Archivo

Posts Tagged ‘Símbolos’

Historia de la Humanidad

1

2

3

4

5

6

7

8

Milo Manara – Storia dell’Umanità

Anuncios

Been there, read that (XLIII)

Dibujos

Aut. Franz Kafka

“Déjenme hablarles de un gran artista, Franz Kafka”, es la frase con la que Max Brod describiría su actividad como coleccionista y archivero de múltiples bocetos y dibujos que Franz Kafka realizó a la largo de su vida. Que si el debate se ha centrado entre si su obra recurre al impresionismo o a otra corriente pictórica, es lo que menos importa cuando nos hemos hecho con una copia de la presente obra que reune 40 diferentes ilustraciones que se acompañan de textos del autor de La Metamorfosis.

No hay mucho qué decir, un seguidor de la literatura kafkiana no tendrá problema en reconocer la procedencia de cada texto que acompaña a los elementos gráficos que, como lo indica el título del libro, son el atractivo principal al ser las únicas 40 piezas del arte de Franz conocidas hasta la fecha y reunidas en un sólo lugar. Existen más dibujos pero, como es mencionado por la nota editorial, se encuentra bajo llave y guardados recelosamente del público en general por parte de una dama que se encarga de cuidarlos.

Los textos son sublimes y los dibujos algo diferente y digno de una exposición montada en alguno de los museos más famosos. Mientras que algunos trazos se acompañan del texto con el que precisamente fueron concebidos, otros textos fueron elegidos por su referencia a la imagen.

Definitivamente es una de las mejores compras navideñas que pude realizar. Precisamente, al no ser una obra escrita completa, su lectura se hace amena y veloz debido al espacio dedicado a los dibujos. Recomendable tanto para el lector no familiarizado como para aquel que se puede jactar de conocer la obra completa del autor. Me atrevo a decir que sirve también para aquellas personas que no pueden centrar su atención sólo en letras y que prefieren los libros “que tienen dibujitos“.

En su cumpleaños


¡Carnal! No te preocupes por ser un año más viejo, ¡preocúpate por despertar!

Te estamos esperando…

El can anarquista

Entre el recorte de personal de mi empresa, los trabajos colaborativos a distancia de la maestría, y el poco tiempo que tales situaciones dejan para hacer cualquier otra cosa, me he quedado con pocos temas sobre los cuales escribir.

Ahora que lo pienso, por si no lo han notado, el mundo está hecho un carajo: Que los mototaxis invadiendo el Centro Histórico de Puebla, que el paro de transportistas a nivel nacional, que la protesta pacífica española en el Parlamento, que si cuelgan a una mujer y la prenden en Monterrey (junto a la cuota diaria de muertos), que a Chuchita la bolsearon, que los pájaros atacan seres humanos en China, que las protestas en Grecia por el déficit, etc., etc., etc..

En fin, para qué arruinarle el día a los optimistas (a los que no lo son también); dentro de las múltiples noticias que suenan hoy, me llama la atención una que se me hizo lo bastante “agradable” a pesar del contexto en el que encuentra su existencia: La reaparición del (ahora) legendario Kanellos, el perro anti-sistema, the riot dog, el can anarquista.

Resulta que este fino ejemplar del mundo canino se ha aparecido en todas y cada una de las manifestaciones populares que han tomado lugar en Atenas, Grecia. Hoy lo ha hecho nuevamente durante las sesiones de huelga general en Grecia. Es curioso cómo dentro del mar de violencia, ocurren situaciones como la del mejor amigo del hombre al que suscribe esta entrada.

No hay mucho qué decir, Kanellos, como fue nombrado por el color de su pelo, es ya un animal legendario por su aparición y agresión en contra de las fuerzas de granaderos que se hacen presentes en toda manifestación, desde 2007. Se dice que el perro original murió en 2008 pero, por algún motivo, el día de hoy un nuevo can con la misma apariencia ha hecho acto de aparición para continuar el legado.

Los dejo con un pequeño video homenaje al chucho que con un fondo musical muy acorde a ésta, su casa, dará bastante para hablar.

Sacramentum Gladiatorum

Una vez que se ha cumplido con los requerimientos y pasado la prueba del combate, recibir la marca del gadiador a fuego vivo y recitar:

I commit my flesh,
my mind,
my will to the glory of this ludus
and the commands of my master.

I swear to be burned,
chained,
beaten or die by the sword
 for honour in the arena.


“Uri, vinciri, verberari, ferroque necari”

Categorías:Inspiraciones Etiquetas: , , , ,

Maloik!

Me encontraba revisando las estadísticas del blog, el día de hoy, cuando observé el siguiente comportamiento gráfico de la cantidad de visitas de los últimos días:

¿Coincidencia?

Categorías:Fumadeces, Ocio Etiquetas: , , ,

Been there, read that (XXV)

Colección Parte II:

La Búsqueda Soñada de la Oculta Kadath, El Horror de Dunwich, La Sombra Sobre Innsmouth & Más Allá de la Llave de Plata.

Aut. H. P. Lovecraft

Terminé de leer y cerré el libro, me dirigí a la cocina y apresuré un buen vaso de agua; retorné al lecho, me acomodé, cerré los ojos y comencé a soñar…

El primer sueño me puso en los pies de aquel hombre que en sus sueños viajaba a través de maravillosos mundos; conocía a los más inimaginables personajes. Su objetivo era uno: encontrar el templo de los dioses que podrían escuchar personalmente su petición de hallar aquella hermosa y eterna ciudad que sólo cuando era un niño pudo visitar, Kadath. Ya sea viajando a la luna acompañado de un ejército de gatos; navegando secuestrado por servidores del Caos Reptante, Yog Sothoth; acompañando a los gules y las descarnadas criaturas de la noche en una guerra contra los comerciantes cornudos; o siendo perseguido día y noche por un obscuro personaje, ¿podría en algún momento contemplar las grandes murallas y los hermosos jardines que alguna vez creó? No lo pude saber, mi sueño cambió…

Entonces soñé que era un habitante más de aquella pequeña comunidad de Dunwich. El ambiente era tranquilo pero ya nadie se acercaba a nosotros, no después de los rumores y leyendas surgidos de aquella historia que decidimos ocultar y olvidar. De aquel terror que ese niño, nacido en el seno de una familia de obscuras tradiciones, provocó. Decían que tenía patas de cabra y que a sus 6 años ya se veía como de 16; también dijeron que aquel invisible monstruo que devoraba ganado, y a alguna que otra familia, fue invocado y criado por él. Nunca sabremos realmente, sólo de los esfuerzos del trío de catedráticos que vino a tratar de librarnos de aquel horror.

Una vez más cambió el panorama, ahora era un curioso turista en un pueblo que tenía la fama de ser odiado y aborrecido, el pequeño puerto de Innsmouth. Los locales me miraban con recelo y todo parecía normal (hasta donde se puede utilizar el término “normal”) pero odié encontrarme con ese borracho que me contó del pacto que sus habitantes con seres no pertenecientes a la raza humana hicieron. Cómo sacrificaban personas a cambio de abundancia y piezas de oro; tuve que huir. Perseguido por el lugar entero, hallé una mezcla de razas que me hizo gritar, y justo en el momento decisivo, en el que no sabía si escaparía o lo lograría, mis sueños me llevaron a otro lugar.

Se aproximaba la hora de despertar, el último fue rápido y borroso. Me encontraba en ese pequeño cuarto donde nos sería repartida la herencia de Carter, aquel que desapareció hacía ya algunos años y llevaba una llave de plata entre sus manos. Un extraño árabe está sentado a mi lado, nos oponemos a esa repartición, creemos que Randolph está vivo y tratamos de evitarlo. El extraño personaje junto a mi, comienza su participación y nos narra la verdadera historia de lo que pasó cuando Carter desapareció en aquellos paisajes montañosos de Arkham y de cómo conquistó el trono al lado de los dioses arquetípicos. 

Después desperté. Con una sonrisa en mi rostro observé el libro que yacía en el buró junto a mi cama. Lo hizo una vez más, Lovecraft me hizo soñar.