Archivo

Archive for 31 mayo 2010

Been there, read that (VIII)

Ausländer

Aut. Paul Dowswell

Continuando con la lectura de daños colaterales de la Segunda Guerra Mundial, llegó a mis manos (gracias a mi primer sueldo laboral) la presente obra que se titula “Extranjero” en alemán. El hecho de ser una de mis primeras adquisiciones a través del sudor de mi frente, hizo que el libro despertará un extraño deseo que leerlo aún antes de terminar mi lectura anterior.

De manera afortunada, Ausländer no me decepcionó para nada. ¿Cuál de los temas trillados por History “Hitler” Channel analizamos en esta ocasión? Pues nada más y nada menos que la cuestión de la búsqueda del ario perfecto, su participación en las Hitler Jügend (Juventudes Hitlerianas) y la gran decepción alemana al darse cuenta de que lo que parecía su ser perfecto resultó apoyar todo a excepción del nacional socialismo.

Durante tales etapas, acompañamos a Peter Bruck, un niño polaco de ascendencia alemana que lleva una vida tranquila y agradable hasta el día en que soviéticos y alemanes pisan el territorio de su país en busca de anexiones de territorio y poder. Pronto sus padres se ven envueltos en un accidente que cobra sus vidas, dejando al protagonista en la orfandad y a merced de la difícil vida de los orfanatos en tiempos de guerra.

La suerte brilla y, debido a su condición de ario nórdico perfecto, peter pronto será adoptado por una familia berlinesca con las más altas consagraciones nacional socialistas. En una vida destinada a la alabanza hitleriana, Bruck descubrirá que su condición le brinda la oportunidad de ayudar a todas esas personas víctimas del régimen totalitario del país y encontrará en el amor de su vida, la joven Anna Reiter, el apoyo para romper las reglas y hacer todo tipo de actos que, al final, lo llevarán a ser buscado por los escuadrones asesinos de las Schutzstaffel (SS).

Mientras vemos la evolución de una Alemania poderosa y un régimen total; a una etapa de derrotas y conclusión, abordaremos temas como la ley de eugenesia, las rivalidades por el amor e, incluso, los esfuerzos de aquellos que se dieron cuenta de la maldad de un gobierno que no se conformaba con el todo que ya poseía. Entretenida y ligera, la obra de “Extranjero” nos deja con un buen sabor de boca y muchas reflexiones que uno no se da cuenta que las hemos hecho hasta una vez concluida la lectura.

Anuncios
Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , ,

Been there, read that (VII)

El niño con el pijama de rayas

Aut. John Boyne

Una vez regresando a los temas de mi añoranza, recordaba en alguna ocasión la mención de una película que llevaba por título el mismo que encabeza la más reciente obra que tuve entre mis manos. De algún modo, en mi ignorancia, no tenía idea del tema que trataba este libro, salvo el recuerdo vago de una película “buena” que me recomendaron sin más descripción del contenido. Tome el escrito y procedí a leer la sinopsis contenida en la contraportada; me convenció y, al igual que dicha sinopsis, procederé a dar una pequeña reseña propia de la obra en la que, en la medida de lo posible, omitiré detalles para tan ameno libro.

“Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.”

Es una de las frases que resaltan la “sinopsis” del libro, por lo que sería propio y correcto continuar mi escritura de esa manera. Y es que, precisamente, puedo decir que, hasta el día de hoy, jamás encontré un libro tan sencillo y tan profundo y atrapante como éste. No estoy diciendo que sea el más profundo y atrapante, sin embargo, la sencillez con que se describe es impresionante y la ligereza de la lectura no nos permite llevarnos más de un par de días para leerlo de cabo a rabo; cosa que no aplica para la interpretación y reflexión que nos deja.

Tratando de encubrir la historia, recurriré nuevamente a la “sinopsis” que nos brinda y nos dice lo básico: Acompañaremos la visión de un mundo desconocido a través de los ojos de un pequeño de 9 años de edad llamado Bruno, que pronto se ve a obligado a mudarse a un lugar extraño donde, lejos de aprender unas frías lecciones de la vida, se verá envuelto en un evento sin precedentes y que delega su responsabilidad total al padre del niño.

Contarles más, sería un pecado pues arruinaría la trama que todos esperan pero que no saben si acontecerá de la manera esperada. Sencillo, brillante, ameno, ligero y agridulce, son adjetivos que me vienen a la mente cuando escucho el nombre de la obra. En palabras de un amigo: “Si ya has visto la película, el libro supondra tan solo un complemento a lo que ya has visto en la pantalla; si lees primero el libro, te darás cuenta de que la película es buena, pero no tanto como las imaginación que te despierta el relato del pequeño Bruno”.

Lo recomiendo en un ciento por ciento y espero disfruten la lectura cuando tengan la oportunidad de leerla.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , ,

Been there, read that (VI)

Patas Arriba

Aut. Eduardo Galeano

Variando un poco el tema de lectura al que me apego por lo general, en esta ocasión tuve la oportunidad de leer un libro diferente. Nunca he sido fan de la sátira o del politicismo escrito; sin embargo, me animé a leer la presente obra gracias a la inclusión en ésta de grabados e ilustraciones de José Guadalupe Posadas (Para quienes gustamos del arte de coleccionar artesanías de calaveras, es un gran plus) y al cariño de una persona muy especial que me regaló el escrito.

¿Cómo reseñar en pocas palabras un libro como Patas Arriba? No es una lectura ligera, es lo primero que puedo decir. Lo cierto es que el autor hace gala de una alta escuela de escritura combinando, a un nivel extraordinario, una sintaxis de oraciones muy elaborada, inclusión de fuentes reales y la participación de dichos urbanos. No esperes un libro ameno, por el contrario existen las partes difíciles de terminar y que, de alguna manera, tienen ese objetivo de frenarnos para reflexionar lo que leemos.

Algo que es facil destacar, es ese grado de negativismo que, en lo personal, no veía ni siquiera en un libro de la talla de Mein Kampf de Adolf Hitler; terminas de leerlo y te das cuenta de todas las críticas, burlas, objeciones e insultos en contra de los malos ejemplos políticos y sociales de los 90’s. Lamentablemente, el libro se dedica a denunciar las causas de la mala vida y no propone alguna solución.

¿Qué nos deja Patas Arriba? Definitivamente una reflexión muy poderosa de los errores del ser humano y de aquellas fallas que persisten y que, por ser tan obvias, no vemos o no deseamos ver. Huecos de información, destrucción del planeta, la industria del consumismo, los crímenes de las grandes potencias, son sólo algunos de los temas que no serán disparados al subconciente.

Una obra recomendable para aquellos que buscan una lectura concienzuda de la civilización, para aquellos que gustan de leer milenio o el chamuko; no la recomiendo para personas susceptibles a cambios de temperamento o sensibles a un negativismo tan marcado como el del autor.

¡Disfruten!

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , , ,

Si toma, no maneje

En este entorno de desempleo y ocio en el que me encuentro, de hecho qué me hago tonto, desde hace un par de años, se ha hecho costumbre mía y de mis mejores amigos de la ciudad natal, ir cada sábado a beber un poco (en exceso) de hidromiel (cervezas y/o caguamas) a alguna de las tabernas (cantinas) locales.

Qué puedo decir, nos gusta el ambiente burlón y bohemio; aparte de llenar la rockola de canciones de los grupos metaleros por predilección. Sirve que rockeamos y aparte corremos a la gente que no aguanta los rasgueos y baqueteos del rock.

En fin, en unos, dígamos, 4 o 5 años de andar en esos ambientes llenos de coto, vicios y anécdotas; no me he quejado de nada. Somos sujetos pacíficos y lo más cercano a algún problema han sido las veces que el novio de alguna chava nos quiera hechar pleito por andarle haciendo ojitos a sus pareja. En general, nos hacemos amigos del mesero, del cantinero o del dueño del bar y nos mantenemos alejados de problemas tan sólo ocupándonos de nuestros propios asuntos.

Llamó mi atención el día de ayer que, por parte del correo de un buen amigo de la universidad, llegase a mi bandeja de entrada una cadena bastante conocida sobre una hermosa chica que, tras tener un accidente de tráfico ocasionado por el consumo de alcohol de algún irresponsable, termina hecha un desastre, por así decirlo sin dar más detalles.

Entonces recordé el fin de semana pasado: tras salir a una de esas muchas noches que salimos y que, por lo general, se convierten en mañanas, salimos del tugurio elegido a eso de las 6 am; en nuestra tontería, un “amigo” que iba saliendo del mismo lugar a la misma hora nos invitó a “seguirla” y, como todo buen borracho, aceptamos y nos subimos a su camioneta. Supe que algo iba mal cuando en la primer cuadra casi nos estrellamos con un taxi y en la vuelta a una esquina nos subimos a una banqueta.

Pronto decidimos que queríamos bajarnos del vehículo, pero el sujeto no bajaba los seguros ni la velocidad. De repente, el estado alcohólico de nuestro chofer le evitó darse cuenta que se dirigía en línea recta contra una camioneta estacionada, nos agarramos de lo que pudimos y nos preparamos para el impacto…

…Una parrilla delantera voló por los aires, una camioneta inmóvil salió disparada un par de metros hacia adelante, y la inercia hizo que nuestros cuerpos se sacudieran. Antes de poder reaccionar, el conductor metió primera y salió como rayo para evitar cualquier situación que involucrara la presencia de autoridades. Atravesamos la avenida principal de la ciudad sin siquiera frenar o ver si no venían otros automóviles a los costados. Cinco cuadras después, logramos que se detuviera, de inmediato me abalancé a los controles de los seguros, abrí la puerta, me bajé y comencé a caminar lejos del vehículo endemoniado.

Se me unió una amiga que no pudo conseguir que nuestra otra acompañante se bajara del vehículo pues no quería dejar al tipo en su borrachera. Más avanzado el día pudimos enterarnos que chocaron una vez más pero que, al final, lograron llegar a casa y no hubo contratiempos extras (¿Más?).

Cuando lo conté a mis amigos me pareció gracioso, decir que había enfrentado la muerte, que se sentía bien perrón chocar, etc. Pero tras recibir el correo que mencioné al inicio del post, me puse a pensar: ¿Qué si hubiese habido una persona esperando a atravesar al calee junto a la camioneta que colisionamos? ¿Si hubiese habido un bebé dentro de aquella camioneta? ¿Qué si un coche nos hubiera golpeado mientras atravesábamos la avenidad a toda velocidad?

Lo cierto es que a veces nos parece una gracia el realizar esas grandes hazañas de la borrachera. Sin embargo, deberíamos pensar en que si a nosotros no nos interesaba el bien propio, por lo menos pensar en lo que le podemos arruinar a los demás.

En fin, como dice el título: Si toman, no manejen. No les cuesta nada caminar un poco o tomar un taxi después de amanecer.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: ,