Archive

Archive for 28 abril 2014

Been there, read that (CVI)

El libro de los abrazos

Aut. Eduardo Galeano

El libro de los abrazosAl uruguayo Galeano, lo conocí con Patas Arriba que, aunque me encantó, sí me dejó odiando al prójimo humano después de tantas cifras, datos y hechos estadísticos que nos demostraban cómo estábamos acabando con el ya de por sí poco planeta que nos queda. Me quedé con la idea de un escritor realista pero que rayaba en la habilidad de volvernos pesimistas para con el futuro que tal vez no era nuestro, pero sí el de nuestros hijos o los que le siguieran a ellos.

Una vez que comencé con este libro lleno de abrazos, mi idea sobre Eduardo cambió. Ahora estaba leyendo una serie de historias que lograron aflorar los más diversos sentimientos: compasión, ternura, cariño, rencor, enojo, empatía… Decenas de narraciones cortitas que llevan una cronología involuntaria. Escritas en parte dentro del exilio del escritor en España y otras a la vuelta de éste, el autor nos lleva por un sinfín de aventuras que logran meternos en la mente de quien escribió y nos hace encontrarnos con lo mismo que él pudo sentir en esta etapa tan movida de su vida.

Sí, la parte fea del ser humano ahí está gracias a los fusilamientos, la pobreza, el exterminio de las comunidades indígenas, el racismo, los golpes de estado y los crímenes de guerra; sin embargo, lo malo se ve opacado por las historias de esperanza y de amor fraternal que inundan nuestra mente a través de la visión de las letras.

La obra de Eduardo Galeano es exquisita y un must de la literatura latinoamericana. Ligera, bella, pasional y elaborada, con una prosa soberbia que pocos autores manejan. La amé.

Los que se degradan

Jpeg

Categorías:Imágenes

Been there, read that (CV)

Historias de cronopios y de famas

Aut. Julio Cortázar

De cronopios y de famasNada como encontrarse una bella versión de 1986 de un libro emblemático de un escritor tan laureado como Cortázar. Con esta copia impresa del mismo año de mi nacimiento bajo el brazo, es que salí feliz de una feria del libro algo escueta. De algún modo, me cuesta trabajo leer a los autores más emblemáticos, los dejo para lo último de mis playlists de lecturas próximas y, generalmente, los termino evitando. Después de hacerme con algo de García Márquez, Baudelaire y Wilde, me hice a la tarea de leer algo de Cortázar esta semana santa, aprovechando el tiempo libre.

Historias de cronopios y de famas es surreal, no se me viene otro adjetivo a la mente. Lo es porque lo lees, lo disfrutas, lo vuelves a leer y aunque te sigue gustando, no tienes idea de lo que acabas de leer. Si bien las primeras dos partes, Manual de instrucciones y Ocupaciones raras, se sienten como algo cotidiano, no pasa lo mismo con Material plástico y la parte que recibe el mismo nombre que el libro. Precisamente, la segunda mitad del libro toma un aire poco común que se mantiene y enrarece cada vez más.

Distinguimos precisamente a estos elementos que se vuelven protagonistas de los diversos relatos: cronopios, famas y esperanzas. Nos queda claro que los famas son más sagaces y están un poco más maleados que los cronopios, que suelen ser algo inocentes, bonachones y hasta tontos. Las esperanzas se encuentran en todos lados y aunque tienen un carácter, digamos, volátil, terminan siendo presas de los otros y quedan atrapadas en las más diversas situaciones.

Pero hasta aquí, pues definiciones no encontraremos muchas y mucho menos una explicación lógica. Hay que leerlo y tratar de captar lo más que se puede de significados. Es una lectura ligera y pesada a la vez, se entiende mucho pero se comprende poco. Sin embargo, vale la pena la recomendación a menos que seas como mi Señor Padre, que detesta los textos que no tienen una estructura lógica definida.

D. E. P. Gabo

Un clásico, el 17 de abril dedico un par de líneas a una de las obras de un grande, Gabriel García Márquez, y al día siguiente, 18 de abril de 2014, anuncian su fallecimiento. Vaya con Dios, amigo.

Gabo DEP

Been there, read that (CIV)

El coronel no tiene quien le escriba

Aut. Gabriel García Márquez

El coronel no tiene quien le escribaEn definitiva, uno no puede andarse dando el lujo de criticar o reseñar cualquier libro que le pongan enfrente. Me pasa justo cuando me topo con alguna obra como la del Maestro García Márquez. Me limitaré entonces a realizar un par de comentarios y una que otra impresión o, por lo menos, a guiar un poco a quien todavía no haya recorrido las palabras de Gabo.

Las historia es triste, de esas que gustan de arrebatarte un poco de esperanza. No sé qué tipo de esperanza te quiten, pero te la quitan. Una pareja de ancianos se encuentra en la pobreza extrema, viven de la ilusión de recibir un cheque del gobierno por el servicio militar prestado a la patria por parte del coronel. Después de 15 años de aguardar, lo único nuevo que han recibido es la muerte de su hijo, de la que obtuvieron una única herencia: un gallo.

Así, la vida de los ancianos se mueve entre visitar cada viernes la oficina de correos para verificar que la pensión no ha llegado, vender cada una de sus pertenencias para tener dinero y poder comer, y utilizar parte de ese mismo dinero para alimentar al gallo que echarán a pelear en un par de meses. Aunque esto último no signifique que el gallo sea un ganador seguro.

Es una novela bellísima aunque entristecedora, obligada lectura para todos. Por algún motivo, no me costó el mínimo esfuerzo ubicar a los personajes en la actualidad, en aquellas zonas de extrema pobreza donde la gente espera y espera apoyos anunciados por parte del gobierno, de esos que nunca llegan pero sí que alimentan.

Lo sublime

Burke

Cualquier cosa que de algún modo sea terrible […] es fuente de lo sublime, esto es, puede producir las más fuertes emociones que una mente puede experimentar. Todas las privaciones generales son grandiosas porque son terribles: Vacuidad, Obscuridad, Soledad, y Silencio.

La pasión que lo grandioso y lo sublime provocan en la naturaleza es el Asombro […] el estado del alma que suspende todos sus movimientos.

– Edmund Burke

Categorías:Citas Etiquetas: , , ,

Been there, read that (CIII)

Trabajos forzados, Los otros oficios de los escritores

Aut. Daria Galateria

9788415130178Pocas veces dejo un libro a medias para regresar a terminarlo otro día. Cuando esto sucede, o el libro es muy malo o simplemente no me hallé en su lectura, y haciéndole caso a Borges, me lanzo a leer alguna otra cosa. Tal es el caso de la obra de la Srita. Galateria: o definitivamente es malo o algo se perdió con la traducción de un tal Félix Romero; el caso, es que el libro peca de aburrido aún cuando se quiera ver como biografía.

Como el título lo dice, Trabajos forzados es una reseña de los trabajos que grandes autores desempeñaron a lo largo de sus vidas. Para escritores wannabe como un servidor, ayuda bastante para saber si andamos o no andamos en el buen camino de la escritura, aunque ciertamente, veremos desde chambas totalmente comunes hasta algunas demasiado especializadas como las de Lawrence de Arabia. Por tanto, ni desanima ni motiva, sino todo lo contrario.

Como mencioné al inicio, el problema podría estar en la traducción o tal vez desde el idioma original se encuentre una falta de consistencia. No se da uno cuenta cuándo se está parafraseando, cuándo se está citando, cuándo se narra en tercera persona y cuándo se narra en primera. Los tiempos verbales cambian en la misma oración y de repente la misma narración se enfrasca en datos que no aportan nada a la verdadera historia laboral del autor del que se hable. Es muy fácil distraerse de la lectura en este libro.

Definitivamente no es una obra que recomendaría y tomando en cuenta el costo de la edición (470 pesotes), saldría mejor gastarlo en otros libros que sí valdrían su peso en oro. Una lástima porque la pasta y el acabado del libro son muy bonitos.