Archive

Archive for 28 junio 2011

Buenos pensamientos por la mañana

Contrario a lo que nos demuestran las series del AXN o el Sony, la existencia de asesinos seriales hace mejor a este mundo. En verdad, hay personas que tengo que ver todos los días al llegar al trabajo y lo único que pasa por mi cabeza es “Mata, mata, mata…”.

Y no me digan que no les ha pasado. Por lo menos ya existe alguien que hace el trabajo sucio y que podría cumplir con nuestros más obscuros deseos (o los de alguien más).

Malo cuando te toca “la de malas” y bien valga esa redundancia.

¡Llegó!

Una entrada veloz y sencillita. Hace un par de horas recibí mi copia de El Último Libro del Mundo, un pequeño concurso de Librerías Gandhi del que tuve la oportunidad de comentarles hace un par de semanas.

Bien, estoy muy contento, eligieron uno de mis textos y, precisamente, eligieron el que yo deseaba que saliese publicado. Una pequeña narración, pequeñísima realmente, titulada El Perro sin Dientes; en la que describo de forma sencilla una pesadilla que me atormentó gran parte de mi infacia de forma recurrente.

No hay mucho qué decir, vale la pena comprar el librito no sólo por mi texto. Leyendo algunos, les puedo decir que hay muchas joyas escritas ahí por seres humanos que, lejos de ser grandes escritores, pusimos un granito de arena para hacer este compilado de reflexiones, historias y anécdotas que no buscan otra cosa más que expresarse.

En fin, tengo muy alto el ego esta noche por algo tan insignificante, ya les volveré a contar si un día gano un concurso más grande y reconocido. Buscaré mejorar y escribir más y más perrón. Mientras tanto, agradezco a todos los que brindan algunos minutos de sus vidas a leer mis necedades, a quienes las critican, comentan, alaban o detestan por igual.

¡Muchísimas Gracias! 

Been there, read that (XXX)

Fausto

Aut. J. W. Goethe

Todos lo hemos pensado en algún momento o, por lo menos, bromeado al respecto: Mataría por (inserte deseo morboso, avaro, sucio o noble), Daría lo que fuera por hacer o tener tal cosa. Y yo me pregunto, ¿Que tal si vendemos el alma al único con los medios necesarios para pagar el precio que le queramos poner?

Tal es la premisa de esta obra clásica entre los clásicos, Fausto, del alemán Johan Wolfgang Goethe. Dividida en dos partes, Fausto es una serie de diálogos teatrales, sin muchas acotaciones, que  nos mostrarán el tormento de un hombre que, en aras de saber más que cualquier otro, venderá su alma a Mefistófeles quien ha hecho una apuesta al Padre para desviar a su hijo favorito, el mismo Doctor Fausto.

La primera parte de la obra mostrará, tras los acontecimientos mencionados, la tragedia romántica entre el protagonista y la mujer que se ha apoderado de su corazón, Margarita. Teniendo siempre como fiel acompañante al cornudo, pasaremos de un inocente enamoramiento al conflicto que provoca un enfrentamiento mortal en contra del hermano de su amada; finalmente, bajaremos el telón con la aparente pérdida de un alma por amor.

La segunda parte, publicada el mismo año de la muerte del autor, llevará a Fausto a escenarios históricos y míticos donde mostrará su lado humano y consciente ante retos que pondrán a prueba la lógica, la lealtad, el deber y la nobilidad de los personajes; estarán siempre presentes los tormentos provocados por la maliciosa, aunque no adrede, influencia del coludo compinche, concluyendo con la muerte del protagonista y la disputa de su alma entre los seres de la luz y el ente con el que se firmó un contrato de sangre.

Sin lugar a dudas, Fausto es una obra que destaca en la literatura universal, crea conciencia sobre diversos temas, se disfruta y es amena; posee diálogos memorables y monólogos que se quedarán grabados en la mente. Una escena imperdible es la del diálogo que sostiene el Doctor justo antes de morir, o aquel que tiene consigo mismo justo antes de entrevistarse con el creador del pecado.

Al final nos preguntaremos realmente, ¿Qué estamos dispuestos a dar por alcanzar nuestros más grandes anhelos?

El can anarquista

Entre el recorte de personal de mi empresa, los trabajos colaborativos a distancia de la maestría, y el poco tiempo que tales situaciones dejan para hacer cualquier otra cosa, me he quedado con pocos temas sobre los cuales escribir.

Ahora que lo pienso, por si no lo han notado, el mundo está hecho un carajo: Que los mototaxis invadiendo el Centro Histórico de Puebla, que el paro de transportistas a nivel nacional, que la protesta pacífica española en el Parlamento, que si cuelgan a una mujer y la prenden en Monterrey (junto a la cuota diaria de muertos), que a Chuchita la bolsearon, que los pájaros atacan seres humanos en China, que las protestas en Grecia por el déficit, etc., etc., etc..

En fin, para qué arruinarle el día a los optimistas (a los que no lo son también); dentro de las múltiples noticias que suenan hoy, me llama la atención una que se me hizo lo bastante “agradable” a pesar del contexto en el que encuentra su existencia: La reaparición del (ahora) legendario Kanellos, el perro anti-sistema, the riot dog, el can anarquista.

Resulta que este fino ejemplar del mundo canino se ha aparecido en todas y cada una de las manifestaciones populares que han tomado lugar en Atenas, Grecia. Hoy lo ha hecho nuevamente durante las sesiones de huelga general en Grecia. Es curioso cómo dentro del mar de violencia, ocurren situaciones como la del mejor amigo del hombre al que suscribe esta entrada.

No hay mucho qué decir, Kanellos, como fue nombrado por el color de su pelo, es ya un animal legendario por su aparición y agresión en contra de las fuerzas de granaderos que se hacen presentes en toda manifestación, desde 2007. Se dice que el perro original murió en 2008 pero, por algún motivo, el día de hoy un nuevo can con la misma apariencia ha hecho acto de aparición para continuar el legado.

Los dejo con un pequeño video homenaje al chucho que con un fondo musical muy acorde a ésta, su casa, dará bastante para hablar.

Been there, read that (XXIX)

Guerra Mundial Z: Una historia oral de la guerra zombi

Aut. Max Brooks

Los zombis son reales, están dentro de nosotros esperando el momento para salir y exterminar al ser humano que lo domina. No duermen, no se cansan, no necesitan pertrechos, son implacables y capaces de resistir gran cantidad de daño antes de caer. Un zombi caído es sólo eso, un ser humano caído es uno más para el ejército de reanimados, no sienten miedo de morir.

De todo lo anterior y mucho más recibiremos testimonio en esta amena y grandiosa obra de sci-fi y cultura zombi creada por Brooks. No esperen una novela en tercera persona donde un héroe o grupo de héroes sobreviven en un centro comercial o escapan de una horda, no, esta obra es una recopilación de una variada cantidad de personajes alrededor del mundo y que sobrevivieron a la más grande guerra luchada por la humanidad.

Desde los Estados Americanos, hasta Argentina, Rusia y China; los diferentes protagonistas de la gran guerra nos narrarán sus experiencias. De cómo se estableció el Plan Redeker de abandono, a la desastrosa defensa de Yonkers o la travesía del gran submarino chino. Seremos testigos de lo mejor y lo peor que el ser humano es capaz de hacer por sobrevivir cuando toda esperanza está perdida.

Una Rusia comunista se convierte en imperio sagrado, una Corea del Norte que desapareció del mapa y una Cuba tan evitada que se termina convirtiendo en el centro económico mundial, serán situaciones derivadas del conflicto que casi exterminó a la raza humana y nos enseñó lo poco preparados que estábamos para enfrentar a otro enemigo que fuéramos nosotros mismos.

Sin duda, una obra que disfrutarán todos aquellos que disfrutan de la ficción zombi y totalmente amena para quienes desean dejar a un lado la complejidad por algo divertido de leer.