Archivo

Archive for the ‘Reseñas Literarias’ Category

Been there, read that (CLVIII)

The Four-Pack Revolution: How You Can Aim Lower, Cheat on Your Diet, and Still Lose Weight and Keep It Off

Aut. Chael Sonnen / Ryan Parsons

512UXWeVCZL._SX258_BO1,204,203,200_Siempre me negué a leer libros sobre dietas, ejercicios o temas similares. Soy de la idea que ese tipo de cosas no se leen o estudian, sino que se aprenden directamente en la práctica. No obstante, cuando me enteré que uno de mis peleadores favoritos de artes marciales mixtas publicó su libro, no resistí la tentación y heme aquí reseñando la obra de Chael Sonnen y el entrenador Ryan Parsons.

Seré sincero, hay muy poco que alguien que ya lleva un rato en estas ondas de los deportes de combate y las artes marciales pueda aprender. La mayoría de las lecciones en el libro son aquellas que se aprenden sobre la marcha en el tatami o en la jaula. Sin embargo, me agrada la acercamiento que se le da al siempre presente trauma de querer bajar de peso.

De entrada, una cubetada de agua fría: es casi imposible, para ti, persona común y corriente con responsabilidades (trabajo, familia, etc.) alcanzar un cuerpo como los que te venden los anuncios de la televisión o los que le ves a los peleadores del UFC cuando hacen lo suyo. ¿Por qué es casi imposible? Porque esos cuerpos que ves, no duran más de 48 horas en ese estado; hablamos de cuerpos que en la mayoría de los casos, llevaron un terrible proceso de deshidratación para verse como se ven, y hablamos de cuerpos que se trabajaron de manera exhaustiva sólo para los 5 minutos que miramos en la pantalla. Necesitamos establecer metas realistas.

Segundo, no es posible alcanzar aquellas metas que te has propuesto si antes no te deshaces de los malos hábitos cotidianos: dormir poco, comer lo que hay a la mano, estresarte por el trabajo, procrastinar, etc. Y para crear buenos hábitos que los sustituyan tienes que entrenar tanto al cuerpo como al cerebro.

Por último, debemos entender que lo que le funciona a unos, a otros no les aplicará. Que no hay un sólo sistema que funcione para todos y que sobre la marcha debemos ajustar nuestras rutinas para aprovechar lo que nos sirve y desechar lo que no nos sirve.

En general, el libro contiene no sólo la charla motivacional y los consejos necesarios para trabajar poco a poco a través de pequeñas victorias (cada día subir más rápido los escalones de nuestra casa, por ejemplo) que construyan un momentum que nos permita alcanzar metas cada vez más grandes; también tiene ejercicios básicos para realizar en casa y estructuras de dietas básicas con recetas sencillas y fáciles de seguir.

En general, para alguien que ya se considere atleta de competencia, no habrá nada que la lógica y la experiencia no te hayan dado ya. Sin embargo, para quien apenas comienza, puede ser una gran guía. En general, no te tortures, no busques el six-pack perfecto, puedes de tener un four-pack que te haga ver de lujo en la playa y que te permita vivir tu vida sin complicaciones ni sentimientos de culpa cuando alguna pequeñita cosa no funciona.

Anuncios

Been there, read that (CLVII)

En defensa de la intolerancia

Aut. Slavoj Zizek

image_1165_1_66951Antes de que se acabe el furor de las elecciones, me apetece escribir un poco sobre mi más reciente lectura. Nuevamente, un pendiente que llevaba más de un año sin ser atendido. Me lo regalaron por ahí de febrero de 2017 y apenas hace unos días que me senté a terminarlo. Lo cierto es que tuve que releerlo desde cero aparte de repasar algunas páginas más de una vez debido a lo exageradamente técnico que se encuentra escrita la obra.

Primero, si hay algo que siempre detesté de las múltiples lecturas sobre ciencia política que me dejaron cada semana a lo largo del doctorado, es esa capacidad tan grande que tienen algunos autores de convertir una idea sencilla en algo sumamente complicado a través de un lenguaje cargado de tecnicismos políticos y palabras rebuscadas. Pues bien, el buen Zizek no es la excepción; le dedicas varias leídas a una misma página y para cuando entiendes la idea central, te das cuenta del exceso de palabras que se utilizaron nada más porque sí.

Segundo, está cabrón (y perdón por la expresión) seguirle el paso a las ideas que por momentos le entran al género anecdótico para después regresar al tecnicismo total. Aunque eso sí, se agradece la parte anecdótica pues funciona mucho mejor para entender el punto central de lo que se habla más que con las definiciones atascadas de referencias circulares.

Ahora bien, En defensa de la intolerancia es una lectura de izquierda total, no me atrevo a decir radical, pero sí muy cerca del extremo. Mi problema con este tipo de lecturas es que si bien muchas de sus ideas tienen un buen argumenta, tarde o temprano las elevan a situaciones ridículas. El punto principal es que no nos debemos dejar engañar por el discurso capitalista global que se asienta a través del poder en occidente. De esta manera, cuando se habla de despolitizar a la economía y dejarla regirse autónomamente por reglas bien establecidas e instituciones con leyes concreta, en realidad se logra lo contrario: se politiza más la situación de los dominados y se establece la relación amo-esclavo entre ELLOS y NOSOTROS (los jodidos).

Me encanta la idea de la Sociedad de Riesgo, y me agradó esta parte de la ilustración a través de analogías que se hacen hasta con un tamagotchi; el problema es que la lectura se siente fuera de su tiempo. A pesar de haber sido publicada en 2005, parece estar escrita con ideas basadas en situaciones de los noventa.

Con todo, creo que la obra de Zizek es sumamente interesante, pero no la recomiendo para quien no traiga consigo algún bagaje considerable de lecturas de ciencia política y gobierno pues aún con los cientos de lecturas que he hecho a lo largo de los últimos tres años, me costó mucho trabajo dilucidar entre la verbórrea y lo que realmente se quiere transmitir. Recomiendo sólo bajo el riesgo de no entender nada o el riesgo de caer preso del tecnicismo que podría hacer que te apropies de ideas que no precisamente son las más adecuadas en un contexto mundial actual.

Been there, read that (CLVI)

Su lucha (Diario de Landsberg)

Aut. Rudolf Hess

Ed. Patricio Lenard

Su luchaNunca antes me tardé tanto en terminar un libro; éste lo comencé en enero de 2017 y 18 meses después es que he dado vuelta a su última página. No sé qué me pasó, siempre sentí fascinación por libros que giran en torno al tema de la Segunda Guerra Mundial, el Régimen Nazi y sus principales personajes, etc. Y sin embargo, sentí mucha pesadez para concluir el diario, aún cuando los diarios y el género epistolar me provocan tanto placer en el ejercicio lector.

El caso de Hess, siempre me ha parecido de lo más triste. Siendo el más ferviente admirador de Hitler, lo que queda constatado en la inmensa pleitesía que le tiene a Adolf en sus interminables halagos y muestras de admiración, termina siendo considerado como un traidor a la causa nacionalsocialista y condenado a la fusilación directa por parte del futuro Führer.

En un par de cuadernos que su esposa contrabandeó fuera de la prisión de Landsberg, Hess narra el día a día de la escritura del libro definitivo de Hitler, Mein Kampf; siendo el encargado de tomar dictados y notas que a la postre se convertirían en el libro supremo del movimiento Nazi, Hess nos brinda una nueva visión del contexto en el que las ideas surgieron, se compartieron y, finalmente, fueron llevadas a la imprenta.

Mucho del diario se reduce a la repetición de las mismas ideas que se pueden encontrar en la lectura de Mi Lucha; sin embargo, es el sentido anecdótico del autor lo que provoca un nuevo interés. El mismo Rudolf lo aclara en una de sus entradas finales, “Después de todo, ¿qué porción de lo escrito me pertenece? Copié sus ideas, transcribí sus charlas, glosé párrafos enteros de su libro… Mi deuda es grande”.

En efecto, queda sentado el antecedente bajo el cuál siempre se afirmó que Hess no era otra cosa más que un accesorio de Hitler, sin personalidad ni ideas propias. Una vez que Adolf es liberado de prisión, el autor del diario decide dar por terminada la escritura de los cuadernos pues ya no tiene nada qué contar por sí mismo. Expresa cuánto extraña las charlas con el líder y lo mucho que añora su presencia.

Y de nuevo, es triste darse cuenta del desenlace de la historia de Hess que un día tomó la decisión de negociar con Inglaterra por su cuenta y que terminó tachado de traidor. Porteriormente, se narran los últimos días del autor como un prisionero sumamente afectado a nivel psiquiátrico y el destino de sus restos que fueron prohibidos en el cementerio que se convirtió en un semillero de prácticas neonazis.

Me encantaron las líneas finales. Hess nos cuenta de uno de los momentos más cercanos que tuvo con Hitler, cuando ambos, después de una celebración en la que se entregaron los primero ejemplares de Mi Lucha, se quedan dormidos codo a codo en una estancia de la casa de Adolf. Y remata con la dedicatoria que el mismo Hitler escribió en el ejemplar que le obsequió: “Para Rudolf, por esta lucha compartida. Nuestra lucha. Adolf Hitler.“.

Been there, read that (CLV)

Los perros duros no bailan

Aut. Arturo Pérez-Reverte

EAL33134Esta es la historia de Negro, que en algún momento tuvo alguno de esos nombres cursis que se le ponen a los cachorros y que hace tiempo que quedó en el olvido. Negro es un sobreviviente, es uno de esos pocos gladiadores romanos que tuvieron la habilidad y una pizca de fortuna para retirarse del deporte; eso sí, forjándose una leyenda y cargando un sinfín de cicatrices que no porta con tanto orgullo como quisiera. Símbolos de la crueldad de un grupo de humanos que entrena máquinas de matar sedientas de la sangre de sus semejantes.

Negro se reúne a diario con su amigo Teo en el lugar habitual: el Abrevadero, donde una destilería vierte sus desechos anisados para deleite de los canes que buscan emborracharse. Así transcurre la vida, al lado de otros: Agilulfo, el perro cuyo culto dueño le ha transmitido dones filosóficos; Boris el Guapo, perro de concurso; Margot, la cantinera francesa feminista… También está Helmut, el Doberman neonazi que extorsiona perros judíos, entre otros.

Pero un día, Teo y Boris desaparecen sin dejar rastro. La lealtad de Negro lo llevará a indagar sobre la desaparición de su buen amigo y lo conducirán a un terreno familiar al que desearía no volver. Esta es la historia del gladiador romano retirado que tendrá que regresar a la arena para salvar a su mejor amigo de un destino que pocos pueden enfrentar sin perder la razón.

La obra de Pérez-Reverte se siente como una historia alterna a La Isla de los Perros que se estrenó en el cine hace poco. Vemos a los canes dialogar y reflexionar sobre su condición de perros. Entendemos que ellos se rigen por estándares de lealtad y rectitud muy diferentes a los de los humanos. En ellos no hay malicia, sólo instinto y reacción.

Es divertida, muchas veces me descubrí riendo mientras leía. Es trágica también, el retrato de los humanos es preciso y la sombra del abandono y la crueldad se cierne sobre nosotros cuando escuchamos el testimonio de los animales que se encuentran en un lecho de muerte, tan sólo recordando el olor de la niña que los quiso mientras eran cachorros y que después los abandonó en el momento en que se convirtieron en una dificultad para las vacaciones de verano.

Los perros duros no bailan es una novela corta, de esas que se leen de una sola sentada. Y sin embargo no deja de ser profunda. Es un atisbo de una historia con un bagaje psicólogico profundo. Se disfruta, provoca alegría pero también tristeza y reflexión. Sería un excelente regalo para cualquier amante de los animales.

Been there, read that (CLIV)

Los amorosos, Cartas a Chepita

Aut. Jaime Sabines

image_1165_1_212052Algo que en verdad amo de los libros, es que pareciera que el libro correcto llega en la etapa de la vida en que más lo necesitas. A Los amorosos, lo encontré en un botadero que de vez en cuando ponen en las inmediaciones de la Facultad en la que trabajo. Llegó justo cuando, al igual que Sabines, escribo misivas interminables a la que considero el amor de mi vida.

Como el título del libro lo indica, la obra es un compilado de cartas que Jaime escribió a la mujer con la que contrajo matrimonio, Chepita. Las cartas son del período previo al compromiso, cuando el poeta se encontraba en sus estudios universitarios; entre 1947 y 1951.

No hay mucho que decir o criticar. Lo cierto es que el genio poético de Sabines está impregnado en cada carta; supongo que el hecho de estar enamorado, le dio al escritor las armas que de por sí le sobraban para escribir con rigor y hábito. Lo que sí es interesante, es lo expuesto que queda el autor en sus letras; podemos ver a un Jaime temeroso y desesperado. Reclama constantemente las respuestas que no siempre recibe por correo y busca de forma periódica que su novia haga su voluntad en cuanto al aspecto físico y hábitos alimenticios.

Por supuesto, resulta difícil establecer juicios adecuados cuando sólo se tienen las cartas de una de las partes. Comprender también la época en la que se escribe, junto con los usos y costumbres, es importante pues uno se puede decantar hacia la crítica de ciertos patrones que hoy se considerarían inadecuados.

Si hay algo que no me gusta del autor y que se observa en varios de los fragmentos. Es su capacidad de mostrarse interesado en otras mujeres y contárselo a su futura esposa. Llámenme anticuado o tonto, pero no se le puede escribir tanto y con tanto amor a alguien para después presumir que besaste a tal o cual que conociste en una fiesta. 

En fin, también asumo que todas las historias de amor deberían tener los mismos ideales románticos que vemos en las películas de adolescentes. No necesariamente estoy en lo correcto. Y por cierto, hay partes sumamente intensas que sólo quienes han amado hasta con los dientes, entenderán. En verdad, me he sentido identificado todo este tiempo con tales sentimientos intensos. Con un poco de suerte, algún día podré publicar todas esas cartas que le sigo escribiendo a mi amada; y todos sabrán que a mi esposa la amé tanto o un poco más de lo que Jaime amó a Chepita.

 

Been there, read that (CLIII)

Campeón gabacho

Aut. Aura Xilonen

campeon-gabachoAunque no lo parezca, me perturba mucho no tener la posibilidad de mantener actualizado mi blog, es como un compromiso conmigo mismo que está siempre en mi mente y que nunca puedo cumplir porque o tengo demasiado qué hacer entre mis tres “trabajos” o cuando tengo tiempo lo ocupo para otras actividades prioritarias que no puedo realizar por la causa inmediata anterior. En fin, pasaré a platicar de uno de los últimos que leí antes de verme inmerso en temas de tesis y laborales, ya tiene más de dos meses desde que lo tuve en mis manos.

Sobre la obra de Aura Xilonen, que a propósito estudia su licenciatura en un edificio contiguo a otro en el que estudio el Doctorado, puedo decir que me dejó un sabor agridulce. Dulce porque la narrativa de la historia te permite imaginar toda una producción cinematógrafica alrededor de ésta, muy al estilo de la primera película de Rocky: un perdedor que obtiene oportunidades en los lugares más insospechados, enamorado de la chica que él cree inalcanzable mientras brinda esperanza a quienes más la necesitan. Es agria, porque a medida que te acercas al final de la historia, ésta se acelera y concluye con un estilo de “continuará” que deja todo a la imaginación y no brinda una conclusión que provoque satisfacción.

Después de tantos “camejanes” y “camaweyes”, uno jamás sabrá si nuestro héroe se queda con la chica, si obtendrá una pelea por el título, si obtendrá los medios para ayudar a los niños de la casa hogar, en resumen, nada. Aunque es obvio que no todas las historias concluyen con un “felices para siempre”, lo cierto es que se siente como algo trunco, más forzado que dejado así por elección de la escritora.

Tal vez ya no es el tipo de literatura que debería buscar. Los cierto es que la disfruté mucho, el manejo del lenguaje “de barrio” de la poblana es más que excelente y te sumerge de lleno en las tribulaciones del mojado que se gana la vida como ayudante en una librería. Vale la pena, sí, mucho, lo recomiendo, aunque con algunas reservas que incluso compartí con mi padre.

Been there, read that (CLI)

Harry Potter and The Cursed Child (Parts one and Two)

Aut. J. K. Rowling

Harry_Potter_and_the_Cursed_Child_Special_Rehearsal_Edition_Book_CoverIba a comenzar la presente entrada admitiendo que la serie de Harry Potter a nivel cinematográfico era mi placer culposo pero, pensándolo bien, no tiene porqué ser culposo algo que te guste, simplemente te gusta y ya. De la serie, hablando a nivel literario, sólo leí un libro, Las Reliquias de la Muerte, y lo hice en un sólo fin de semana. La anécdota es chistosa: un día no tenía nada para leer en el baño, así que me asomé al cuarto del amigo con el que compartía departamento en el verano de 2009 y lo único que encontré a la vista fue el último de los libros de H. P., así que me lo llevé conmigo. Como era sólo una lectura de entre 15 y 20 minutos, pasé directamente a las últimas páginas, comencé a leer La Batalla de Hogwarts y quedé fascinado, era un viernes por la tarde y el lunes mi amigo saldría de viaje, por lo que se llevaría con él el libro, salí del baño y lo comencé desde el principio, dos desveladas hasta las 5 am leyendo fueron suficientes para dar cuenta de la obra. Cómo lo disfruté.

Nunca me di el tiempo de leer los demás, supongo que ya no tenía chiste después de saber el final. Cuando salió esta nueva obra de teatro y se anunció la publicación del guión, me mantuve pendiente de esta última pues dudo que algún día se me haga ver la obra en vivo. Por fin llegó a mis manos y, nuevamente, un fin de semana fue necesario para adentrarme en el mundo mágico creado por la autora inglesa.

The Cursed Child narra la historia de dos amigos, los hijos de Harry y Draco, y una tercera persona que resultará no ser tan amistosa al final. Como podrían muchos imaginarse, ser el hijo de Harry, el elegido, no es tarea fácil; la fama no es para todos y, en efecto, no es algo que Albus Severus disfrute: estar siempre acosado por los demás y tener que vivir bajo la sombra de un padre que es admirado por todos (o casi todos). La relación de padre e hijo muestra ser frágil y poco a poco se fractura, ¿habrá posibilidad de que ambos puedan reparar la situación antes de que sea demasiado tarde?

Al ser un guión, se prescinde de la descripción de lugares y pensamientos, la lectura se vuelve ágil y fluida. Concuerdo ligeramente con los comentarios de muchos lectores que afirman que la obra es más bien un fanfiction oficial, pero creo que no entienden que ésta no es más que un complemento del texto utilizado en teatro. Lo cierto es que se disfruta y es un ticket para entrar a ese mundo que muchos extrañábamos.

Sí, hay mucho de Harry, Ron y Hermione; sí, Voldemort estará presente nuevamente en nuestras mentes; y sí, cualquier admirador de libros y películas lo amará.