad el mirarla en una sala que además resultó ser de esas VIP con butacas comodísimas y espacio de sobra para las palomitas y el refresco.

Como era de esperarse, no contuve un par de lágrimas con el final. Es de esas películas que nunca dejan de conmoverme y que despiertan muchas emociones fuertes en mi interior. De alguna manera, me identifico con el personaje (y con el actor, no hay mucha diferencia entre las dos contrapartes): un perdedor que obtiene la oportunidad de su vida por un simple azar del destino. Su forma de hablar, de comportarse ante las críticas de los demás (sonriendo, siendo indiferente en apariencia pero afectado profundamente por éstas), su deseo de amar a una mujer que está muy lejos de ser perfecta pero que para él lo es.

Esa necesidad de un triunfo que pueda dedícarselo no sólo a quien ama sino a quienes dijeron y pensaron que jamás podría hacerlo. No hablo en un sentido deportivo, hablo en el sentido de los logros de toda una vida, de saber que no era necesario ganar ese último combate, lo que era necesario era demostrar que podía estar ahí y recibir todo el castigo, ser derribado y volver a levantarse. De eso, creo que siempre se ha tratado mi vida.

Rocky Balboa soy yo y somos todos los que estamos dispuestos a aguantar los 15 rounds, no importan los puntos, no importa qué tan duro nos golpeen, no importa cuántas veces nos derriben; cuando nuestros propios amigos, hermanos y padres nos digan “quédate abajo, ya hiciste suficiente”, es cuando con más fuerza nos levantaremos. Going the distance, es la expresión.

Yo soy payaso

Recitar! Mentre preso dal delirio,
non so più quel che dico,
e quel che faccio!
Eppur è d’uopo, sforzati!
Bah! sei tu forse un uom?
Tu se’ Pagliaccio!Vesti la giubba,
e la faccia infarina.
La gente paga, e rider vuole qua.
E se Arlecchin t’invola Colombina,
ridi, Pagliaccio, e ognun applaudirà!
Tramuta in lazzi lo spasmo ed il pianto
in una smorfia il singhiozzo e ‘l dolor, Ah!

Ridi, Pagliaccio,
sul tuo amore infranto!
Ridi del duol, che t’avvelena il cor!

¡Actuar! ¡Mientras preso del delirio,
no sé ya lo que digo
ni lo que hago!
Y sin embargo, es necesario… ¡esfuérzate!
¡Bah! ¿Acaso eres tú un hombre?
¡Eres Payaso!Ponte el traje
y empólvate el rostro.
La gente paga y aquí quiere reír,
y si Arlequín te roba a Colombina,
¡ríe, Payaso, y todos te aplaudirán!
Transforma en bromas la congoja y el llanto;
en una mueca los sollozos y el dolor. ¡Ah!

¡Ríe, Payaso,
sobre tu amor despedazado!
¡Ríe del dolor que te envenena el corazón!

Ser feo

bukowski

En 1971, Charles Bukowski, que recién cobraba fama a partir de 1967, recibió un listado de preguntas que un corresponsal de cierta revista le hizo a modo de entrevista. Una de las preguntas dictaba “¿Por qué eres tan feo?”, a lo que Hank respondió:

Supongo que estás hablando de mi cara más que de mi escritura. Bueno, la cara es el producto de dos cosas: con lo que has nacido y lo que te ha pasado desde entonces. Mi vida difícilmente ha sido bonita: los hospitales, las cárceles, los trabajos, las mujeres, la bebida. Algunos de mis críticos afirman que me he infligido dolor deliberadamente. Desearía que algunos de ellos hubieran estado conmigo a lo largo del viaje. Es verdad que no siempre he escogido situaciones fáciles, pero eso está muy lejos de decir que salté dentro de un horno y cerré la puerta. La cruda, la aguja eléctrica, el licor barato, las malas mujeres, la locura en pequeños cuartos, el hambre en la tierra de la plenitud, sólo Dios sabe cómo es que me volví tan feo,supongo que es resultado de haber sido aporreado y aporreado de nuevo y de nuevo, y no dejarme caer, todavía tratando de pensar, de sentir, todavía tratando de rearmar la mariposa… En mi cara está trazado un mapa que nadie quiere colgar en su pared.

A veces me miro a mí mismo en algún lugar… repentinamente… digamos en un gran espejo en el supermercado… con los ojos como bichos malvados… cara cicatrizada, torcida, sí, parezco loco, demente, un lío… vomité pellejos… Aún así, cuando veo hombres “guapos” pienso, Dios mío, Dios mío, estoy contento de no ser ellos. Ahí lo tienes.

Mis tardes de sábado a tu lado

Bukowski

And she’s buying a stairway to heaven

Sólo puedo decir que comprendo las lágrimas de Robert y Jimmy al escuchar este cover tan maravilloso de su obra. Las lágrimas también me invaden cuando pienso que no volverá a haber música tan perfecta como la que bandas como Led Zeppelin hicieron en su momento.