Archive

Archive for 27 abril 2011

Been there, read that (XXVI, XXVII & XXVIII)

Y llegué a una etapa de la vida, hace un par de meses, en que mi desesperación, traducida en fracasos de índole sentimental, me hacía gritar y dudar de mis cualidades como ser humano, como hombre. La aflicción me invadió y la tristeza oprimía mi orgullo que equivale al de un príncipe de los saiyajins. Entonces apareció una mano hermana que, en un regalo con forma de libro, me ofreció una invaluable ayuda: tres de las principales obras del alemán, Herman Hesse.

Demian

Sin duda, una de las mejores novelas que he leído en mi vida. El autor nos narra la vida de un muchacho que tiene que enfrentarse a la comodidad del mundo seguro, denotado por la colectividad, el hogar materno y el alcoholismo; y lo peligroso del mundo alterno, representado en los sueños, los ideales y el pensamiento que sobresale en un mundo de borregos.

El lector aprenderá que el mundo no se encuentra a la altura de muchos de sus ideales (si es que los tiene) y que para poder triunfar, hay que tratar al mundo como un cascarón y romperlo. El concepto de la marca de Caín, abrirá una nueva manera de pensar y observar aquello que las personas miran con un desprecio no nacido de sus propios criterios, juicios o percepciones.

El Lobo Estepario

No podemos encasillarnos en un tipo de personalidad. A pesar de que digamos ser salados, siempre tendremos un nivel de dulce, también de amargo. Aquellos que buscan huir de los grupos grandes sobre de los que destacamos, muchas veces desesperamos; la falta de reconocimiento a quien lo merece y el mundo que respeta más lo profano que lo sagrado, nos obliga a luchar contra el impulso de rebanarnos la garganta cada noche.

¿Por qué la vida es injusta para aquellos que nos atrevemos a pensar de una manera diferente? Esa es la pregunta que motivará el desarrollo de la historia de Harry, el lobo estepario, y aprenderemos a amar cada una de las múltiples personas que habitan en nuestro interior. Aprenderemos a usar la necesaria en el momento correcto y a cómo se puede llegar a matar por amor.

Siddharta

Una vez que hemos aprendido a romper el cascarón y a adaptarnos a un mundo no hecho para nuestro ser, aprenderemos las cualidades de la búsqueda interna, a dejarnos llevar, a ser como una piedra en un cuerpo de agua. La historia del joven Siddharta (no confundir con Gautama) nos mostrará que caer en las tentaciones y vivir de lo vano no es un camino malo, siempre y cuando aprendamos de él.

El tiempo es relativo y podemos nacer más de una vez. Siempre podremos rectificar nuestro sendero y entre más caigamos, más creceremos al levantarnos. El mundo tiene mucho para enseñarnos, pero sólo será posible si aprendemos a escucharlo a través de sus ríos, árboles, caminos y hasta de las piedras. Pensar, esperar y ayunar.

——

Es así como, al final, aprendí que, en palabras propias de mi amigo, no debemos afligirnos de nuestras fallas y defectos; por el contrario, debemos hacer que estos mismos defectos nos lleven más allá, tan lejos como nunca imaginamos. ¡Salud!

 

Puedo pensar, esperar y ayunar

[…] Mira, Kamala, cuando arrojas una piedra al agua se irá al fondo hasta en la corriente más fuerte. Eso es lo que pasa cuando Siddharta se propone una meta, un objetivo. Siddharta no hace nada. Él espera, piensa, ayuna, pero él pasa a través de las cosas del mundo como una roca a través del agua, sin realizar nada, sin agitarse; él se deja caer. Su meta lo atrae porque impide que algo opuesto a su meta penetre en su alma. Eso es lo que Siddharta ha aprendido entre los samanas. Esto es lo que los tontos llaman magia y de lo que temen ser afectados por medio de los demonios. ¡Nada es afectado por los demonios, no existen! Todo mundo puede hacer magia, todo mundo puede alcanzar sus metas, si es capaz de pensar, si es capaz de esperar, si es capaz de ayunar.

– Herman Hesse en Siddharta.

De bountos, nazis e historia circular

El día de ayer, terminé de ver la saga extra de una serie ánime llamada Bleach. En esta etapa, un pequeño grupo de seres humanos inmortales vampirescos, llamados Bounts, tratan de cobrar venganza sobre un mundo que los creo y luego los rechazó. Su líder, un tal Kariya Jin, obtiene un poder capaz de destruir todo y a todos. Precisamente es lo que planea hacer al final, cuando sus compañeros han sido derrotados, tras luchar en clara desventaja númerica, decide que ni su propia raza, ni aquella de la que busca venganza, valen la pena, planea llevarse a todos de una sola vez.

Curiosidades como la diferencia numérica, el poder que obtuvo Jin al coronarse líder de su clan, el idioma en que realizan sus invocaciones (alemán), el odio hacia una sociedad que lo creó y después le dio la espalda, el deseo de detenerlo y de derrocarlo de sus propios aliados casi al final, el poder enorme y el deseo autodestructivo; me hicieron recordar precisamente, en esta fecha, a la Alemania Nazi y a Adolf Hitler.

Cuando en última instancia Kariya decide dejar de existir (dejando sólo cenizas en el lugar de su muerte, otra curiosidad) el héroe y uno que otro sidekick, durante el capítulo en que todos los “buenos” viven felices para siempre, se preguntan sobre la historia, si es una línea recta o un círculo que tarde o temprano se ha de repetir.

Más tarde, se hace aquella reflexión sobre el deseo del poder y de lo que conlleva el obtenerlo y no poder controlarlo, “Al final, el poder era tanto que prefirió destruirse a sí mismo en su búsqueda de venganza” fue la frase a la que se recurrió. Finalmente, un personaje denotado por un conocimiento y experiencia mayores a las del protagonista, responde: “Kariya se dio cuenta de que la historia de su raza se repetiría una y otra vez, fue por esto que los odió; persiguió y obtuvo el poder para poder romper el círculo y salir de él“.

Creo que lo logró. Hoy 20 de abril, hace 122 años nació un hombre que en la pobreza, el hambre y el frío, encontró fuerzas de flaqueza y se convirtió en uno de los personajes más temidos y odiados de la historia de la humanidad. Cometió atrocidades, es responsable directo de la muerte de millones, en el epílogo de la historia, se autodestruyó y su supuesta muerte sigue inquietando a tantos.

Quizo romper el círculo, vió a su patria caer en una primera gran guerra, y deseo que no volviese a suceder; fue rechazado de aquello que él consideraba su vocación y odió a quienes le daban alas para después cortárselas; sin nada más que aquello con lo que llegó al mundo, conquistó, convenció e hizo temblar las bases de la raza humana tal y como se estableció.

Fue el mundo, que quería destruir, el que creó a Kariya y a su clan, fue ese mismo mundo el que lo destruyó y después se encargó de decir que la culpa la tuvo él, aún cuando por la obra del mundo fue que nació. Se empeñan en rechazar tanto algo, a alguien, tal vez porque les recuerda que el mal no nace, se hace; su propia obra. Y tanto para Kariya como para Adolfo, fue ese mundo el que los creó.

¡Es el sombrero!

Si google no me lo recuerda, no escribiría este sencillo y curioso post. El día de hoy se cumplen 122 años desde el nacimiento del buen Charles Chaplin; la verdad es que pude haber escrito un recordatorio fugaz con una fotito del aludido y ya, incluso pude no haber escrito nada.

Pero, ¿En dónde cae la curiosidad del post? Pues nada más y nada menos que en el año y mes en que nació el amigo Charles. No me extenderé de más y, simplemente, brindaré el siguiente dato:

Charles Chaplin – Nacido el 15 de abril de 1889.

Adolf Hitler – Nacido el 20 de abril de 1889.

¿Cuál es la diferencia? Muchos señalarán los roles que ambos cumplieron en sus vidas; a mi no me engañan, ¡es el sombrero!

P.D.: También es aniversario del natalicio de Leonardo Da Vinci (1452), ¿estamos? No se olviden de él.

Cthulhu, el abrazable

Espacio y tiempo:

Me encuentro con un sobrante de 25 minutos antes de la partida del autobús que me llevará a tierras camoteras un domingo soleado en Orizaba. Vagando en las calles aledañas a la estación, entro en una pequeña tienda gótica que yace al fondo del pasillo comercial de un cine. Observo una vitrina y un objeto, en el que se basa el relato, llama mi atención.

La escena:

Yo: Buenas tardes, ¿qué precio tiene el Cthulhu de peluche?

(Se acerca la dependienta de la tienda, dientes amalgamados y vestimenta totalmente negra)

D: Primero que nada, ¿sabes quién es él?

Yo: ¿Perdón?

D: Sí, que si sabes a quién representa ese peluche.

Yo: A Cthulhu, ¿no?

D: Sí, ¿conoces al autor de donde él salió?

Yo: Sí, a lov… (Me interrumpe la amiga)

D: Bueno, ¿cuantas de sus obras has leído? ¿Qué ediciones?

Yo: Pues, algunas, he leído por lo menos unas 15, se podría decir que las principales.

D: Es que, como sabrás, debemos admirar al autor y, con ello, a todos los que vinieron detrás de él ¿sabes? (la miro esperando me diga el precio del peluche que me gustó y ya) No cualquiera puede poseer algo así, y si lo quieres es porque seguramente te gusta rendirle culto (Ok, empiezo a pensar que se está poniendo rara la cosa) él es un Dios, y sus imágenes son escazas y casi no las encuentras, éste es importado y sólo trajimos dos; uno es mío.

Yo: Mmm ya! Ok, ¿cuánto cuesta?

D: No te puedo decir (WTF?) lo que pasa es que ese ya está vendido, pero para cualquier iniciado (debo entender que soy un iniciado) tenemos esta pequeña figura (me señala una estatuilla de unos 5 cm de altura) sólo 370 pesos.

Yo: Ya veo, está bonita, en fin, ¿podrías decirme cuanto costaba el peluche por lo menos?

D: No, no tiene caso, ya está vendido.

Yo: Sí, pero no te cuesta nada decirme, tengo curiosidad.

D: No, no tiene sentido si ya está vendido, tenemos esa pieza en 370 pesos. En dos semanas ya no estará porque tenemos que rotarla de la tienda, tú sabes, no es de buena suerte tener una de esas piezas en un mismo lugar mucho tiempo (Again, WTF?).

Yo: Mmm ok, lo pensaré, hasta luego o_O

(Me alejo rápidamente del lugar, con alivio subo a mi autobús minutos después)

Conclusión:

Definitivamente hay mentes que son demasiado susceptibles como para leer a algunos autores. Independiente a eso, ¡Quiero un Cthulhu de peluche caray!

 

Categorías:Generalidades Etiquetas: , , , ,

Staley

Shame on me! Fue la expresión que vino a mi mente cuando la amiga L3zthatica me recordó (y seguro también me la refrescó) que no sólo celebrábamos el aniversario luctuoso del buen Kurt, que en 1994 nos dejó; también debía yo de recordar a otro grande de ese mismo género, el grunge.

Y hablo nada más y nada menos que  de Layne Staley, vocal de los genialísimos Alice in Chains, que vió la luz por última vez en la misma fecha pero ocho años después, en el año del Señor, 2002.

Y es que, ¿Cómo olvidar el poderoso coro de un Man in the Box o la nostalgia de Rooster? Precisamente, Shame on me! Dioses de toda la buena música, apiádense de mi. Te recordamos Layne, de igual manera en que personajes como Hetfield, Vedder o Wylde lo hacen también. Descansa en paz.

Kurt

Una pequeña entrada (que para la grandeza es muy poco) para recordarte y brindar homenaje el día de hoy en que celebramos 17 años desde que partiste y te hiciste inmortal.

Brindemos entonces no por tu muerte sino por lo que viviste y aquello que nos legaste. Descansa en paz Kurt Cobain (1967 – 1994).