Archivo

Posts Tagged ‘Ensayo’

Been there, read that (CL)

Una cerveza de nombre Derrota

Aut. Eusebio Ruvalcaba

9789709854039-uk-300De alguna manera, siento que un libro regalado es más valioso cuando antes fue leído por la persona que lo regala. Pienso que parte de la esencia de la persona que lo leyó queda impregnada entre las páginas. Que en cierto modo, esa persona te regala no sólo el libro, sino las circunstancias que rodearon su lectura durante las horas que duró. Una cerveza de nombre Derrota acompañó a una persona durante sus tratamientos contra el cáncer. Ésta persona me advirtió que probablemente tendría un poquito de radiación al dármelo; lo primero que hice fue abrazar el libro contra mí, pues un regalo tan valioso bajo ningún concepto podría ser peligroso.

Desde que leemos el título intuimos algo que se confirmará al leer las primeras líneas: la derrota es el tema principal de la obra. No una derrota en el sentido estricto de la palabra, hablamos de una derrota de la vida, una derrota que sufrimos sin darnos cuenta, la derrota que nos impone la cotidianeidad.

Podría describir el libro con cinco palabras: alcohol, mujeres, confesiones, música e ironía. Todas mezcladas en una colección de ensayos, monólogos y crónicas, que dan cuenta de todo aquellos que observamos en la tragedia de la existencia.

Cuando lees la obra de Ruvalcaba, no lees las páginas, lo lees a él. Es inevitable entender su amor por la música y, al terminar, sientes que de encontrártelo en la calle o en alguna feria del libro, no te encontrarías a un autor, te encontrarías a ese viejo amigo que conoces de tanto tiempo atrás, serías capaz de llamarlo compadre.

El libro es irónico, es sarcástico, es vulgar en su tratamiento del término mujer, pero no deja de ser bello, gracioso, interesante, reflexivo. Por momentos despierta melancolía, por momentos no estás seguro de la cordura de quien escribe unos consejos para conquistar a la mujer tan intransigentes que cuando miras la realidad, no podrían estar tan disparatados.

Es un libro que no exige demasiado tiempo pero sí bastante reflexión al interior de las sonrisas que provoca. Llegó a mí este libro que se ha convertido ya en uno de mis favoritos y que algún otro día, en definitiva, releeré.

Been there, read that (CXLIV)

Toda una vida estaría conmigo

Aut. Guillermo Sheridan

issuu___toda_una_vida_estaria_conmigo_de_guillermo_sheridan_by_editorial_almadia54172a9eacda5_300hCierro mi año lector con uno de mis preferidos, el buen Maestro Sheridan. Hay un problema con mi columnista y ensayista mexicano favorito: que su condición de favorito propicia que en una obra recopilatoria, utilizada a modo de biografía, gran parte de su contenido ya haya pasado por mis ojos. Sin embargo, pocos textos me provocan tanto placer al leerlos como los del susodicho.

Divido en capítulos que comienzan “muy tempranito por la mañana”, pasando “por ahí del mediodía”, llegando a la “hora del cafecito” y terminando “ya en la nochecita”, el libro recopila textos que el autor ha presentado a lo largo de su carrera (algunos son inéditos) y que se relacionan con las diferentes etapas de su vida: niñez, juentud, adultez; y al mismo tiempo, su relación con la familia, con personalidades del distintas áreas, consigo mismo, con sus mentores.

Toda una vida estaría conmigo es divertida, sarcástica, seria, atinada, tal y como siempre he considerado al autor, una auténtica inspiración como hombre de éxito y como exponente de la humildad y el buen humor con elque se debe tomar la vida. Alguna vez le mandé un tuit al autor, “Maestro Sheridan, es usted la reata más peluda del desierto, a lo que contestó, “ahí pinchemente”. Y en efecto, ahí pinchemente.

Been there, read that (CXXXV)

Ser como ellos y otros artículos

Aut. Eduardo Galeano

1080_ser_como_promEn el mes de su fallecimiento, no pude evitar el mirar la modesta biblioteca de libros pendientes que tengo (cada vez más difícil de atacar debido a los trámites de una posible entrada al doctorado) y elegir, como siguiente víctima de mi hambre lectora, a Eduardo Galeano.

No es mi primer acercamiento, ya tuve el placer de disfrutar de sus páginas en Patas arriba y El libro de los abrazos; se sigue sintiendo como algo fresco aunque desde un enfoque pesimista y trágico, la familiaridad es inevitable. Como cuando abres la nota roja de un periódico local y presientes el tipo de notas que encontrarás, ya sabes a lo que te atienes cuando echas un clavado a la prosa/ensayo breve que Galeano tanto practicó.

La obra abarca textos que datan del período de 1989 a 1992. Precisamente, mucho tiene que ver en el contexto del bloqueo a Cuba, las divisiones en Europa y la creciente desigualdad entre los de arriba y los de abajo. La forma en que los pobres se vuelven cada vez más pobres, esa capacidad que tienen los pueblos modernos de rechazar sus raíces indígenas, de lo capaces que son de prohibir las tradiciones que en algún momento le dieron vida a su territorio.

De cómo los indios son ninguneados y de cómo cambiamos ídolos y dioses antiguos por aquellos que el colonialismo nos impuso. De cómo se volvió un crimen hablar en la lengua nativa y de cómo se considera una bestialidad el no hablar español o inglés. La caída del comunismo y la ausencia de una izquierda que se quedó en sueños.

Todo esto es un amalgama de tristeza e impotencia la que se encuentra en la pluma de Eduardo. Siempre necesario para recordar todo aquello que sabemos que nos persigue pero que preferimos ignorar.

Been there, read that (CXXXIII)

Lugar a dudas

Aut. Guillermo Sheridan

968-7723-94-7_bigRecién terminaba de contestar el examen TOEFL, la aplicadora me dejó salir unos minutos antes, toda vez que contesté “en friega” la última parte y sólo me picaba los ojos mirando a los compañeros del aula concentrados en lo suyo. Bajando las escaleras de uno de los pisos de la Facultad de Lenguas, me topé con un botadero de libros en remate. Cuál no ha sido mi sorpresa al encontrarme con un ejemplar del maestro Sheridan que me vendieron en tan sólo 25 pesos. Hubiera pagado fácil 10 veces esa cantidad.

Ya he comentado en ocasiones anteriores las muchas virtudes que vislumbro en el autor. Pocos escritores han logrado brindarme un sonrisa genuina al leer sus textos. En Lugar a dudas, Guillermo describe a la perfección ese tipo de situaciones que, si bien no hemos vivido de forma idéntica, fácilmente identificamos en nuestras vidas o en la de los seres más allegados.

Por etapas, la ironía envuelve la vida del autor: la infancia, los viajes, la colonia, la ciudad, el trabajo, el priísmo. Cientos de emulaciones en las que hemos caído presos. El compañero trabajador que hace todo menos trabajar, el vecino escandaloso que de naco no bajamos, la eficiencia de nuestras autoridades para defender nuestros derechos y sacarnos la propina, la burocracia, la familia que nadie quiere.

Lugar a dudas es brillante, casi 300 páginas de sorna y humor negro, de esas que duelen a pesar de la risa que provocan. De esas situaciones que difícilmente podemos combatir.

Been there, read that (LXXX)

Un amor de Simone

Aut. Bárbara Jacobs

Un amor de SimoneRondaba los anaqueles de mi librería favorita cuando en la sección novedades me encontré con esta obra. Después de leer La mujer rota, no pude evitar sentirme atraído por el título (además de que su precio estaba realmente por debajo del promedio). Me llevé una grata sorpresa, pues me encontré con un texto ligero, ameno e interesante.

La obra de Bárbara es, ante todo, una conversación informal de ella consigo misma y con el lector. En esta plática, que podríamos conseguir entre intelectuales y personas con conocimientos básicos de la obra de De Beauvoir, nos centraremos en una Simone que pasa desapercibida tanto en el mundo literario como en el histórico: la Simone sensible y enamorada. Y este aspecto de la escritora es el que se revisa a través de la correspondencia que tuvo con su amante, el escritor norteamericano Nelson Algren.

Aclaro, no es un libro en el que encontraremos una serie de cartas pues ya existe ese compilado. Lo que encontraremos es un análisis que se hace a raíz del prólogo y comentarios que la albacea literaria de Simone hace previo al contenido de las cartas en el compilado original. La autora salta a la defensa de Algren y, al mismo tiempo, se encarga de colocar el reflector en el punto donde se debe apreciar a la escritora francesa cuando se busca una nueva y diferente perspectiva.

Sin duda, el libro resulta refrescante y toca un tema diferente. La lectura se hace rápida y en ocasiones se siente divertida por el tono que la autora toma para reclamar lo que considera injusto en el trato hacia una de las partes en esta relación de amor a distancia. Lo recomiendo totalmente. Eso sí, hay que conocer un poquitito de Simone, no demasiado pues la misma autora admite no haber leído más que un par de tomos.

Been there, read that (LV)

Las ideas de Tello Téllez

Aut. Amado Nervo

Amado Nervo siempre fue uno de los autores favoritos de mi padre, por lo mismo, desde muy pequeño tuve acercamientos con su obra. Buscando algún poemario de su autoría, me tope con Las ideas de Tello Téllez, su bajo costo me impulsó a adquirirlo de inmediato. Me topé con una obra que, por supuesto, tiene el sello del ilustre autor; sin embargo, no posee ni el ritmo ni la temática a la que estaba acostumbrado de él.

Tello Téllez es un personaje ficticio, amigo del autor, que recientemente ha fallecido. A modo de homenaje Amado Nervo se da a la tarea de publicar un compendio de ideas que Téllez ha escrito a lo largo de su vida y que le ha hecho llegar a través de cartas. No 0bstante, la última parte es obtenida de algunas notas borrosas halladas entre las pertenencias del extinto.

Tello Téllez es un hombre ensimismado que ha reflexionado mucho sobre temas como la vida, la muerte, el amor, las mujeres. Sus reflexiones no dejan estar acompañadas por el factor Dios y el catolicismo al igual que de influencia filosóficas clásicas. Sus debates internos encuentran su punto culminante en la necesidad de comprender que el hombre tiene una esencia maligna que debe combatir.

El libro es corto y de fácil digestión con reflexiones adecuadas. No es la obra común por la que se conoce al autor; más bien, se siente como un ejercicio literario que buscaba salirse de lo cotidiano. La última parte, una plegaria, es realmente hermosa y coloca una idea sobre el amor femenino muy sólida y, creo yo, correcta en nuestra cabeza.

La escuela de la montaña

Fragmento de ‘Un sueño de Tello Téllez’:

Yo sueño que en méxico, la montaña, el valle, el desierto mismo terregoso y blanquizco, se convierten en colmenas… es decir, escuelas.

[…]

La casita sirve de escuela. El tinglado, de comedor… Cincuenta o cien inditos, bajo el amable y frágil techo de la primera, dejan oír ese rumor peculiar que producen las abejas que trabajan y los niños que estudian, y que es tan precioso para todo oído de soñador y de patriota.

[…]

Los niños, seguidos del maestro, van alegres al comedor, y media hora después, satisfecha la primordial necesidad, retozan en torno a la escuela, para volver al estudio, hasta las cuatro de la tarde, y regresar a sus chozas, donde la madre los aguarda, antes que caiga nuestro pomposo sol…

He allí todo.

Y esto no tiene pedagogía: casi no tiene consistencia, y, sin embargo, es enorme.

Esta bendita escuela de la montaña, con unas cuantas estampas, con unos cuantos útiles, es la cuna de la patria futura, de la Patria consciente y lúcida que necesitamos.

Bien están en la metrópoli los jardines de niños, que seguramente podrán en breve competir con lso mejores de Europa y de los Estados unidos; bien están los claros y acondicionados edificios en los cuales hasta la luz ha de entrar pedagógicamente por las ventanas, y con científico sesgo ha de resbalar por los pupitres; bien están esas admirables normales; bien esas suntuosas escuelas de comercio; muy bien las nocturnas de adultos. Dios haga que crezcan y se multipliquen… pero amemos sobre todas ellas y sobre todas las cosas, a la simple, a la cándida, a la elemental (y divina, sí, divina) escuela de la montaña; al amplio jacal, con el cobertizo anexo, donde el indito come los dos panes eternos: el que alimenta al hombre y el que alimenta al ángel.

El chico podría ganar algunos centavos si no fuese a la escuela […]¡oh!, benditos presupuestos futuros de Instrucción Pública, cuando la serenidad y la paz y la riqueza vuelvan a nuestra pobre tierra atormentada, ¿no alcanzaréis a socorrer a la indígena a quien el hijo, para aprender, para hacerse hombre, priva del mínimo salario?

¡Oh, pedagogos europeos, estas cosas son inusitadas para nosotros!

[…]

Allí está en embrión toda la patria, la Patria de mañana, nuestro México grande, bueno, fuerte, sosegado, activo, feliz…

– Amado Nervo

La decepción que se hubiera llevado mi buen Amado, cuando descubriera la carísima ropa que se compran la jefa de los maestros y sus allegados con aquellos presupuesto futuros de Instrucción Pública.